sábado, 30 de enero de 2016

El camino del anillo: parte IV - Libro I, capítulo 4

Puedes encontrar el análisis del prólogo aquí.
Para el análisis de los capítulos 1 y 2, ve aquí.
Para el análisis del capítulo 3, ve aquí.

Ha habido un parón importante en la lectura guiada por motivos de salud, por lo cual os pido disculpas. Pero recuperamos el ritmo de nuevo, se hará lo que se pueda. Avanzamos un capítulo más.

EL CAMINO DEL ANILLO

PARTE IV - LIBRO I, CAPÍTULO 4

Un atajo hacia los hongos

Despertamos después de una noche de descubrimiento con la compañía de Gildor, para encontrarnos en una mullida cama de helechos y con un desayuno élfico esperándonos. No tan bueno como la comida de la noche anterior, pero aún muy bueno. Es la mañana del 25 de septiembre del 1418 C.C.

- ¡Déjame en paz! No tengo ganas de responder a una sarta de preguntas mientras estoy comiendo. Quiero pensar.
- ¡Cielos! - dijo Pippin -. ¿Durante el desayuno?
(SA,1,IV:13-14)

'Hobbits pescando', obra del ilustrador Luis Gans
Poco después de esta cita tan hobbítica, vemos a Frodo reflexionando sobre si poner en peligro a sus amigos. Y también somos espectadores de una de las generosas y osadas muestras de valor y lealtad de Sam Gamyi, quien se nos revela, ya a tan temprana etapa, como un amigo fiel y un firme compañero de fatigas. Quizá esta sea una de las tres grandes manifestaciones de coraje, lealtad y valor en Sam (junto con Las decisiones de Maese Samsagaz y la subida al Monte del Destino), pero no adelantemos acontecimientos...

Tolkien comentó en una ocasión que Sam "es en realidad un reflejo del soldado raso inglés de los asistentes y soldados rasos que conocí en la guerra de 1914, y que me parecieron tan superiores a mí mismo" (Humphrey Carpenter, J.R.R. Tolkien, una biografía). Tolkien nos habla en sus cartas de la relación de amistad e incluso protección para con Frodo, sobre todo después del incidente en la Cima de los Vientos que veremos más adelante.

Carta de J.R.R. Tolkien a H. Cotton Minchin donde relaciona a Sam con los soldados rasos. 16 de abril de 1956.
LOS LAMENTOS DE LOS ESPECTROS

Escuchamos, por primera vez, "un lamento prolongado, como el llanto de una criatura solitaria y diabólica. El grito subió y bajó, terminando en una nota muy aguda. Se quedaron como estaban, sentados o de pie, paralizados de pronto y oyeron otro grito más apagado y lejano, pero no menos estremecedor. Luego hubo un silencio, sólo quebrado por el sonido del viento en las hojas." (SA,1,IV:57) ¿Es esto una llamada entre los nazgûl? ¿Contradice esto lo expuesto en el artículo anterior, y las propias palabras de Tolkien sobre que los nazgûl no chillan? Primero hemos de decir que esto no es un chillido, no se utiliza esa palabra en ningún momento: la palabra para lamento utilizada en este pasaje es wail 'lamento', que viene del Noruego antiguo væla 'lamentarse', a su vez de'lamento'. Sobre los sonidos emitidos por los nazgûl, encontramos que Tolkien nos dice que 'clamaban con las voces de la muerte' (S,AP:14).

También debemos apuntar que la aparición de este 'lamento' se limita a la versión definitiva, ya que en las primeras versiones se oye 'un estornudo o un olfateo' y 'ruido de cascos'. No sabemos por qué optó después por este lamento (que no chillido), lo que sí sabemos es que Christopher Tolkien identifica estos ruidos como procedentes del nazgûl que había visitado a Maggot.

Nine, de la artista rusa Kimberly80
Antes de hablar de Maggot, hablemos un poco de Gamoburgo, dado que los hobbits divisan a lo lejos después de salir de los espinos y zarzas del río la colina de Los Gamos.

LOS GAMOS, GAMOBURGO, BRANDIGAMO...


