lunes, 25 de abril de 2016

Los 'cuatro inmortales' de Tolkien se reúnen por última vez

Desde aquí quiero agradecerle a John Garth que me haya cedido los derechos de traducción y publicación para este espacio de su artículo, cuya versión original podéis leer en la web del autor, y el cual está galardonado con el Tolkien Society Award 2016 en la categoría de Best Article (mejor artículo).
Fue publicado el 25 de septiembre de 2015, así que las expresiones temporales utilizadas en el artículo están condicionadas por esa fecha. 

John Garth, estudioso de la vida y obra de Tolkien, es autor entre otras obras de Tolkien y la Gran Guerra, relato pormenorizado de la vivencia y participación de J.R.R. Tolkien en la Primera Guerra Mundial, y obra ganadora del Mythopoeic Prize for Scholarship de 2004. 

Actualmente desempeña la labor profesional de Becado en Estudios Humanísticos en el Black Mountain Institute de Nevada. Hace tiempo ya traduje un artículo del Sr. Garth para la web de la Sociedad Tolkien Española, ‘Tolkien y el niño que no creía en los cuentos de hadas’. Podéis leerlo aquí.

-------------------------------------------------------------------------------------


Hace hoy [25 de septiembre de 2015] cien años que cuatro hombres jóvenes se encontraron en una ciudad inglesa, después de un largo periodo sin haberse visto. Lo que dota de significado a este hecho trivial es que uno de ellos era J.R.R. Tolkien, y los cuatro formaron su primera Comunidad, la TCBS, un grupo que causó un profundo impacto en su juventud y su legendarium. Esta reunión, que tuvo lugar el 25 y 26 de septiembre de 1915, fue la última vez que se reunirían antes de ser separados, para siempre, por la guerra.

La razón para escribir el artículo de hoy es el descubrimiento de un pequeño tesoro archivístico que marca la ocasión. Las firmas de dos miembros de la TCBS, Geoffrey Bache Smith y Robert Quilter Gilson, han sido descubiertas en el libro de invitados del lugar de nacimiento de Samuel Johnson, el autor y lexicógrafo. (Tolkien, por descontado, miró mucho más atrás para sus inspiraciones, hacia la Edad Media y más allá, aunque aquel obituarista del Times escribiese que tenía un miedo Johnsoniano al irse a la cama)


Firmas de R Q Gilson y G B Smith en el libro de firmas del lugar de nacimiento de Samuel Johnson, Lichfield - imagen cortesía de The Samuel Johnson Birthplace Museum, Lichfield
Smith y Gilson estaban fascinados por la era, Smith por su literatura, Gilson por su arquitectura. En una visita posterior a Bath, Gilson escribió:

Nos hemos sumergido en una atmósfera dieciochesca - Bath lo hace por sí sola - y hemos ambientado la mayoría de nuestras conversaciones en los periodos Johnsoniano y Gibboniano. GB Smith representa espléndidamente a Gibbon. Ahora mismo está leyendo 'Amelia' y se deleita en ello. Enseguida yo mismo me he sumado a su entusiasmo por aquel extraordinario siglo. En serio que sabían cómo construir casas.

Junto con sus direcciones - Marston Green junto a Birmingham para Gilson, y Corpus Christi College, Oxford, para Smith - añadieron ‘T.C.B.S.’ a sus nombres. Es una conmovedora señal de cuánto valoraban su grupo de camaradas.


Las amistades se habían formado en la King Edward’s School, Birmingham, cohesionándose en 1911 en una suerte de sociedad secreta que infusionaba tés clandestinos en la oficina de la biblioteca en los turnos que Tolkien estaba al cargo. También se encontraban en los salones de té de Barrow’s Stores. Así que se habían bautizado a sí mismos como el Tea Club and Barrovian Society, más tarde 'TCBS'. Aunque sus miembros tenían controlada la vida cultural de sus escuelas - las asociaciones de debate, literarias y demás - la juvenil TCBS estaba más orientada a la diversión y las bromas. Cuando Tolkien partió a la Universidad de Oxford formó otro club allí, los Apolausticks, de un estilo similar, aunque la TCBS siguió reuniéndose.

