sábado, 31 de marzo de 2007

Invasión Gárrinoreana

Bueno, bueno... conspirando, como en los viejos tiempos, ha habido unos incautos enmarronados que han caído en la trampa de la invasión...

¡¡ORGANICEMOS UNA AVALANCHAAAAA!!
(¿O es que no os convence la terrible mirada de Keleb-Dûr?)

Se convoca a los Linnegrinos que ya han conspirado, a los Garrinoreános que se ofrecen, a las mascotas de los diversos smiales, a los integrantes de otro puñao, y a una servidora, la primera y única socia SMS de la STE, a conspirar para encontrar fecha para tan magna invasión.
Ofrecemos buen rollito, muchas ganas de juerga, locura, pitorreo, emoción, y todas esas cosas que al final hacen un nudo en el estómago cuando se acaban...

Señoras y señores, el guante está lanzado. Sólo queda batirse! Quiero una verdadera andanada de mensajes en este post, hasta que lleguemos a un acuerdo!!

viernes, 30 de marzo de 2007

Soy una creadora benevolente

O al menos eso dice el resultado del test:



Estos cuadros expresan los diferentes aspectos de mi personalidad, según PersonalDNA. Si ponéis el puntero encima, veréis lo que expresa cada color.

El resultado me ha sorprendido en algunas de sus facetas, como en la que me muestra como "poco abierta", pero me ha dejado buen sabor de boca. Creadora, y además benevolente. Jijijiji...

La importancia de llamarse Oscar

Hoy hablamos de nuevo de estrellas fugaces. Se me hace difícil elegir un texto, pero mi última clase de Asistencia, en la que tratábamos de definir arte me ha inspirado. Vamos a ver algunas cosas que pensaba el gran Oscar Fingal O'Flaherthy Wills Wilde del Arte...


# El artista es el creador de cosas bellas.
# Revelar el arte y ocultar al artista es el fin del Arte.
# La más elevada, así como la más baja forma de crítica es una especie de autobiografía.
# Los que encuentran feas significaciones en cosas hermosas están corrompidos sin ser encantadores, lo cual es un defecto.
# Existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan únicamente belleza.
# Un libro no es nunca moral o inmoral. Está bien o mal escrito. Eso es todo.
# Pensamiento y Lenguaje son para el artista instrumentos del Arte.
# Vicio y Virtud son para el artista materiales del Arte.
# Todo Arte es a la vez superficie y símbolo.
# Es al espectador, y no a la vida, a quien refleja realmente el Arte.
# Podemos perdonar a un hombre por haber hecho una cosa útil, siempre que no la admire. La única disculpa que tiene hacer una cosa inútil es que uno la admire intensamente.
# Todo Arte es completamente inútil.

Por cierto, la maravillosa ilustración es de mi Friend María Albarn.

jueves, 29 de marzo de 2007

Medalla de oro

¿Quién dijo que las gorditas no podemos hacer deporte?

http://www.nortecastilla.es/prensa/20070328/segovia/instituto-albuera-alza-primer_20070328.html

http://www.sek.net/default.asp?car=noticias&arc=verNoticia.asp&idNot=1408

Participé en esta olimpiada, acompañada de nueve chavales estupendos. Mi campo fue la Historia del Arte y el Patrimonio. Y... ¡Ganamos!
Parece algo pequeño, insignificante. Pero significó mucho para un instituto que ha sido denostado a través de tiempo sólo porque sus alumnos llevaban una estética diferente, y por compartir instalaciones con los Ciclos Formativos (antes, FP). ¿Qué pasa, que por no poseer anfiteatro pero sí un aula de automoción, por no llevar Mango y sí Mercadillo, somos menos inteligentes? Así se nos cuestionaba ya en los tiempos en que mis hermanos y yo hicimos la Secundaria.
Dimos en los morros principalmente a los tres institutos que se alzan como los de "más nivel" (uno de ellos concertado) en Segovia. Incluso nos miraron más de uno por encima del hombro cuando dijimos de dónde veníamos. Ni siquiera nos lo creímos cuando ganamos, el profesor que nos llevaba estaba exultante (también iba a dar en los morros a más de un profesor del Claustro encorbatado).
Bueno, tres hurras por mi equipo!
Por cierto: no podemos adjuntar ninguna foto porque no nos la hicieron... bueno, dentro de lo que cabe íbamos de calle, de instituto. Algunos de los participantes llevaban uniforme, otros acreditaciones, otros iban de punta en blanco... ¿adivináis quiénes son estos tres grupitos? XD

Deathly Hallows

Por fin salieron las nuevas portadas de los libros de Harry Potter número siete, el final de la historia, c'est tout, alea iacta est... (Gracias, Mugglenet!)