Flanqueada en un lateral por La Cerca Alta, un seto con empalizada espeso e infranqueable que la separaba del Bosque Viejo y sus posibles males, la región de Los Gamos (Buckland) fue fundada por Gorhendad Gamoviejo. Los Gamoviejo (Oldbuck) eran una antigua familia hobbit en la que el cargo de Thain había sido siempre hereditario, hasta que Gorhendad decidió irse a la Cuaderna del Este cruzando el Brandivino desde la Cuaderna del Oeste y, en el año 740 C.C., fundó Los Gamos. Después de asentarse allí, cambió su nombre a Brandigamo.

En la Colina de Los Gamos (Buck Hill)comenzó a excavar su morada, y su familia creció con rapidez. Esta morada de los Brandigamo se llamó Casa Brandi (Brandy Hall). La próspera población que crecería alrededor de su morada sería conocida como Gamoburgo (Bucklebury), asentada entre el Bosque Viejo y el río Brandivino. Los Brandigamo tomaron el título de 'Señores de Los Gamos'. Pronto se fundaron también otras poblaciones en Los Gamos, como Burgonuevo (Newbury), Cricava (Crickhollow, hacia donde se dirigen nuestros amigos) o El Puesto (Standelf). En la Cuaderna del Este pronto la autoridad del Señor de Los Gamos fue reconocida en otras poblaciones como Marjala (The Marish), lugar donde vivieron los Gamoviejo después de la fundación de Gamoburgo, Cepeda (Rushey) o Junquera (Stock).

Casa Brandi en el juego online LOTRO
Los habitantes de Los Gamos saben lo que es pasarlas canutas: a la 'amenaza' del temible y extraño Bosque Viejo (ante el que construyeron la Cerca Alta desde el Gran Camino del Este hasta el Tornasauce, de unas seis horas de camino, unas cuarenta millas de longitud) se sumó en el 1158 C.C. el Largo Invierno, cuando el Brandivino se congeló y tuvieron que enfrentarse a las manadas de lobos.
Frodo se crió en Los Gamos, dado que su madre Prímula era una Brandigamo (de hecho, la hija más joven de los siete vástagos del Señor de Los Gamos Gorbadoc Brandigamo y su esposa Mirabella Tuk) y los familiares de su madre lo recogieron en Casa Brandi cuando sus padres se ahogaron en el Brandivino.

Como curiosidad, comentar que 'Gorhendad' significa 'bisabuelo' en galés; que Bucklebury es un lugar que realmente existe en Berkshire (Inglaterra) y que en Casa Brandi se guardan algunos de los libros más importantes de La Comarca: el Herbario de La Comarca (con su capítulo especial sobre la Hierba para Pipa), Palabras y nombres antiguos de La Comarca o la Cuenta de los Años.

MAGGOT, EL GRANJERO DE BAM

El granjero Maggot es un personaje peculiar que esconde más historia de lo que puede parecer. Su presencia en El señor de los anillos se limita a quizá un par de páginas, aunque se trata de una ayuda importante en el camino de los hobbits.

Maggot en su hobbit de la rama de los Fuertes que vive en Marjala, una de las zonas de la Cuaderna del Este. Conoce muchas cosas de la tierra y lo que sucede, y no se arredra ante nada ni nadie. Sabemos que, por ejemplo, resistió a la presencia de uno de los nazgûl y que es amigo de Tom Bombadil (beben juntos en un poema de Las aventuras de Tom Bombadil). Viviendo cerca de Bree, y relativamente cerca del Gran Camino del Este, podemos hacernos quizá una idea de lo receloso de su carácter (más que nada, como método de defensa de sus tierras y su pacífica vida), aunque con los hobbits de nuestra historia se porta bien e incluso les ayuda en un momento de gran necesidad.
Vive en la granja de Bam (Bamfurlong en la versión original) con su esposa, tres hijas y al menos dos de sus hijos. Bamfurlong significa 'campo de habas', con lo que es posible que la encontremos traducida en algunas ediciones como El Habar.