RQ Gilson, a la derecha y de frente a la cámara, marcha con soldados de su 11 batallón de Suffolk durante su instrucción - Imagen cortesía de Julia Margretts
Bajo la sombra de la guerra, desde 1914 la TCBS había adquirido una potente conciencia de sí misma, como relato en Tolkien y la Gran Guerra. Había reducido su número hasta sólo cuatro miembros: Tolkien, Gilson, Smith y Christopher Luke Wiseman, quien había sellado su vínculo en una reunión en diciembre de 1914 titulada ‘el Concilio de Londres’. Los cuatro eran hombres excepcionales, y rápidamente se formó la idea de que, de algún modo, iban a cambiar el mundo a mejor a través del arte y la escritura. Para Tolkien, quien acababa de dar sus primeros pasos en serio en la escritura creativa (ver mis artículos aquí y aquí), el Concilio de Londres lo cambió todo. 

Los pasos se convirtieron en zancadas, y 1915 lo encontró asentando las bases de la Tierra Media a través de poemas y de un idioma ‘élfico’ inventado. Escribió más tarde a Smith: A ese Concilio le prosiguió en mi caso, como ya sabes, con el hallazgo de una voz para toda suerte de cosas que tenía recluidas y una tremenda apertura por completo para mí - siempre le atribuyo todo esto a la inspiración que nos ha provocado a los cuatro nuestro encuentro, incluso siendo de tan sólo unas pocas horas. Compartió estos poemas tempranos con la TCBS, y está bastante claro que tuvieron una profunda aunque indefinible influencia en aspectos de los escritos de la Tierra Media.

G B Smith, segundo por la izquierda en la fila de atrás, con compañeros oficiales de la 19th Lancashire Fusiliers
En septiembre de 1915 los cuatro estaban dedicados al entrenamiento militar para la guerra que llevaba activa más de un año. Wiseman estaba en la Marina. Smith y Gilson se habían alistado en la Armada mucho antes que Tolkien, y sabían que no tardarían mucho en ser destinados al frente para luchar. El batallón de entrenamiento de Tolkien, el 13th Lancashire Fusiliers, estaba asentado en Whittington Heath, cerca de Lichfield, Staffordshire. Gilson le había escrito desde el hospital, donde se estaba recuperando después de un brote grave de gripe. Aquí voy a permitir que mi libro Tolkien y la Gran Guerra retome la historia:

Tolkien le envió entonces un segundo borrador de sus poemas y Gilson, sintiéndose vivificado por el espíritu TCBSesco, prometió responderle con su crítica. Se había enterado de repente que pronto le darían el alta del hospital y tendría que marcharse… Estaba decidido a visitar a Tolkien en Lichfield, y envió telegramas convocando también a Smith y Wiseman. ‘En momentos como este, en los que disfruto de estar vivo, se me muestra tan evidente que la TCBS es una de las cosas más profundas de mi vida,’ le diría a Tolkien ‘que no comprendo cómo puedo haberme conformado al dejar escapar tantas oportunidades.’ Wiseman llegó desde Greenwich, donde había comenzado su instrucción náutica, y Smith viajó desde Salisbury Plain, donde los Salford Pals [su batallón, los 19th Lancashire Fusiliers] estaban acampados en ese momento. Los primeros en llegar, Smith y Gilson - quienes ya no mostraban las comodonas figuras rechonchas de sus años de universidad - visitaron la catedral y el lugar de nacimiento del Dr. Johnson. Tolkien se les unió más tarde y por último Wiseman, y los cuatro pasaron una tarde en el George Hotel ‘en una conversación tan deliciosa y valiosa como las que siempre iluminan los concilios de la TCBS’, como Smith relataría. Los cuatro se reunieron por última vez. Era el 25 de septiembre, un sábado. Al norte de Francia, como preludio de la batalla que les estaba reservada a tres de los miembros de la TCBS, el ejército británico (incluyendo los primeros voluntarios Kitchener) protagonizó un asalto tan desastroso en Loos que, mientras los atacantes se daban la vuelta para retirarse, los soldados alemanes que acababan de ametrallar mortalmente a ocho mil hombres dejaron de disparar, abrumados en lástima.

Dos de los amigos de Tolkien de los Apolausticks del Exeter College - Max Windle (Michael William Maxwell Windle) y Osric Staples - murieron el 25 de septiembre de 1915 en Loos. Fue un preludio de las muertes que esperaban a los propios TCBS en el futuro. Rob Gilson fue abatido el primer día de la Batalla del Somme, el 1 de julio de 1916. G.B. Smith, un poeta que quizá compartía de forma más profunda la visión juvenil de Tolkien, moriría el 3 de diciembre de 1916 por las heridas causadas por la explosión de un proyectil tres días antes. Se encontraba muchas millas por detrás de la línea de frente del Somme, organizando un partido de fútbol para sus hombres.

