lunes, 30 de noviembre de 2009

Una mirada general a las festividades judías (III)

Hoy nos tocan varias caras del mismo dado. Fiestas 'tristes' y fiestas 'alegres'. Ya os hablé en el primer post sobre el hermoso contraste de estas dos formas de vivir el recuerdo...

AYUNO DE 10 DÍAS DE TÉVET

“En el décimo mes, en el décimo día del mes, Nabucodonosor rey de Babilonia se levanto junto con su ejercito contra Jerusalem, y sitió la cuidad, y construyeron un sitio alrededor de ella.” (Jeremías 52:4; Reyes II 25:1).


Se lleva a cabo el 10 de Tévet, que en 2009 cayó en 6 de enero de nuestro calendario. Es uno de los seis ayunos rituales del pueblo hebreo. Muestra el duelo por el sitio de Nabuconodosor a Jerusalem, y presagio de la destrucción del primer templo (el nombre del templo en hebreo es Beit HaMikdash).
Todo el mes de Tévet es un mes de amargura, de recuerdo para el pueblo hebreo de las desgracias que les han acaecido en su historia. No olvidemos que llevan muy implícito en su identidad la melancolía y conciencia de ser un pueblo siempre perseguido y repudiado, este concepto íntimamente unido a la gloria de ser el pueblo elegido.

El 10 de Tévet se les echa encima a los judíos pocos días después de haber disfrutado del recuerdo y la fiesta de Hanukkah. El día 9 de Tévet, como una especie de presagio, murió el escriba Ezra, quien ayudó a Nehemías a guiar al pueblo israelí hasta Jerusalem después del exilio babilónico, y lo aconsejó en la fundación y establecimiento del primer Templo.

TU BI SHEVAT o TU BISH'VAT

- Se celebra el 15 de Shevat, y es conocido como ‘El año nuevo de los árboles’. Este año 2009 ha caído en 9 de Febrero, el 2010 caerá en 30 de Enero. Coincide con la floración del almendro en Israel.

- Se recrea la figura del diezmo (pago a los estudiosos del templo) creando un ‘diezmo para uso propio’ del que se come este día, compartiendo espiritualmente la comida con YHWH. Se debe hacer en Israel. La costumbre es comer quince tipos de fruta diferentes, poniendo énfasis en las frutas de temporada.
Es aconsejable comer las cinco frutas mencionadas en las fuentes bíblicas respecto a Israel: uvas, granada, higos, dátiles, aceitunas y bokser, que es el fruto del árbol de caoba.

- Los sefardíes solían pasar la noche leyendo pasajes del Talmud, la Torá o la Kabbalah relativos a las frutas o frutos de la tierra, su plantación, germinación y madurez. También paraban de vez en cuando para comer una porción simbólica de dichas frutas que mencionaban.

- Se suele plantar un árbol este día, ya que es el ‘despertar’ de los árboles con nuevas yemas. En los tiempos que corren se ha dado un cariz ecologista a la fiesta, haciendo que la gente de nuestro mundo, industrializado y automatizado, vuelva la vista hacia la naturaleza y la respete y cuide.

PURIM

Estos días de Purim no caeran en desuso, ni la memoria de ellos se acabara de entre su descendencia... (Ester 9:28)

- Se celebra el 14 o 15 de Adar, dependiendo de si la ciudad está amurallada o no. Es una de mis fiestas favoritas, porque tiene una historia a la vez terrible y hermosa, y es extremadamente divertida.
- Conmemora la salvación del pueblo judío de una matanza perpetrada por el malvado Haman (cuyo nombre completo es Haman Ben Hamdata Haagagui).