'La granja de Maggot', de Tim Kirk
Para explicar por qué Maggot vive en una casa, y no en un agujero, debemos remitirnos de nuevo al prólogo, aunque originariamente Tolkien incluyó al principio de su primera versión del capítulo un largo diálogo entre Odo, Frodo y Bingo donde ambos discuten sobre si una casa de varios sitios es un lugar adecuado para vivir. Hallamos allí expresiones tan graciosas como '¡Imagínense tener que subir a acostarse!', '¡Qué fastidio si necesitas un pañuelo cuando estás abajo y descubres que están arriba!' con su correspondiente 'Podrías tener los pañuelos abajo, si quisieras' o este hilarante intercambio de opiniones:

'-(...) Si viviera en una casa, tendría todo lo que necesitara en la planta baja y sólo subiría cuando no necesitara nada; o tal vez comería una cena fría arriba en la oscuridad en una noche estrellada.
- Y tendrías que bajar los platos y todo lo demás, siempre que no te cayeras - rió Odo.
- ¡No! - dijo Bingo -. Tendría platos y cuencos de madera, y los tiraría por la ventana. Mi casa estaría rodeada de un grueso manto de hierba.'
(RS IV, p. 120-121)

En estas primeras versiones del capítulo, el personaje que después sería Frodo también está aterrorizado con la perspectiva de visitar la granja de Maggot. Pero no por una pillería de joven, en la que Maggot le echase la bronca por robar unas cuantas setas, no: en ambas versiones previas Frodo (o Bilbo) después de mangar setas o meterse en la granja terminaban matando a uno de los perros de Maggot, aplastándole la cabeza con una piedra o con una vara. Me alegro de que Tolkien decidiera no seguir con esa idea en su versión definitiva.
También en las versiones previas, el personaje que después sería Frodo se pone el anillo antes de entrar en la granja, tanto es el miedo que siente ante Maggot, y termina haciendo una broma al granjero quitándole de las manos su píchel de cerveza o incluso robándole el sombrero mientras es invisible. Cuando el anillo de Frodo se revela como el Anillo Único en la imaginación de Tolkien y éste reescribe las partes que ya llevaba redactadas, ponerse el anillo como broma se revela como peligroso ante la cercanía de los nazgûl y estas bromas serán descartadas.

El granjero Maggot, visto por el artista canadiense Jason Perino
Maggot es un personaje que resuena con ecos ancestrales en la propia biografía de Tolkien, sobre todo relacionado con el Ogro Blanco y el Ogro Negro.

Hilary Tolkien, hermano del escritor, escribió en Black and White Ogre Country algunos de los cuentos que los dos hermanos solían inventarse durante su infancia en Sarehole, ese edén campesino que Tolkien evocaba a veces hablando de La Comarca.
En la historia de Hilary Tolkien, el molinero del Molino de Sarehole y su hijo son transformados en el Ogro Negro y el Ogro Blanco. Este último, que daba menos miedo que el primero, parece haberse convertido en el eco que más tarde Tolkien convertiría en Maggot.
El ogro blanco (el hijo del molinero, blanco por la harina de la molienda) les había pillado en algunas ocasiones robando zarzamoras en sus maizales y les había echado una buena reprimenda, amenazándolos con toda suerte de cosas terribles que les sucederían si se volvían a cruzar en su camino.
El ogro negro de la historia, de intenciones mucho más aviesas y taimadas, nos recordaría más al Ted Arenas de La Comarca, del que aún nos queda mucho por descubrir...

Quizá lo más positivo que podemos extraer de esta unión entre la realidad y la fantasía es que el Molino de Sarehole corrió un grave peligro de ruina no hace demasiados años. Pero la colaboración de varios colectivos, entre ellos los aficionados a la obra de Tolkien, han logrado que hoy en día se haya restaurado el edificio convirtiéndolo en un museo, donde además de contar su propia historia se sigue recreando su conexión con los Tolkien. Este mismo plan también ha impulsado la limpieza de los bosques circundantes e incluso la creación de rutas específicamente tolkinianas para caminar por Birmingham, y la celebración de eventos tolkinianos en sus inmediaciones, como el pasado Middle Earth Festival 2015.