Muchos meses antes, al frente de una peligrosa patrulla nocturna en la que pensaba que podría ser ‘masacrado’, Smith había escrito lo que pensó que sería su última carta a su amigo, declarándose un ‘admirador ferviente y profundo’ del trabajo de Tolkien; podríamos llamarlo hoy en día el primer fan de la Tierra Media. Temiendo lo peor de la patrulla nocturna, Smith escribía desafiante:

… la muerte de uno de sus miembros no puede, estoy seguro, disolver la TCBS… La muerte puede convertirnos en despreciables o impotentes como individuos, ¡pero nunca podrá acabar con los cuatro inmortales!



Las firmas de Smith y Gilson fueron halladas por Joanne Wilson del Samuel Johnson Birthplace Museum después de la solicitud de Marty Smith de la Ridware History Society, quien había oído hablar del ‘Concilio de Lichfield’ en una charla de David Robbie, experto en materia de la estancia de Tolkien en Staffordshire. Se pretende que el libro de visitas forme parte de una exposición sobre Tolkien en Staffordshire que se está proyectando por parte de la Haywood Society, el Staffordshire Library Service y el Museo de Cannock Chase para el año próximo. [1]

No encuentro explicación para la fecha ‘día 24’ al lado de las firmas: está perfectamente confirmado por su correspondencia que Smith y Gilson llegaron el 25 de septiembre y visitaron el lugar de nacimiento de Johnson ese mismo día. El registro ha quedado para la posteridad como testimonio silencioso del lazo de hermandad que apuntaló los comienzos de la Tierra Media de Tolkien - y de dos jóvenes muchachos que no vivieron para ver su trabajo alcanzar la madurez.
  • Me gustaría agradecer a David Robbie que me alertara sobre los registros del libro de firmas; a la Samuel Johnson Birthplace Trust por permitirme reproducirlas; y a Julia Margretts por su permiso para usar la foto de Gilson.
  • También me gustaría agradecer a los miembros de la Tolkien Society que lo votaron como Mejor Artículo en los Tolkien Society Awards de 2016. Prosigue a otro artículo, ‘Tolkien y el niño que no creía en las hadas’ que fue nombrado Mejor Artículo en los Tolkien Society Awards 2014.
[1] Dicha exposición se encuentra en activo, encontraréis más información de la misma en este artículo de la web de la Sociedad Tolkien Española

viernes, 1 de abril de 2016

El camino del anillo: parte V - Libro I, capítulos 5 y 6

Puedes encontrar el análisis del prólogo aquí.
Para el análisis de los capítulos 1 y 2, ve aquí.
Para el análisis del capítulo 3, ve aquí.
Para el análisis del capítulo 4, ve aquí.


EL CAMINO DEL ANILLO

PARTE IV - LIBRO I, CAPÍTULOS 5 y 6

Conspiración desenmascarada y El bosque viejo


Atravesamos el río Brandivino en dirección a Cricava (Crickhollow, en el original) hacia el espacio conocido y seguro. O eso es lo que pensamos.

En el río Brandivino es donde se ahogaron los padres de Frodo cuando él sólo contaba con 16 años (hobbíticos). Parece haber discusiones sobre cómo ocurrió el accidente, como se comenta en la propia novela: unos afirman que el peso de los esposos, recién cenados, fue el que dio con la barca en el fondo del río; otros comentan que ella lo quiso empujar al río y él la arrastró consigo. Nunca sabremos cuál fue la verdad, pero esta anécdota nos va a servir para poder hablar un poco más de la familia de Frodo.