HISTORIA

- El rey Asuero (Ajashverosh) organiza un banquete de 180 días para los mandatarios de sus 127 reinos. Después, 7 días de fiesta en la capital, Shushán. En ella se disfruta de lo más espectacular que se pueda imaginar en joyas, sedas, comida, bebida… Al séptimo día manda llamar a su reina Vashti, que estaba organizando una fiesta para las mujeres, y ella no obedece a su llamada.
- Asuero, entonces, aconsejado por su cámara y de manera ejemplificante, repudia a su esposa y busca una nueva. Una judía llamada Ester (criada por su primo Mordejai) es convocada para la prueba, y se somete a un tratamiento de belleza de doce meses (6 meses de tratamiento con aceite de mirro, 6 meses con tratamiento de cosméticos, vamos, un SPA de un año xD). Era tan bella que no aceptó ningún aderezo a la hora de aparecer ante los ojos del rey, y aun así el rey la elige como reina inmediatamente.

- Mordejai acudía de vez en cuando a las puertas de palacio para ver cómo estaba Ester. Allí es donde escucha que dos sirvientes quieren matar al rey, se lo comunica a Ester y esta se lo hace llegar al rey. Ambos sirvientes son colgados y se anota el hecho en el libro de recuerdos.
- El consejero Haman recibe privilegios del rey, incluso acostumbra a que los demás se inclinen a su paso. Mordejai se niega un día en la puerta, porque Haman era un hombre malvado y cruel, y Haman decide castigarlo de modo ejemplarizante planeando exterminar su pueblo, matanza que comenzaría el 13 de Adar, fecha que Haman 'echó a suertes' (Purim significa 'echar a suertes'). Mordejai entonces se rasga las vestiduras y proclama esta intención macabra por las calles. Ester se entera de que Mordejai anda por las puertas con las ropas rasgadas y le manda hacer llegar ropas nuevas, porque ir de esa guisa estaba prohibido. Pero Mordejai se niega e, inquirido por la soberana, él le cuenta el motivo.
- Ester se arriesga a ver al rey sin que la haya convocado, pues si aparecía ante el rey sin ser llamada y éste no inclinaba su báculo hacia ella dándole permiso para estar allí, suponía la muerte. Pero éste la recibe de buen grado. Ella lo invita junto con Haman a un banquete donde quiere contarle lo que sucede, pero temerosa lo posterga, y tras el banquete le invita a otro el día siguiente.

- Asuero se acuesta inquieto, y para poder dormir pide que le lean el libro de recuerdos. Casualmente el pasaje de esa noche es sobre Mordejai. Pregunta a sus sirvientes si Mordejai ha recibido el reconocimiento y la recompensa que merece, y ellos le dicen que no. Oye a alguien caminar por el patio, que casualmente es Haman, y lo manda llamar, preguntándole qué haría él con un hombre que le ha servido bien. Haman piensa que es por él mismo, y entonces le dice que le diera su ropa, su caballo y le pusiera una corona en el cabello. Asuero le manda entonces que lo haga con Mordejai. Imaginaos el cabreo de Haman...
- La noche siguiente Mordejai asiste al segundo banquete y recibe honores, vestido con ricos ropajes, montando el caballo del rey y recibiendo la corona en los cabellos como reconocimieno. En ese momento, Ester revela su condición de judía y los planes de Haman, que acaba siendo ajusticiado en la horca que él mismo había preparado para Mordejai.

COSTUMBRES

- Hay obligación de ayunar y orar la víspera. Se lee en el templo la Meguilá de Ester muy rápido, antiguamente en la mención del nombre de Haman y sus diez hijos no se podía respirar entre un nombre y otro, para forzar la lectura y que pasara rápido. Hoy en día también los que escuchan deben hacer mucho ruido cada vez que se pronuncia el nombre de Haman, para que así quede borrado de la historia. Los niños usan carracas (llamadas en otros sitios matracas) en esta oración, lo que tiene que ser muy divertido... estar atento a cuando se pronuncia el nombre de Haman y hacer mucho ruido con la carraca :)
Antiguamente había costumbre de quemar una imagen de Haman en esta festividad, pero los cristianos comenzaron a difundir el rumor de que los malvados judíos quemaban la imagen de Jesucristo, así que prohibieron esta celebración.