Sostengo debate y pesquisas en una lista de yahoo a la que pertenezco, que está repleta de excelentes personas y gente diversa (para quien esté interesado, se llama harry_potter_es, en yahoogroups), así que no voy a extenderme en teorías, preguntas, exclamaciones de asombro o de intriga. Os dejo las fotos, si picáis encima veréis la versión completa. Ánimo, Pottermaniacos!

PD: que yo no comente como una descosida sobre el elfo doméstico de la portada infantil, el escenario de la americana, la armadura, la carencia de varitas... jijiji... no quiere decir que no lo hagáis vosotros en vuestros post!


Portada infantil de los EEUU








Portada infantil del Reino Unido




Portada de adultos de Reino Unido

lunes, 26 de marzo de 2007

300


Ayer fui al cine con mi padre y mi hermano pequeño. Íbamos a ver 300, una película que mi hermano ya había visto, a mi padre sabíamos iba a gustarle, y por la que yo sentía gran curiosidad.
La verdad es que de Frank Miller sólo he leído la historia de Marv de Sin City. Me encantó, ha de decirlo. Esa mezcla de cine negro con realismo sucio me dejó pasmada. Poco después vi la película de Sin City, que me gustó (Bukowskianooo Bukowskianooo).
En el caso de 300, es una película que he ido a ver sin leer el cómic (que, por cierto, poseen mis hermanos y que leeré muy pronto), y sin ningún tipo de información adicional excepto la que te provee la educación en Cultura Clásica (que, a estas alturas, es bastante difusa). La sala estaba llena, buena señal para los productores de la cinta, pero algo que asegura que:
1. habrá un ruidoso.
2. habrá un flipao que aplauda-ría-grite en las escenas cruciales. (A este se le oye estés sentado donde estés sentado, con frases como "Tomaaa" y "Halaaa")
3. habrá alguien que, ignorando las clarísimas connotaciones de la peli, se lleve a los niños pequeños consigo.
4. habrá alguien que no pare de preguntar "¿Ese quién es?" "¿Por qué hace eso?"y, la gran pregunta que hace rechinar la curva del espacio-tiempo del cinéfilo "¿Que va a pasar ahora?" o sus variantes "¿Entonces?" y "¿Se ha muerto de verdad?". Los impulsos homicidas de esta pacífica señorita que les habla se vuelven 100 a los cinco minutos.
5. habrá un sabiñoño-sabiñoña, de esos que cuelan comentarios inteligentes en las frases lapidarias de la peli.

Rezando a San Cinexín, me senté en la sala. Había una "indivídua" tipo 5 al lado de mi padre. Él comentó a la salida "Si llega a estar la Moni en mi sitio...". Una verdad como un puño.
La película, visualmente, me gustó bastante. El uso de la cámara lenta, la alternancia de las velocidades en las batallas, me parece un recurso fácil y banal en las películas de acción; pero en películas como esta, en la que lo que prima es la percepción estética a través de la reproducción de la viñeta, el uso es impresionante. La banda sonora me ha gustado también, pero adolece de repetitiva: creo que la mujer que cantó en Gladiator se estará haciendo de oro, porque tanto en Alejandro, como en Troya y películas de la especie, recurren a los arreglos corales de quien parece la misma voz (y casi casi la misma canción). Estuvo genial el uso de la máquina y del Rock, todo hay que decirlo.
El gusto por lo grotesco, lo historiado, en Miller, no deja de fascinarme. Los rostros excavados, los miembros deformes, las voces macabras... en contraste a la limpieza, la deficinión de los soldados (no sólo los Espartanos) siempre me sorprende y me conmueve artísticamente. No debemos olvidar que, para otras sociedades de otros países, el gusto por lo grotesco que han cultivado las cortes y el pueblo español les ha llamado la atención.
Quizá lo que más me guste de Miller, y por ende de la peli (de lo que, cuando lea el cómic, comprobaré el nivel de aplicación) son los monólogos interiores, las sentencias omniscientes, a modo de recuento mitológico de una realidad paralela. Sus frases cortas me dejan sin aliento.