Maravillosa animación cedida por la ilustradora Ulla Thynell
Líos genealógicos: quién es primo de quién y por qué

El padre de Frodo era Drogo Bolsón, hijo de Fosco Bolsón y Rubí Bolger. La madre de Fosco, Tanta Corneta, era descendiente de Tobold Corneta, famoso por introducir la hierba para pipa en La Comarca, y por ser una de las familias más famosas por el cultivo de este producto. La hierba para pipa de los Corneta, Hornblower en el original, era considerada la de mejor calidad: la Hierba de Vallelargo. Más tarde veremos que cierto mago, y no precisamente Gandalf, importaba esta hierba a sus propias despensas...
La madre de Frodo se llamaba Prímula Brandigamo. Era la hija menor del renombrado Gorbadoc Brandigamo, Señor de Los Gamos, y de su interesante esposa, Mirabella Tuk. Juntos tuvieron siete hijos, y fueron Señores de Los Gamos durante doce años. Mirabella era hija de Gerontuis Tuk, apodado El viejo Tuk, quien fue Thain de La Comarca y muy amigo de Gandalf, de hecho, le regaló unos botones de diamantes que se abrochaban solos (como se cuenta al principio de 'El hobbit') y el mago solía traer fuegos artificiales para sus fiestas del Día de Año Medio.
Gerontius Tuk (bisabuelo de Frodo) ostentaba dos records en La Comarca: ser el hobbit más longevo, con 130 años, y el que más hijos tuvo (junto con su esposa, Adamanta), 12. Creo que los que ya hayáis leído el libro sabéis que esos récords serán batidos al final de la novela por dos de nuestros protagonistas, quizá queriendo representar que cualquier hazaña extraordinaria del pasado puede ser batida con la fuerza de la voluntad...
Gorbadoc Brandigamo, (abuelo materno de Frodo) era muy famoso por su mesa repleta siempre de manjares deliciosos. Recibía el apelativo de Cintura Ancha (Broadbelt en el original), lo que hizo que Drogo Bolsón engordase muy generosamente durante su vida en Casa Brandi... y diese al final con sus pobres huesos y los de su esposa en el río.

Como Frodo era hijo único, quedó entonces al cargo de su tío mayor de la rama de los Brandigamo, Rorimac, Señor de Los Gamos, hasta que Bilbo lo adoptó. Rorimac estuvo en la fiesta de cumpleaños de Bilbo y, si recordáis, Bilbo le dejó unas excelentes botellas de vino.
¿Cómo fue que Bilbo adoptó a Frodo? Y no sólo por el hecho de que era soltero y sin hijos, sino ¿qué parentesco los unía? Bueno, pues vamos a intentar trazar el parentesco de Frodo con los demás hobbits, en esa disciplina tan hobbítica como es la genealogía, con curiosidades salpicadas por ahí.

A partir de ahora necesito que prestéis mucha atención, porque los árboles genealógicos de los hobbits tienen muchas ramas y es fácil perderse en la fronda.



Bilbo cuenta historias a Frodo y Sam en 'There and Back Again', de la artista checa Katerina Cupová
Frodo y Bilbo


Árbol genealógico de los Bolsón
Esta es, aunque no lo parezca, una relación bastante fácil de explicar. Hemos contado antes que Frodo era hijo de Drogo Bolsón. Drogo tenía dos hermanos, Dudo y Dora. El nombre de Dora Bolsón nos será familiar: Bilbo le lega a la tía de Frodo un juego de escritorio cuando parte después de la fiesta de cumpleaños, porque habían intercambiado muchas cartas.
Drogo era hijo de Fosco Bolsón, quien a su vez era hijo de Largo Bolsón (el que estaba casado con Tanta Corneta). Largo era hermano de Mungo, padre de Bungo, padre de Bilbo. Así que, por parte paterna en ambos casos, un bisabuelo de Frodo y el abuelo de Bilbo eran hermanos.

No acaba ahí la cosa... Si recordáis lo escrito más arriba, la madre de Frodo, Prímula Brandigamo, era hija de Gorbadoc Brandigamo y Mirabella Tuk (hija del Viejo Tuk), quien resultaba ser hermana de Belladona Tuk, la madre de Bilbo. Es decir, la abuela materna de Frodo era hermana de la madre de Bilbo. Frodo era una suerte de 'sobrino segundo' de Bilbo por parte materna, siendo el hijo de su prima. Y su prima favorita, se comenta en los libros.