- Después del rezo se celebra un gran banquete, se hacen regalos a los amigos, y los niños acostumbran a disfrazarse. Es muy importante la dádiva en esta festividad, ya que es una festividad de amor al prójimo. El regalo a amigos (llamado Mishloaj Manot) consiste en productos comestibles: se hacen y venden unas cestas especiales de dulces para la ocasión. La dádiva a desconocidos necesitados (llamada Matanot Laevionim) consiste en dinero para los pobres. Así, se dedica el día a fortalecer los lazos con nuestros seres queridos (a los que seguramente tenemos un poco olvidados debido a la vida moderna) y a mejorar la sociedad.

- Se come un dulce llamado ‘orejas de Haman’, Hamantashen. Los varones están autorizados a beber vino ‘hasta confundir los nombres de Haman y Mordejai’.

Hay una costumbre muy curiosa relacionada con esta festividad en el pueblo sefardí. Se solía redactar en este día una ketuvá especial (la ketuvá es el contrato matrimonial), representando el matrimonio del malvado Haman con su esposa Zeresh, que rezaba más o menos así:

"Que YHWH te conceda como juramento que esta mujer que cayó en tu destino sea más amarga que la muerte.
En el día 16 del mes primero que es el mes de Nisán en el año 3404 de la Creación, según el calendario que usamos aquí, en la ciudad de Shushán, capital del Imperio Persa, consagrado a borrar el recuerdo de Amalek, se presenta el señor, maldito, imbécil famoso, puerco, salvaje, perseguidor de los judíos, etc, Hamán el Malvado, que su nombre sea borrado, y le dijo a la mujer nula, creada como un asno, vaca, estúpida, etc, la malvada, Zeresh, mujer que provoca miedo, tú me eres comprometida para mí y serás mi perra, según la religión y la fe de Bilam y Balak Ben Tzipor, que sus nombres sean borrados...

Firma El Idiota Sordomudo, hijo del Imbécil, testigo
Firma El Retrasado Mental, hijo del Avergonzado, testigo"

Jolines, me ha salido un post la mar de largo, pero espero que lo disfrutéis :)

Findûriel

lunes, 16 de noviembre de 2009

Una mirada general a las festividades judías (II)

Nos habíamos quedado en la festividad de las Cabañas, cuando los judíos salen de sus hogares y hacen vida fuera, recordando la 'cabaña de nubes' con la que YHWH les protegió en su salida de Egipto. Nos hallamos (hablando de 2009) a mediados de Octubre del calendario gregoriano, y comienza el mes de Jeshvan.

JESHVÁN

Después de la fiesta de las cabañas, comienza la temporada de lluvias, celebrada primero en el Shemini Hatzereb, y más tarde con la alegría del Simjá Torá. Las lluvias propiciarán lo que está por venir. En este mes se empieza a orar por esas lluvias, pues el verano en Israel es muy largo y sofocante. Estas lluvias serán muy necesarias para que meses después puedan brotar las cosechas y se puedan celebrar festividades como el Tu Bi Shevat.

Y en Diciembre de nuestro calendario, llega una de las festividades mayores del calendario judío, y que a más de uno os sonará.

HANNUKAH


Significa ‘los 25 descansaron’, y comienza el 25 de Kislev, alargándose durante 8 días. Conmemora el levantamiento del pueblo judío contra los seleúcidas, que habían expulsado de Jerusalem a muchos judíos y convertido a otros muchos.

HISTORIA

Se dice que un judío, despechado por haber sido expulsado de casa de un enemigo ante la presencia de muchas personas notables, decide vengarse de él delatándolo de algún modo ante los seleúcidas. Se llegó a casa del rey Antíoco IV, gritando que el pueblo judío no honra a su majestad.
El rey entonces le pide una prueba de esa sedición. Y aquel malvado hombre le propone una prueba: que les mande sacrificar una res en su honor en el templo (este tipo de sarificios rituales era normal en la época). Antíoco le entrega una res para que la lleve al templo, pero por el camino, este malvado le hace una herida en el labio a la res, volviéndola impura para el sacrificio (las reses para sacrificar debían estar completamente sanas y sin mácula o herida ninguna).