Pero... siempre hay un pero.
Señoras y señores, que ustedes vean una película basada en un cómic quiere decir que la ficción ha pasado un doble tamizado: el del dibujante-guionista (en este caso, Frank Miller, ese Orson Welles de su propia obra) que ha tomado en su imaginario aquello que quería expresar (a veces tomándolo de hechos, otras veces no), y el de los trabajadores del cine (que afinan aún más, convirtiendo la experiencia cinematográfica en un ángulo agudo). No están ustedes viendo un reflejo de la historia, ya no de la realidad, ya que cuando se habla de historia antigua el precipicio de la ficción, del cuento, te hace balancearte en el límite. Señores, señoras, no lo tomen como un padrenuestro. Ni siquiera es la intención del dibujante-guionista, ni de los trabajadores del cine. Ustedes no deben deformar esas percepciones.

Y otra cosa, a la número 5 de mi fila: el hecho de que sólo conozcas la historia de los espartanos no quiere decir que Jerjes perdiese. Quiere decir que el sistema educativo ha fallado contigo. El Imperio Persa es una de las mayores y más fascinantes civilizaciones de la antigüedad y, aunque no lo sepas, son nuestros antepasados. Así que, un poco más de respeto.
Por cierto, no sé si era intención de Frank Miller o de los cineastas provocar la carcajada fácil de los ignorantes del cine el poner en bandeja una ridiculización de Jerjes con el toque subliminal de homosexualidad, entendida como contemporánea, de No es a mi espada a lo que temen mis soldados. Espero que se trate de estos últimos quienes, conociendo la mentalidad del espectador medio, sabían que iban a reírse con un chiste tan horrendo.
En fin, fílmicamente impactante por la fotografía, y siempre interesante por los monólogos interiores, que, inexplicablemente, cesan a media película (joooo...). Recomendable para soltar adrenalina mental un sábado por la noche.
Findûriel
PD: a mi padre le encantó, le volvió loco!

jueves, 22 de marzo de 2007

La Dichosa encuestaaa

Eso me pasa por pasarme por el blog de Ulmo...

a) Coja el libro que tenga más a mano.
b) Vaya a la página 123.
c) Vaya ahora a la quinta oración.
d) Copie las siguientes tres oraciones y publíquelas en su blog.
e) Nombre libro y autor y nomine a otros tres.


"El público, distraído como estaba con peleas de chicas, reyertas cerveceras y un hombre medio desnudo lanzándose por las ventanas, le había dado a probar algo que ansiaba más que nada en su vida: la droga de la atención"


Charles R. Cross "Heavier than heaven"


Nomino a: lo mismo que Ulmo, a los tres primeros que pasen por aquí y no lo hayan hecho.

miércoles, 21 de marzo de 2007

Día internacional de la Poesía

Hoy, además de celebrarse el Día Forestal Internacional, es el Día Internacional de laPoesía. Algunos están hartos de tantos Días De, pero con lo simbolista que es una servidora, no lo puedo dejar pasar.

Esta es mi poesía favorita. Es de un gran escritor llamado Charles Bukowski quien, aunque opinaba "los poetas me aburren, son mierdas, caracoles, pedacitos de polvo en un viento barato", cultivaba la poesía de un modo terriblemente erosivo, de ese modo en que no se debería hacer, si quieres seguir viviendo normalmente, ir a comprar el pan y salir al aire sin que te duela el color de las margaritas. Así que allá va, sin mayúsculas, como le gustaba a Hank.

culminación del dolor

oigo incluso cómo ríen las montañas
arriba y abajo de las azules laderas
y abajo en el agua
los peces lloran
y todo el agua
son sus lágrimas.

oigo el agua
las noches que consumo bebiendo
y la tristeza se hace tan grande
que la oigo en mi reloj.
se vuelve pomos en la cómoda
se vuelve papel sobre el suelo
se vuelve
humo de cigarrillo
escalando un templo de oscuras enredaderas...

poco importa
poco amor o
poca vida.
no es tan malo.
lo que importa
es observar las cerraduras de las puertas.
yo nací para eso.


nací para robar rosas de las avenidas de la muerte.

martes, 20 de marzo de 2007

Venus con pieles

Bueno, tras una Venus la siguiente, esta traída a través de la última obra de Gus Van Sant, que me la devolvió a la mente.
Canción hipnótica donde las haya, de la Velvet Underground (de mi "odiado" Lou Reed) perteneciente al álbum "The Velvet Underground and Nico". Para la traducción, visitad el enlace más arriba (aunque algunas de las expresiones no estén bien traducidas). Se llama Venus in furs.
Shiny shiny shiny boots of leather
Wiplash girlchild in the dark
Comes in bells your servant don't forsake him
Strike dear mistress and cure his heart