El molino de Sarehole

------------------------------
Espero que os haya gustado esta nueva entrega aunque, de nuevo, se haya hecho de rogar. Para la siguiente nos esperan Cricava, el toque del cuerno, las amenazas, la Cerca, el Bosque Viejo...

La siguiente entrega versará sobre el capítulo 5, Conspiración desenmascarada. Como siempre, podéis seguirme en mi cuenta de twitter donde anunciaré cuándo estará publicada y detalles sobre la siguiente entrega. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog.

------------------------------

Para profundizar más sobre los temas tratados en este artículo, os recomendaría la lectura de las Cartas, de J.R.R. Tolkien (editadas por Humphrey Carpenter y Christopher Tolkien), así como los capítulos IV y XVII de El retorno de la sombra.
Para más información sobre la influencia de Sarehole en Tolkien os recomendaría leer alguna de sus biografías, como por ejemplo 
There and Back Again: J R R Tolkien and the Origins of The Hobbit, de Mark Atherton o El mago de las palabras, de Eduardo Segura.

Podéis echar un vistazo al homenaje a Maggot que se ha currado un agricultor que vive en Bamfurlong (Gloucestershire, Inglaterra) aquí, o comprobar las iniciativas relacionadas con Tolkien en Birmingham para visitantes aquí. Incluso podéis ver cómo era el molino en tiempos de la infancia de Tolkien en este artículo con fotos.

jueves, 28 de enero de 2016

Pues no, NO estoy agradecida a Peter Jackson

Puede que os escandalice el título de esta entrada, pero os ruego que la leáis hasta el final.
Soy hace años miembro de una asociación literaria maravillosa, la Sociedad Tolkien Española. Llevo todo este tiempo aprendiendo (y enseñando) sobre las obras y la vida de este escritor, echándole horas para aportar y recibir momentos inolvidables, conocimientos intangibles y toneladas de material de estudio.

También resulta gratificante el esfuerzo invertido todos estos años (la STE se fundó en 1991) en tratar de hacer cada vez más conocida la obra de Tolkien en todos los ámbitos, y no sólo la obra que versa sobre la Tierra Media. Mi proyecto (de momento aparcado, debido a la enfermedad y la falta de tiempo) de la lectura guiada de 'El señor de los anillos' es, creedme, la aportación que menos esfuerzo me exige. Con eso lo digo todo.

Los miembros de la STE sabemos lo que es vibrar de emoción con una lectura de cuentos, pasarte horas machacando texto, colocando diapositivas, enterrándote en libros para dar una charla. Conocemos el cristalino sonido de las campanas de plata de las obras de teatro inspiradas en Tolkien. Hemos sentido el polvo de hadas en los párpados ante una actuación musical, o un momento de locura y humor. Como participante activa, he levantado la mirada del texto que estaba leyendo en voz alta y he visto rostros de todas las edades (tres, quizá cuatro años, los niños de delante... el de allí tiene treinta y seis, y el de más allá va camino a los sesenta) iluminados con la luz de Fäerie, con los cuerpos sentados en el suelo pero la imaginación galopando libre por las praderas de La Marca.

También sabemos lo que es trabajar, viajar cientos de kilómetros para apoyar una actividad, para dar una charla, para asistir a un encuentro. Coser de noche y pincharse los dedos, dibujar carteles, recopilar información, hacer cuentas, tararear canciones juntos mientras se pirograba o discutir sobre temas literarios con el rostro encendido y un café en las manos.




Las redes sociales han dado nuevas alas a la asociación. Hemos podido llegar a rincones donde antes no se nos escuchaba. Siempre hemos sido una asociación modesta con una voz limitada por el hecho de no recibir subvenciones. Una asociación de fotocopias y DIY, pero repleta de sabiduría y ánimos.

Y todo esto, incluso, antes del boom de las películas de Peter Jackson. Lo que intento explicar con esta introducción es que había Tolkien antes que Jackson, y había aficionados a Tolkien décadas antes de sus películas.