Los sacerdotes y estudiosos debaten largamente sobre la conveniencia de sacrificar la res: si la sacrifican, se librarán de la ira del rey, pero mancillarán la pureza de su templo y sus tradiciones... así que al final no la sacrifican y el rey se enfurece pensando que le son traidores.
Antíoco IV, entonces, manda subyugar a los judíos y sucede una matanza y una gran catástrofe, donde los no conversos se ven obligados a huir a las montañas. Los seleúcidas ingresan en el templo y abren 13 boquetes en la muralla, roban el candelabro, profanan el aceite e incluso sacrifican un cerdo en el altar (el cerdo es un animal impuro para los judíos).

Las mujeres de los escondidos no se quedan quietas y deciden impulsar la reconquista de la ciudad y el templo. Cada vez que daban a luz un varón, esperaban al octavo día para circuncidarlo y después lo arrojaban por las murallas, gritando que si los hombres no volvían, no habría mujeres ni niños con los que construir el pueblo de Israel. Después se arrojaban ellas mismas.
Entonces se levantó en armas el sucesor de Matitiahu (Judas Macabeo) con sus cinco hijos, los Jashmonaim, y congregaron a todos los varones. Reconquistaron Jerusalem, purificaron el templo, y construyeron un candelabro de madera para iluminar la Torá.

LA JANUQUIA


Es un candelabro de ocho brazos más una luz adicional, que se pone más arriba o más abajo que las otras. Se cuenta que, al rehacer el templo, sólo encontraron un frasco de aceite para iluminar la lámpara que estuviera intacto (los judíos son muy escrupulosos para las cosas sagradas o purificadas) y con eso sólo se podría dar luz durante un día. Harían falta ocho días más para tener más luz (cuatro para ir por las aceitunas, y otros cuatro para volver con ellas). Milagrosamente, ese aceite duró ocho días, por eso aparecen las ocho luces del candelabro.

La luz auxiliar es llamada shamash. Más adelante veréis por qué se coloca.

LEYES DE JÁNUCA

- No se puede conmemorar públicamente a los muertos, ni ayunar, ya que es un día festivo, pero se puede trabajar.
- Hay que llegar a casa a tiempo para encender las velas cuando cae la noche. Se enciende una luz por noche, manteniendo la shamash encendida para poder realizar labores bajo su luz (ya que está prohibido trabajar a la luz de la januquia, que sirve como recordatorio de las penurias acaecidas ese día). Este encendido debe realizarse a la salida de tres estrellas.
- Las mujeres tienen derecho a descansar media hora de sus labores a la luz de la Januquia, en recuerdo del gran sacrificio que hicieron sus antepasadas para provocar el levantamiento en armas de los hombres de Israel.
- Al menos debe arder la llama media hora después de encenderse. Siempre se encienden de derecha a izquierda.
- Normalmente el candelabro está en un lugar visible de la casa, incluso a veces en la entrada junto al mezuzah, para que quien entre se vea rodeado de espiritualidad.


- Se suele comer queso en recuerdo de Judit (que alimentó a Holofernes con queso y lácteos para dormirlo, y así rebanarle la cabeza), y alimentos fritos en recuerdo al milagro de la lámpara. Por ejemplo, se comen Latke (tortitas de patata) o, en caso de los sefardíes, Bimuelos (bollos fritos en aceite con mermelada... ¿os suenan?)


- Los niños de la casa suelen jugar con una peonza especial ese día, llamada Dreidel. Se cuenta que mientras la ciudad estaba tomada, se prohibía hablar de las sagradas escrituras, pero los niños las recordaban mediante las letras de la peonza. Las cuatro caras del dreidel son N, G, H y S, que representan la frase 'Nesh Gadol Haya Sham' ('un gran milagro ocurrió allí', en recuerdo de la toma de Jerusalem). En Israel los niños juegan con una peonza donde puede leerse N, G, H, P, significando 'Nesh Gadol Haya Po' ('Un gran milagro ocurrió aquí').
Hay todo un juego con el Dreidel al que se juega esta noche, apostando lentejas o contadores similares y girando la peonza.