Downey sins of streetlight fancies
Trace the costumes she shall wear
Ermine furs adorn imperious
Severin Severin awaits you there

I am tired, I am weary
I could sleep for a thousand years
A thousand dreams that would awake me
Different colours made of tears

Kiss the boot of shiny shiny leather
Shiny leather in the dark
Tongue of thongs, the belt tat does await you
Strike dear mistress and cure his heart

Severin Severin speaks so slightly
Severin down on your bended knee
Taste the whip in love not given lightly
Taste the whip now plead for me

Shiny shiny shiny boots of leather
Wiplash girlchild in the dark
Severin your servant comes in bells please don't forsake him
Strike dear mistress and cure his heart...

lunes, 19 de marzo de 2007

Narciso del Parnaso

Toca de nuevo una de mis estrellas fugaces. Hace años que colecciono efemérides (como todas mis colecciones: no ocupa lugar, es inagotable y, lo más importante, completamente inútil). En una de ellas leo hoy: Ha estallado la Revolución. Delahaye y Rimbaud vociferan por las calles: "¡Hemos vencido al orden!" La madre de Rimbaud, desesperada, se avergüenza de que su hijo se niegue a trabajar. (1871)

No es labor del día de hoy hablar de Rimbaud, ya lo haré en fechas más propicias. Me hace gracia que, al contrario que otros escritores (por ejemplo Tolkien) que estudiaban con orgullo y presunción el significado de sus apellidos, Rimbaud se enorgullecía de que el suyo significase "maleante, bellaco" e incluso "negro".

Del mismo modo que me hizo gracia aquello de que Mathilde le preguntara asqueada a Verlaine "¿Por qué Rimbaud tiene piojos?" "Ah, si..." contestó éste, sonriendo "los utiliza para arrojárselos a los curas por la calle"

Bueno, esta estrella fugaz es para mi poema favorito de Rimbaud, llamado "Venus Anadiomena". Representa todo lo que para mí significa rebelión contra las formas establecidas, contra los cánones, y el gozo que se experimenta en lo macabro. El original en francés es aún más hermoso.

Como de un ataúd de hojadelata verde,
emerge una cabeza de cabellos pringosos
y oscuros de mujer de una bañera vieja,
brutal y lentamente, con déficit bastante
malremendados; luego, el cuello graso
y gris, las paletillas que resaltan,
la corta espalda que entra y luego sale;
la redondez del lomo parece tomar vuelo;
y aparece la grasa bajo la piel a lonchas;
el espinazo está rojizo, y todo da un olor
extrañamente horrible; saltan a la vista
singularidades que hay que ver con lupa...
Aparecen grabadas dos palabras
en los riñones: Clara Venus;
(Y se remueve el cuerpo mientras se alza la grupa
horriblemente bella, ulcerada en el ano.)

domingo, 18 de marzo de 2007

Genial y sublime, Kamiya-sempai

Pues nada, recobrando mi pasión por el Origami, esa relajante y hermosa afición, he visitado la página web del mayor sempai que existe (para mi) hoy en día en el mundo del Origami, Kamiya Satoshi, que, aunque esté en japonés, merece la pena ver por los diseños. Y me he encontrado con una de sus últimas creaciones, hecha con un papel de doblar de 2x2METROS! Creo que es su obra más sublime, perfecta y mágica. ARIGATO, KAMIYA-SEMPAI!



Podéis observar el proceso de elaboración de esta y otras obras (entre ellas, un Smaug que le llevó seis horas terminar) en este video. Os lo recomiendo fervientemente! Onegai!

sábado, 17 de marzo de 2007

Flores en el hielo

Esta tarde he estado de nuevo enganchada a la red. Desde que tengo internet me ocurre que busco todo aquello que jamás creí poder ver (eso pasa cuando una tiene aficiones un tanto extrañas). A veces lo consigo, a veces no.
Pasa que, de repente, he recordado el invierno de hace cuatro años. No sé por qué, os lo juro. Aquellos que me conocen saben que siempre ha sido una de mis estrellas favoritas, uno de esos poetas de lo ignoto que admiraba con ceguera, con arrojo, con las vísceras a todo tren, pero...
Aún no se me había ocurrido buscar nada sobre él (mierda, me tiemblan las manos de lo rápido que me late el corazón).
Desde los catorce, quince años, he sentido una extraña atracción hacia el patinaje sobre hielo. Todas esas tardes de sábado-domingo, con un poleo caliente en las manos invernales, viendo la 2. Recuerdo como si fuera ayer el día en que lo vi por primera vez.
Un niño de 15 años en los europeos de patinaje... y el sonido del "Cascanueces" en el aire frío de la pista de hielo. Decían que se llamaba Alexei Yagudin. Era su primer año en la alta competición, y se me llenaron los ojos de vibraciones, fuerza y emoción al verlo, al sentirlo, en un primer contacto en que ya llegó hasta el sexto puesto. Vaya...