Por ello, no entiendo las publicaciones que leo muchas veces en las redes sociales en plan 'Hay que estar agradecido a Peter Jackson por hacer las películas'... ¿perdona? ¿agradecido?


El director Peter Jackson hizo las películas que le apetecían, con su propia visión de las cosas, y nos pueden gustar más o menos. Son productos de venta masiva, no queramos ahora tampoco clasificarlas en la categoría de obras de arte y ensayo... son productos de consumo rápido. Podemos opinar que están mejor o peor hechas (sí, amigos, podemos opinar) pero ¿estar agradecidos, así, por fuerza, las personas que amamos la obra de Tolkien?

Supongo que quienes tuviesen muchas ganas de ver hobbits en pantalla (y no conocieran las adaptaciones anteriores) le estén agradecidos, si el producto les gusta. Jackson seguro que está agradecido por los millones que le llegaron a la buchaca. Eso no significa que todas las personas a quien les gusta la obra de Tolkien, o la estudian, o trabajan por difundirla deban estar agradecidos a Jackson.

No es mi intención en este artículo enumerar fallos ni incitar al odio a las versiones cinematográficas de Jackson, sólo poner de relieve que no creo que haya nada que agradecer, por parte de todos los aficionados a la obra de Tolkien como colectivo, a este director.

De hecho, no estamos hablando de una carrera de fondo ni de un círculo sectario religioso donde cuantas más personas entren, más pasta se gana. Estamos hablando de una afición literaria (ni siquiera cinematográfica) donde las diferentes adaptaciones son simplemente visiones de un aficionado más. Yo, personalmente, no le estoy agradecida a Jackson por haber hecho sus películas. Me entretienen y me divierten, me gustan y me emocionan. Fui a los estrenos, las veo a veces cuando las ponen en la tele, me compré los DVD, Tengo incluso algo de merchandising entre mi hobbitalia. Sin embargo, no me provoca agradecimiento el disfrutar de sus películas en relación con mi afición por Tolkien, pago por ellas (sea de forma directa, como en el cine o con los DVD, o indirecta, como la publicidad de la tele), disfruto del entretenimiento (por esto podría estar agradecida, mira... pero bueno, tampoco) y no me transmiten ningún mensaje crucial para mi vida. En este caso, los mensajes que yo pudiera recibir de las películas se los debo a Tolkien, no a Jackson.

Las películas han dado a conocer a algunas personas la obra de Tolkien. Gente que no tenía ni idea de qué era eso de El señor de los anillos, o quién es Tolkien. Me parece magnífico, y también que haya gente entre esas personas que se sienta agradecida porque Jackson les acercó a Tolkien. De hecho, lo mismo les pasó a miles de personas cuando se estrenó la adaptación animada de Ralph Bakshi, dato que muchas personas parecen no conocer.

Pero no me parece nada que se deba agradecer por parte de todos los aficionados, hay mucha gente que ha conocido la obra de Tolkien por otros medios (como ejemplo os diré que las sociedades Tolkien, por ejemplo, existen desde 1965), y tampoco a las personas que exigen agradecimiento a Jackson se les ocurre sugerir que agradezcamos nada a las bibliotecas, los hermanos, los amigos, los colegios, los juegos de rol, el propio Bakshi, las dramatizaciones de la BBC...
Incluso hay gente, fijaos, que ha conocido la obra de Tolkien habiendo visto primero las películas... ¡y no tiene por qué estarle agradecido a Jackson! ¡Qué cosas!

De hecho, al haber producido una obra derivada condicionada por la visión de sus guionistas/director/productores y constreñida por el propio medio cinematográfico, también podemos encontrar efectos negativos de la propia adaptación. Por ejemplo, se ha dado el (lógico, visto el público) efecto de aceptar como canon expresiones/apreciaciones/frases/etc. que no lo son. Personalmente a las personas encargadas de trabajo de investigación y difusión nos provoca gigantescos dolores de cabeza cuando intentamos reencauzar las aguas. Especialmente recomendable es la sección 'not a Tolkien quote' de la web The Tolkienist.