- A los niños se les solía dar gelt (dinero simbólico). Hoy en día se hacen regalos. Los judíos ortodoxos lo ven como una banalidad que intenta 'contentar' a los niños judíos de la posible 'envidia' que les provocarían los regalos de las navidades cristianas.

Espero que esta también os haya entretenido :)

Findûriel

FRIKIBONUS:

¡¡¡El armadillo de Hannukah!!!

viernes, 13 de noviembre de 2009

Una mirada general a las festividades judías (I)

Bueno, amiguitos, como estoy inmersa en este tema ya que tengo nuevo curro (en el Centro Didáctico de la Judería de Segovia), os voy a ir informando sobre las cosas que aprendo leyendo sobre el pueblo hebreo. Y lo primero va a ser una mirada sobre algo tan hermoso (a veces alegre y a veces triste) como las festividades en el mundo judío.

La primera aclaración a hacer es que los judíos no se rigen por el mismo calendario que nosotros. Su calendario es lunisolar, luego sus meses son diferentes a los nuestros, e incluso los años, ya que según la tradición judía se comienzan a contar los años desde el Génesis. Para ellos, el mundo comenzó un 7 de Octubre de hace 5769 años, y ese día corresponde al primer día de su año, el 1 de Tishrei. En los años bisiestos, los hebreos tienen 13 meses.
Es curioso que el mundo naciera en octubre, y que incluso un estudioso digan que nació un 22 de Octubre, como una servidora.
En fin, que me disperso. Además del hecho de los días y los meses, debemos tener en cuenta que 'los días' para los hebreos comienzan a la salida de tres estrellas, y no a la salida del sol. Por eso, las festividades se comienzan al anochecer del 'día anterior'. Cuando sale la tercera estrella, se enciende la luz de la januquia, por ejemplo.
Además, debéis prestar especial atención a la relación que tienen las festividades con la comida, siempre presente como símbolo de el espíritu y la religión. Y algo muy hermoso también es que no siempre las festividades son para alegrarse, sino también para reflexionar, estudiar e incluso sentir dolor por hechos pasados.

Dicho esto, voy a entrar en materia con las tres primeras fechas señaladas para la cultura judía, comenzando, cómo no, con el Año Nuevo.

ROSH HASHANÁ

Es el año nuevo judío (uno de los cuatro, pues los hebreos tienen cuatro años nuevos para diferentes propósitos, hablaré más adelante de ello).
Lo más característico de este día es el toque del shofar, que es un cuerno cuyo sonido llama a arrepentimiento, recogimiento y contrición. Podéis escuchar una muestra de toque de shofar aquí. El shofar debe ser de cabra, venado o similares, preferentemente rizado, y nunca de vaca o toro (pues el cuerno de los vacunos recibe el nombre de keren, luego no es un shofar). También se dice que los cuernos de bovino no son adecuados porque recuerdan el incidente del becerro de oro.
Por el sonido de este cuerno, que se toca 100 veces en esta festividad, también se llama al día Día de Teruá.


En este día, YHWH juzga a los hombres usando tres libros: el de los buenos (inscritos para permanecer en la tierra y tener buena ventura), el de los malos (que quedan registrados para recibir el fruto de sus acciones) y el de los que serán juzgados en el Iom Kippur.

Junto con el Iom Kippur, forman los Yamim Norahim (días terribles).
El saludo habitual es Shana torá (feliz año), y se comen ‘símbolos’ de lo que quieren que sea el año siguiente, normalmente cosas dulces y hermosas. Antiguamente, se tomaban manzanas con miel para celebrar el día y llamar a la buena ventura.