Desde entonces no vi ninguna competición simplemente de patinaje sobre hielo. Estaba fielmente enganchada a la televisión viéndolo a ÉL. Puede que no fuera perfecto, exacto, fuerte... pero ponía el corazón, el alma, la carne, en todas sus interpretaciones. Nadie jamás ha vuelto a hacerlo como él (y eso no sólo lo digo yo). Lo vi caer en las olimpiadas de Nagano, presa de las fiebres que le arrastraron al sexto puesto. Lo vi ascender y luchar como una fiera frente al genial Evgeny Plushenko. Lo vi patinar con dos puñales en las manos, desafiando las prohibiciones, en su número de Gladiator. Oí hablar de sus entrenamientos en Jaca, y de lo extremadamente cariñoso que era con la prensa española.
Recuerdo con lágrimas aún aquella noche, aquella noche inolvidable, en que trataba de acallar los gritos con la almohada. Aún vivía conmigo mi hermana, y dormía en la cama de al lado. Al otro lado del mundo, Alexei luchaba, con sus seis inyecciones en las rodillas enfermas, por remontar sobre el dolor y las heridas y alcanzar el cielo. Era el programa libre de las Olimpiadas 2002 de Salt Lake City.
Después del vergonzoso escándalo de la compra de medallas por parte de la pareja canadiense y la patinadora estadounidense (flagrante, Irina Slutskaya gruñía por la terrible injusticia), había jueces internacionales a todo lo largo de la pista de hielo. En España eran las cuatro, las cinco de la mañana.
Alexei salió a la pista con el rostro contraído. Debía superar una nota tremenda que lo alejaba poderosamente de Evgeny Plushenko, que apostaba fuerte con su coreografía española. Y ahí lo vi, pequeño en medio de la gigantesca pista blanca, con su rostro de niño y sus manos enguantadas. Yo estaba en la cama, con el sonido casi en cero, esperando que mi nervioso tictac no despertara a mi hermana.
No puedo describir en palabras la sensación, la emoción que pasé en esos escasos minutos. La secuencia de pasos me sacó el corazón a la boca. Y al acabar, me puse a dar botes en la cama, como una loca, una posesa, ahogando la boca en la almohada para no gritar. Alexei cayó de rodillas, llorando, se inclinó y besó el hielo. Alzó las manos a lo alto, orgulloso, poderoso, incluso saltando. Sabía que lo había dado todo, y que le había salido bien.
Se alejó con la cabeza gacha en dirección a Tatiana, su entrenadora. Ella le apretó los hombros, la nuca. Al sentarse esperando las notas, noté que temblaba. Yo también lo hacía.
Un rugido recorrió la grada. Uno... dos... tres... HASTA CUATRO SEISES en la ejecución... EL RESTO DE LAS NOTAS ERAN 5,9! la locutora, completamente fuera de sí, anunció que era la primera vez en las Olimpiadas que pasaba algo así (nadie lo ha igualado, ni siquiera en competiciones menores) Miré a la pantalla. Alexei estaba llorando, como un niño pequeño, aferrado a la gigantesca Tatiana.
No podía compartir con nadie mi alegría. Pero esa noche sentí uno de los triunfos más grandes de mi vida. Alexei lo había logrado, además es el único patinador de la historia en ganar las cuatro grandes competiciones en un mismo año.
Al año siguiente lo estaba esperando. Salió a la pista del Skate Canada. Era el campeón 2002 del Skate Canada, de la Copa Lalique, del Grand Prix, del Europeo, del Mundial, de las Olimpiadas. Pidió un minuto antes de la exhibición.
Alexei Yagudin se retiraba, en ese mismo momento, en 2003. Le habían encontrado un problema congénito en la cadera, del que no hay cura. Y su arte bailó por última vez en aquella pista, para todos nosotros, como un canto de cisne, como un vuelo de fénix. Después me quedé sola. Claro, aun queda Evgeny, que es tan exacto en sus piruetas que duele. Pero nadie, nadie, ha podido dejarse las entrañas en la pista como lo hizo Alexei.
He decidido hace un rato escribir algo sobre él en el blog, la primera entrada dedicada a mis estrellas fugaces. He buscado (a regañadientes) el hipervínculo en la Wikipedia. Y ha habido algo que me ha hecho saltar el corazón.
Ahora mismo son las 0:10 del 18 de Marzo. Alexei Yagudin cumple 27 años hoy. Es una dolorosa, hermosa coincidencia. счастливый день рождения, Alyosha.
A vosotros, pediros perdón. Habéis aguantado un rollo increíble que seguramente ni os va ni os viene. Pero si os sobran diez minutos, os pido por favor que veáis su Programa Libre de las Olimpiadas 2002. [Aunque no le hagáis demasiado caso a los apestosos comentaristas norteamericanos, convencidos de que su compatriota Timothy Gable se llevaría el oro] No cuesta nada, y espero que sintáis una brizna de la poesía, del absoluto, del alma que nos ofreció Alexei. De sus lágrimas, que fueron las mías. Del arte que se apagó, después, para siempre.