Creo que... no. Esta frase NO  es de Tolkien. Y como esta, toneladas.
También podríamos hablar de la concepción errónea derivada de la visión particular del equipo de las películas respecto a personajes como Denethor, Legolas, Aragorn o incluso Frodo y Bilbo. O de cómo la escala de grises presente en muchos de los personajes de Tolkien se ha convertido en un claroscuro marcado, como si del entintado de un cómic se tratase, y de cómo muchos de los valores intrínsecos en las obras de Tolkien se han convertido en cenizas sin importancia frente a la espectacularidad del propio lenguaje cinematográfico, haciendo que los espectadores se pierdan esa parte de la obra si no deciden acercarse a los libros. Además, muchos de esos espectadores se han acercado a las obras esperando encontrar exactamente lo mismo que en las películas... con un resultado que les ha dejado claramente insatisfechos, cuando no directamente les ha espantado para siempre de las páginas de Tolkien... ¿el Pelennor, dos páginas? ¿No hay elfos en Helm? ¿Cuánto dices que ocupa el Concilio de Elrond? ¿NO HAY TAURIEL? Entre muchas otras cosas...

¿Qué he querido decir con todo este texto? Que si quieres estarle agradecido a Jackson, oye, haz de tu capa un sayo y agradécele lo que quieras. Pero no impongas que todo el mundo lo esté por un beneficio (a saber cuál) que tú presupones que recibe la gente porque existen sus películas.

miércoles, 27 de enero de 2016

Seré ingeniera


Hoy se cumplen dos años de la muerte de Pete Seeger. Los seguidores de este blog sabéis que él era para mí un mito viviente, una figura icónica. Sus letras y su lucha (por la cultura, el folklore, la paz, el entendimiento entre los pueblos, los derechos de los trabajadores...) hacen que lo admire profundamente.

Quisiera rendirle homenaje con una canción que escribió su hermana Peggy Seeger: cantante, compositora, folklorista, activista feminista y muchas otras cosas más. Tuvo buenos maestros: su madre (cantante, compositora, artista itinerante) fue la primera mujer en ser galardonada con el Guggenheim Fellowship Award for Music, premio que le permitió estudiar en Europa en los años 30. Su padre fue uno de los etnomusicólogos más importantes de la historia de EEUU. Peggy siempre fue una mujer fuerte e independiente... fue una de las primeras personas estadounidenses en visitar la China de Mao, y lo hizo ¡haciendo autostop!.

Diréis '¿y por qué no le dedicas la entrada a Peggy, si es ella la autora de la canción que nos vas a traducir?'. Como dije más arriba, hoy es el aniversario de la muerte de Pete, y es a él a quien quiero recordar. Además, tan importante es la labor de los aliados en el feminismo como la de las propias feministas, y en el feminismo Pete puso el alma, el corazón y hasta el cuello durante toda su carrera. Una de las cosas que hacía era cantar canciones de y sobre mujeres, tanto propias como ajenas o incluso del folklore popular, dando voz a las que no la tuvieron, y este es un ejemplo.
Os animo a aprender más sobre Peggy Seeger, y también sobre la esposa de Pete, Toshi, otra gran feminista y activista social. También os animo a ver las entregas de Rainbow Quest donde Pete invitaba al plató a grandes mujeres del folk americano (muchos de los vídeos están en youtube).


La entrada de hoy quisiera dedicarla también a mi gran amiga Marta Serrano, ingeniera y feminista con todas las letras, en negrita y en mayúscula; y a todas las mujeres que se atreven a estudiar carreras que algunos llaman 'masculinas', haciendo valer su inteligencia y habilidad, y demostrando que tal cosa, 'carreras masculinas', no existe.

Pete Seeger cantando 'Seré ingeniera', letra y música de Peggy Seeger, años 70.



Cuando era una niñita deseaba ser un niño
iba pegada a mi pandilla y vestía con pana.
Todo el mundo decía que sólo lo hacía para molestar,
pero yo iba a ser ingeniera.

Mamá dijo '¿Por qué no puedes ser una dama?
Tu deber es convertirme en la madre de una perla
espera hasta que seas mayor, querida,
y quizá te alegres de ser una niña.