Ricemos un poco el rizo. Si os acordáis, Bilbo tiene mucha aversión por los Sacovilla-Bolsón. Está emparentado con Otho Sacovilla-Bolsón porque es su primo carnal: sus padres, Bungo y Longo, son hermanos. Por eso los Sacovilla-Bolsón reclaman heredar Bolsón Cerrado (construido por Bungo) por encima de Frodo, que es un pariente 'más lejano'.
Tolkien nos habla del delicado tema de la sucesión y el 'cabeza de familia' en su carta 213, que es extensísima y muy informativa respecto al mundo hobbit. En ella, comenta que adoptar a un miembro de una familia lejana (es decir, con otro apellido) no suponía la sucesión de cualquier privilegio familiar del adoptante ya que no existía consanguinidad, necesaria para la herencia, pero ya que Frodo es un Bolsón (como bien se aprovecha a recordarnos Bilbo en el primer capítulo) tiene todo el derecho a heredar. La ambición de Otho Sacovilla-Bolsón es ser heredero de los Bolsón, ya que sólo lo es de los Sacovilla por línea materna: cuando no había hijos masculinos en una familia para que heredasen el apellido y 'cabeza' del padre, ésta pasaba al nieto mayor, hijo de una hija, como es el caso de Otho, hijo de Camellia Sacovilla. Por eso su apellido es doble, Sacovilla-Bolsón, a pesar de ser un Bolsón de línea paterna.

Si Otho hubiera heredado la cabeza de familia en lugar de Frodo, hubiera sido cabeza de dos familias a la vez y ¡se hubiera convertido en Otho Bolsón-Sacovilla-Bolsón! Apellido bien grande para un ego no menos grande.
'Hobbits', de la ilustradora Ulla Thynell
Frodo y Merry


Árbol genealógico de los Brandigamo
Esta relación se la debemos por una parte a Prímula, la madre de Frodo. Era la menor de los siete hijos de Gorbadoc, Señor de Los Gamos. Su hermano mayor, Rorimac, heredó el cargo y también se hizo cargo de Frodo. A la muerte de Rorimac fue su hijo mayor, Saradoc Brandigamo, el que heredó el título. Saradoc estaba casado con Esmeralda Tuk (otro Brandigamo con gustos Tuk, como su abuelo)  y tenían un hijo, Meriadoc Brandigamo, Merry.
Es decir, que estamos en la misma posición que Frodo y Bilbo: la madre de Frodo es la hermana del abuelo de Merry, así que Merry es hijo de un primo materno de Frodo. Y da la casualidad de que además ambos eran hijos únicos.

Por parte de madre también son primos, porque comparten ancestros. La madre de Merry, Esmeralda Tuk, era bisnieta de Ponto Bolsón (padre de Rosa, madre de Adalgrim, padre de Esmeralda). Ponto tenía un hermano llamado Largo, quien fue padre de Fosco, padre de Drogo, padre de Frodo. Es decir, que estos bisabuelos de Merry y Frodo eran hermanos, compartían tatarabuelos en esa línea (materna para Merry, paterna para Frodo).

Frodo y Pippin... y Merry, y Bilbo...


Árbol genealógico de los Tuk
Vamos a por la parte Tuk de Frodo y su parentesco con Pippin. La abuela materna de Frodo, Mirabella Tuk, era la novena hija del Viejo Tuk. El tercer hijo del Viejo fue Hildigrim Tuk, quien a su vez fue padre de Adalgrim Tuk, el que fue padre de Paladin Tuk, el padre de Pippin.
Es decir, que el bisabuelo materno de Frodo era, a su vez, tatarabuelo de Pippin.
También Hildigrim estaba casado con Rosa Bolsón, quien era prima del abuelo paterno de Frodo, Fosco Bolsón, como hemos visto más arriba, con lo que Pippin y Frodo comparten ancestros: el bisabuelo de Frodo, Largo Bolsón, era hermano del tatarabuelo de Pippin (y Merry) Ponto Bolsón.

Pero no queda ahí, pues también Pippin es familia de Bilbo (su tatarabuelo el Viejo Tuk era abuelo de Bilbo), pero también por parte de los Bolsón ¿Recordáis que Adalgrim Tuk, abuelo paterno de Pippin, era hijo de Hildigrim Tuk (hijo del Viejo Tuk)? Bien, pues Hildigrim estaba casado con Rosa Bolsón. Rosa era hija de Ponto Bolsón, quien a su vez era hermano de Mungo, padre de Bungo, padre de Bilbo. Es decir, que una bisabuela de Pippin era prima paterna del padre de Bilbo.
Y también podemos liar aún más la maraña, emparentando a Merry y a Pippin. Y podemos hacerlo de una forma muy sencilla: Esmeralda Tuk, la madre de Pippin, nació como Brandigamo, y era hermana de Paladin, padre de Pippin. Fácil y rápido: Merry y Pippin eran primos carnales.