viernes, 16 de marzo de 2007

Diez minutos de fantasía

Esta es una nueva entrada del diario de Hatsu, un reto que fue planteado de la siguiente forma: diez minutos para escribir un texto fantástico (sin revisarlo) que contenga al menos una aliteración. Cronómetro en mano, esto fue lo que salió (12-XII-2006)



"Hay apósitos de todos los colores: cuerda de tender de calibre 8, sedal de pescar ballenas blancas, laca de uñas para arañar queso, pelusas rodadoras de mil años de altitud... Puedes comprar cremalleras de ojo, corchetes de labio, candados de oreja... Puedes escalar a la segunda planta subido en la concha de un caracol, y buscar en los estantes alas de escama, piel de papel, sobreros de paja... Quizá te encuentres con el mirmidón dormido, con la anémona mimosa, con cien estatuillas de barro que suenan al tocarlas a corteza fría, a escarcha y crujidos...

¿Sonríes? No lo suficiente. Muerde la almohada y vuelve más tarde, el canto del mirlo quebrará el momento exacto.

Recoge el filo de las palabras y abre con él los campos húmedos. Verás brotar los árboles de la poesía...



Apartar las ramas de un bosque de cuchillas con el golpe de aire de una pluma batida. Te regalo un Siete melancólico. Dale de comer un poco y quizá crezca como Ocho rollizo, que sonría un tanto en el arco de su cintura. Dormirá pensando en tus cuentos, y sus dulces comilonas traspasarán lo físico alimentando esperanzas. Será Nueve entonces, un Nueve orgulloso que yerga la cabeza. Tomará arco y flechas y cruzará el mundo, ensartando las hojas que caigan de las encinas, como alfileres del cielo. Como alfileres.

Los días helados pasarán en su peregrinaje, convirtiendo las afiladas hojas en caricias de olor. Y las flechas no servirán de nada, ya nunca más. Arrojará una sombra inquieta el Nueve, deshaciendo su cabeza en lágrimas de rocío, volviéndose Uno. Callarán entonces gaviotas y grillos, y la arena escocerá en los ojos. Nadie sabrá entonces si llora de veras..."

jueves, 15 de marzo de 2007

Creo en las hadas, ¿y qué?

Recordando ayer una conversación, uno de esos enriquecedores intercambios de impresiones que tanto se echan de menos en medio de días hueros como este, se me vino de nuevo a la cabeza el texto. Estábamos en el sótano del Molly, y Merry me dijo "Findus, ¿tú crees en las hadas?". Mi respuesta fue inmediata y enérgica "Sí". Varios pares de ojos escépticos, desencantados, e incluso alarmados ante tal declaración, se volvieron hacia mi. El debate posterior fue algo memorable, pero que me dejó, como tantas veces, con la impresión de que no me tomaban en serio, es más, de que alguno/a incluso me consideraba estúpida por aquella creencia. Pues bien, dedicado a la tarde en que mentes científicas se enfrentaron a la fantasía.


"La vida no es un problema a resolver, sino unas vivencias a experimentar (...) Nadie nos asegura que las soluciones, si es que existen y deben buscarse, hayan de ser racionales. ¿Por qué esa obsesión por ser racional? ¿Por qué idolizar una forma de pensamiento, inventada por hombres del siglo V, hasta el punto de pedirle al mundo que también él sea racional y nos dé soluciones racionales a nuestras preguntas? El mundo y la vida son como son. Los únicos que pretendemos ser racionales somos nosotros.