Refinada como una loza de Dresde, gentil como una vaca de Jersey,
suave como la seda, dando leche y nata,
aprendee a arrullar, aprendee a mugir
es lo que tienes que hacer ahora para ser una dama.

Cuando fui a la escuela aprendí a leer y escribir
historia, geografía y economía doméstica
mecanografía es una habilidad que todas las niñas deben asegurarse en tener
para emplear el tiempo extra hasta que se pongan a parir
Y aun así tenían el coraje de preguntarme ¿qué quieres ser?
Y yo decía '¡Seré ingeniera!'

' No, sólo tienes que aprender cómo ser una dama
no tienes derecho a intentar gobernar el mundo.
Una ingeniera nunca podría tener un hijo, 
recuerda, querida, que eres una niña'
Ella es lista - para ser una niña.
Me pregunto cómo ha podido salir así.
No tienes elección, no tienes voz
Sólo conviértete en madre y finge que eres tonta
es como una se convierte en dama, en estos días.

Bueno, comencé como mecanógrafa pero estudiaba a escondidas
trabajaba de noche y de día para poder sacar el título.
Y cada vez que el jefe entraba me pellizcaba el muslo
diciendo '¡nunca me ligué a una ingeniera!'
'Le debes al trabajo el ser una dama
el deber del personal es darle al jefe una oportunidad.
El sueldo que recibes quizá sea cutre
pero es lo que puedes conseguir, porque eres una chica.'

Entonces llegó Jimmy y los dos nos conjugamos
estábamos ocupados cada noche en la recreación amatoria,
trabajaba cada día para que él pudiese estudiar
¡y ahora él es ingeniero!

Me dijo 'sé que siempre serás una dama,
el deber de mi queridita es amarme toda su vida,
¿Cómo podría una ingeniera cuidarme u obedecerme?
¡Recuerda, querida, que eres mi esposa!"

Tan pronto como Jimmy consiguió trabajo volví a estudiar duramente
también ocupada en mi torre un año o dos, y entonces
la mañana en que nacieron los gemelos, Jimmy les dijo
'¡Vuestra madre era ingeniera!'
' Le debes a los niños ser una dama
refinada como un estropajo, fiel como un bocado.
Quédate en casa, tienes que cuidar de los niños,
¡recuerda que ahora eres una madre!'

Cada vez que me doy la vuelta, hay algo nuevo por hacer,
Cocinar una comida o remendar un calcetín o barrer un suelo o dos.
Escuchar a Jimmy Young - me hace querer vomitar...
Yo iba a ser ingeniera.

Sólo desearía poder ser una dama
haría las cosas adorables que se supone que hacen las damas.
Ni siquiera me importaría si al menos me pagasen,entonces por lo menos sería una persona.

¿Cuál es el precio por una mujer?
Puedes comprarla con un anillo de oro,
Para que te ame y te obedezca, sin tener que pagarla
consigues una cocinera, una enfermera, en lo bueno y en lo malo,
no necesitas monedero cuando compras a una mujer.

Oh, pero ahora los tiempos son más duros y han echado a mi Jimmy;
volví a Vicker's y se alegraron de tenerme de vuelta.
Aunque soy una ciudadana de tercera, mi sueldo me lo dice
¡pero soy ingeniera de primera clase!

El jefe me dijo 'Te pagamos como a una mujer,
sólo conseguiste el puesto porque no puedo permitirme a un hombre,
contigo mantengo los beneficios tan altos como se puede,
sólo eres un par de manos más barato."

Tienes un defecto, eres una mujer;
no te mereces el mismo sueldo.
Puta o pastelito, no eres nada excepto un corazón,
superficial y vano, no tienes cerebro.

Bueno, escuché a mi madre y me enrolé en la mecanografía
escuché a mi amor y lo mantuve en sus estudios
si escucho al jefe, sólo soy una maldita imbécil
y una ingeniera mal pagada.
He sido una inocente desde que era una niña
como hija, como madre, como amante, como amor,
pero los combatiré a todos como mujer, no como dama,
¡los combatiré como ingeniera!