IOM KIPPUR

Es el día del Perdón para los judíos. Se celebra el 10 de tishrei. Es el día en que todos nos presentamos ante YHWH y nos perdona.
Si los males que hemos hecho ha sido a prójimos, debemos disculparnos ante ellos (más adelante hablaré del concepto de Teshuva).
En este día, por ser santo, no se puede trabajar ni llevar a cabo labores creativas. Es uno de los días del año en que se ayuna. El día anterior al ayuno se busca la perfección mediante la ingesta de comida ‘perfecta’, un ejemplo de ello son los panes redondos típicos de esta fiesta, semejando la perfección.

Se viste ropa blanca, incluso a veces un Kitel (similar a una mortaja), y también se toca el shofar.


Al igual que en el día de duelo de Tishá Be Av, se somete el cuerpo a las "cuatro aflicciones". A saber;
1. No se puede comer ni beber, ni humedecer la boca, ni lavar los dientes.
2. No se puede lavar el cuerpo. Cuando se lavan las manos, sólo deben lavarse los dedos.
3. No se pueden usar ungüentos ni jabones.
4. No se pueden usar zapatos de piel. No se pueden siquiera rozar hombres y mujeres.

En el rezo de la Sinagoga se lee una sección llamada el Yzkor, en homenaje a los antepasados y ascendientes fallecidos, durante la cual los que tengan padres vivos deben salir del edificio. El poder de la palabra es muy grande, y si por descuido pronunciaran una mínima parte de la oración, podrían llamar a la tragedia para con sus padres.

SUCCOT

En esta fiesta se recuerda la ‘cabaña de nubes’ en la que YHWH protegía a los hijos del pueblo de Israel después de que salieran de Egipto. Se celebra el 15 de Tishrei.

Se construyen cabañas en las que se desarrollará la vida familiar durante siete días. Las cabañas deben tener al menos tres paredes, y resistir el viento. Los niños son invitados a participar de la fiesta decorando las cabañas con adornos y pinturas. Se comerá, charlará y hará la vida familiar en las cabañas, que sólo se abandonarán una vez llegue el Shemini Hatzereb.

También se conforma el llamado Arba Minim (o Arat Minim), manojo ritual de frutos, con las cuatro especies:
- un fruto de citro (tiene forma de corazón, representa los pecados salidos del corazón)
- una rama de mirto (sus hojas tienen forma de ojos, representan los pecados que salen de los ojos)
- una rama de sauce de río (sus hojas tienen forma de labios, representan los pecados salidos de la boca)
- una rama de palmera (cuyas hojas comparten corazón, como las tribus del pueblo de Israel).

Este ramo se sacudirá en dirección a los cuatro puntos cardinales cerca del cofre de la Torá en la sinagoga.

Se saldrá de la cabaña en el Shemini Hatzereb, cuando se comienza a rezar por las lluvias. Un día después, en la fiesta llamada Simjá Torá, se sacarán los rollos de la Torá para bailar con ellos, celebrando la llegada de las lluvias. Es una fiesta muy divertida, e incluso se hacen cabalgatas, y es también gracioso ver a los rabbíes ya ancianos bailando con sus aprendices o abrazando los rollos de la Torá. Aquí tenéis un ejemplo.
Como están en presencia de rollos de la Torá, aunque les peguen unos achuchones y volteretas tremendos que hacen peligrar su integridad, los varones de más de ocho años deben llevar la cabeza cubierta por la kipá.

-------------------------------------------------------------------------------

Espero que os haya gustado el post, aunque está terriblemente resumido. Ya os iré contando más cositas hasta completar el calendario y más allá.

Findûriel

lunes, 2 de noviembre de 2009

Recuerdo (entrada que no me dejó publicar Blogger el otro día)

Ñañañaña... el otro día Blogger estaba tontuno, y no me dejó publicarla, pero que conste que está escrita el sábado.


Hoy, como cada año, como cada noche de hoy, como siempre, un recuerdo y una lágrima. Sí, sigues aquí. Nunca te irás. Tu sitio siempre existirá. Hasta que las manos se me conviertan en ceniza.

Duerme. Sueña. Sonríe. Nosotros haremos el trabajo duro.