No es correcto inventar el racionalismo y luego proyectarlo sobre el mundo, y pedirle que sea racional. Esto es un proceso neurótico que en psicoanálisis se denomina "transferencia". La cuestión no estriba en seguir haciéndole preguntas racionales a la vida, ni en seguir empeñándose en que el mundo actúe según una lógica racional; porque esta es una actitud paranoica nacida del miedo a la vida y a la imparcialidad de la naturaleza.


La actitud mental sana consiste en buscar intensamente la experiencia, vivir las situaciones con la mente abierta, tratando de aprender por experiencia cuál es la ordenada irracionalidad del mundo. ¿Por qué tanto miedo a lo irracional?(...) Detrás del miedo al cambio está el miedo a la muerte"


Señoras y señores, Luis Racionero (Gracias, Mary, por dármelo a conocer)

miércoles, 14 de marzo de 2007

Espera a la primavera



Sigo citando. Los exámenes me tienen las neuronas enfiladas como soldaditos hacia el Passé Composé.
El principio del libro que cito a continuación ha sido uno de los inspiradores del título de este blog. Es el primero de la tetralogía de John Fante, y se titula "Espera a la primavera, Bandini". Es un libro de muy recomendada lectura, y reto a que leáis estas primeras líneas, y ver qué os hacen en las tripas. Añado: viva el realismo sucio norteamericano!

Avanzaba dando puntapiés a la espesa capa de nieve. Hombre asqueado a la vista. Se llamaba Svevo Bandini y vivía en esa misma calle, tres manzanas más abajo. Tenía frío y agujeros en los zapatos. Por la mañana había tapado los agujeros por dentro con el cartón de una caja de macarrones. Los macarrones no los había pagado. Se había acordado mientras metía en los zapatos los trozos de cartón. (...)

No había momento en que aquella nieve hermosa no lo torturase. No comprendía aún por qué no había emigrado a California. Pero permanecía en Colorado, entre las nieves profundas, porque ya era demasiado tarde. La nieve blanca y hermosa era como la mujer blanca y hermosa de Svevo Bandini, muy blanca, muy fértil, que yacía en la cama blanca de una casa situada calle arriba. Walnut Street número 456, Rocklin, Colorado.

El aire frío le humedeció los ojos. Eran castaños, eran dulces, eran ojos de mujer. Le había quitado los ojos a su madre al nacer, ya que después del nacimiento de Svevo Bandini, la madre no había vuelto a ser la misma, achacosa siempre, siempre con expresión de enferma después del parto, hasta que murió, y a Svevo le tocó tener ojos castaños y dulces.

Setenta kilos pesaba Svevo Bandini y tenía un hijo llamado Arturo que disfrutaba acariciándole los hombros musculosos y palpándole las culebras que le corrían por dentro. Era hombre apuesto Svevo Bandini, todo músculo, y su mujer, que se llamaba María, en cuanto pensaba en los músculos de los riñones del marido, el cuerpo y el espíritu se le derretían como nieve de primavera. Era muy blanca esta María y mirarla era verla a través de una finísima capa de aceite.

martes, 13 de marzo de 2007

Pete Seeger: La historia del Rey y sus sabios

Érase una vez un rey en los tiempos antiguos, que tenía tres hijos y quería darles la mejor educación. Así que llamó a su consejo de sabios y les dijo "Quiero que pongáis toda la sabiduría del mundo en un libro. Se lo daré a mis hijos y deberán aprendérselo"
Así que los sabios se fueron, y les costó un año lograrlo. Volvieron ante el rey con un hermoso libro encuadernado en cuero y ornado en oro. El rey lo hojeó "mmmh... sí, en efecto... sí, está muy bien". Se lo dio a sus hijos y les dijo "aprendéoslo"
De nuevo se volvió hacia sus sabios y les dijo "habéis hecho un gran trabajo con el libro... me pregunto si seríais capaces de condensar toda la sabiduría del mundo en una frase"
Los sabios se marcharon, y les tomó el trabajo de cinco años. Volvieron hasta el rey casi arrastrándose por el suelo, y le dijeron "Majestad, hemos llegado a un acuerdo respecto a la frase"
"Bien" dijo el rey "¿cuál es?"
"Esto también pasará"
Me pregunto si el rey tenía algo útil que hacer con sus sabios... ya que les ordenó "Desearía que resumiéseis toda la sabiduría del mundo en una palabra"
Lo sabios, resignados, se volvieron... Les tomó el trabajo de diez años. Al cabo de este tiempo volvieron hacia el rey, y se inclinaron.
"Entonces, ¿cuál es esa palabra?" preguntó el rey, balanceando su cetro.
"Su majestad, la palabra es quizá"

(Seek and you shall find, Pete Seeger, del disco "Waist deep in the Big Muddy and other Love Songs)

lunes, 12 de marzo de 2007

Caminito a mi casa

Hace tiempo que lo cerraron. El acceso a la ronda delantera del hotel, cerca de mi casa. Antes usábamos esa carretera en nuestro camino hacia el instituto. Decenas de chicos, chicas, madres, niños... pasábamos enfrente de la puerta del lujoso restaurante, donde un portero con gorra de plato, tan hierático como una gárgola, nos observaba con indolencia.
Pusieron dos juegos de puertas de metal. Unas a un extremo, las otras al otro, para cerrarnos el camino y que no pudiésemos pasar por delante del magnífico restaurante, pobres ricachones, qué van a pensar de este establecimiento si ven a esta chusma cruzar el aparcamiento. El primer día fue la sorpresa. El segundo, el desconcierto. El tercero, el conformismo. Pero el carácter de los segovianos, duro como las tierras del cereal, no se doblega ante cosas como estas.
Es verdad que hay una acera, que transcurre junto a la carretera, trazando una larguísima curva, sesgada en varios puntos por entradas y salidas de Mercedes Benz sin señalizar. Porque además de ricachos, los clientes son abusones. Nos miran como si fuésemos ovejas que se les cruzan en un rally.
Si querían ovejas las han conseguido.
Primero fue uno, después otro, hasta crear la vereda. En la parte exterior de la verja del hotel hay una especie de jardín, que corresponde a terreno municipal, que separa las altas vallas de la hipocresía, de la acera del conformismo. Un pie, Dos manos, Un alma atada al terruño. Y poco a poco, golpe a golpe de suela, las ovejas que conforman el pueblo llano han ido hollando, marcando, secando y creando. La nueva vereda, que acorta el camino y busca sombra en los árboles del jardín, es ahora dorada. No lleva a OZ, pero casi. Porque en su callada existencia, en su trazado sinuoso, se han marcado los pies del pueblo segoviano. En silencio, en paz. Jóvenes, viejos, niños, madres. Todos hacemos día a día el camino, la culebra de tierra que afirma nuestra identidad, nuestra voluntad. Caminamos por el jardín trazando la curva de la cultura popular, segovianos nosotros y venidos de otras tierras, pero también segovianos. Porque en una tierra como esta, de andariegos, caminantes, esquiladores, trashumantes, carboneros, resineros... ¿qué supone una valla retorcida y pintada de negro para arrebatarnos la libertad del camino propio?

Aún sigue en la puerta la gárgola, reluciente y quieta como siempre. Pero no dice nada. Quién sabe si en las noches solitarias del hotel no sale en silencio de su hornacina, para construir él también, segoviano, el camino de baldosas amarillas.
Zapatéate, serrana
hasta que rompas el suelo
que si rompes los zapatos
yo te compraré unos nuevos.

domingo, 11 de marzo de 2007

Pólogo al epílogo

Nada me emociona más en estos últimos días que las palabras de Hatsu en su "Diario de Ayeres":

"Y sin ti recomenzo este cuaderno. Hace un momento había calor en tu seno cerca del mío, y ahora ya has marchado a tu lugar, lejos del mío, donde tus ojos descubrirán nuevas bellezas (lejos de los míos) y tus pies hollarán nuevas sendas (más allá de mis límites)
La enfermedad me consume, y yo busco mi esencia en su lecho. Haces débil tu cuerpo, cubres de espasmos lo bello y anegas en náusea lo nutritivo.
Comienzo un diario maldito, condenado a morir desde su nacimiento, como todas las cosas hermosas, como todas las cosas horribles. Recibe sin derecho a réplica mis palabras sucias, mis suspiros con mácula, mis polvorientas obscenidades. Y tú lo leerás, callado y sumido en luz que parpadea, donde yo no pueda alcanzarte, donde tú no puedas replicar.
Devorarás mil palabras salidas de mis dientes rotos, paridas por mi lengua temblorosa y mi aliento mortal. Hechas en tinta, pervertidas en pantalla.
Y nacerán estrellas rojas como atardeceres, engullendo mundos, robando suspiros a amantes perfectos".

Esta es la primera entrada de este pequeño blog. Blanco es ahora, sucio queda tras las hermosas palabras de Hatsu. Ojalá yo pudiera decir las cosas como ella lo hace, pero si fuera así, quizá no estaría hoy aquí. Ella ya no está.
Buenas noches, nadanautas.