Os aseguro que podríamos estar así todo el día, pero os dejo con una pequeña licencia que no creo que os ofenda (al hablar del final del libro): Fredegar Bolger, a quien encontramos ahora en Cricava, se convertirá en el cuñado de Merry cuando este se case con su hermana, Estella Bolger. Y encima estos Bolger también tienen sangre Tuk en su ascendencia, que podríamos explicar como enlazada con nuestros protagonistas.
Casi que se agradece que Diamante, la esposa de Pippin, no tenga ascendencia conocida, y que los Gamyi sean de extracción más humilde...

'Leaving Hobbiton', de la ilustradora Ulla Thynell
El comienzo de la pérdida

"Sam era el único que aún no había cruzado el río.  Miraba las aguas lentas y gorgoteantes y tuvo una curiosa impresión: su vida anterior quedaba atrás entre las nieblas; delante lo esperaban oscuras aventuras.  Se rascó la cabeza y durante un momento deseó que el señor Frodo hubiera continuado viviendo apaciblemente en Bolsón Cerrado." (SA,1,V:7)

Los hobbits cada vez están más lejos de su hogar, y Sam es el que más lo resiente. Es la primera vez que cruza el Brandivino, lo que quiere decir que jamás ha estado tan lejos de su hogar y, aunque comenzó la aventura con ánimo, ya tiene ganas de que todo pase y volver a Hobbiton.

Seguro que muchos de los que habéis visto las películas de Jackson recordáis este momento en concreto:


Y además, justo en este momento, aparecen lo que parecen ser más olfateadores en la orilla que acaban de abandonar... Se trata de Khamûl, del que ya hablamos en la tercera parte de esta lectura guiada, y el compañero que va con él buscando a ese tal 'Bolsón' que podría tener el Anillo.
Pero nada que no se cure con una buena segunda cena y la perspectiva de un baño caliente en la nueva casa de Cricava.

Allí les espera Fredegar Bolger, un querido amigo (muy cercano a Merry) que hace que su tapadera sea eficiente. Lo apodan Gordo Bolger por su amplia cintura, y ha sido el elegido para preparar la casa de Cricava donde los hobbits disfrutarán de un descanso antes de emprender la parte desconocida del camino. Fredegar se quedará en Cricava, pues sólo son cinco los poneys que se han preparado para el camino (cuatro para los hobbits y uno para el equipaje), pero también al quedarse será una pieza clave en la tapadera de Frodo, ya que mantendrá la casa 'viva' para los vecinos. Frodo ha elegido bien: una casa detrás de un seto frondoso, donde puedes salir y entrar sin ser visto. En las primeras versiones del texto, Odo (Fredegar) sí los acompaña, y son seis los poneys preparados.

Aprovecharemos las canciones que se cantan en este capítulo para escuchar la voz del propio Tolkien recitando pasajes de su obra. La canción del baño, por ejemplo:


¿Habíais escuchado la voz de Tolkien en alguna ocasión antes? También se conserva un registro fonográfico del escritor cantando la canción que los hobbits han compuesto para su viaje, y que cantan en Cricava antes de irse a dormir, Farewell we Call to Heart and Home. En el texto se nos comenta que está inspirada en la canción de los enanos antes de partir de viaje con Bilbo, es decir, Far Over the Misty Mountains, lo cual nos demuestra que Bilbo contaba sus cuentos a los pequeños hobbits con todo lujo de detalles. En lugar de añorar un hogar perdido que van a recuperar y que tienen delante, los hobbits le dicen hasta pronto a un hogar que dejan atrás, emprendiendo una aventura que tiene como objeto no perderlo.


Aquí la versión de Tolkien Ensemble:




Es curioso, una de las cosas que más eché de menos (y es algo a lo que Tolkien daba una importancia muy notable) en las películas de Jackson fue la falta de canciones. Hay muchas canciones y muchísimos poemas en 'El señor de los anillos' y 'El hobbit'. Cuando estrenaron Un viaje inesperado, la película me dio esperanzas de que se recuperasen las canciones, con aquella épica Far Over the Misty Mountains (aunque prefiero la versión de la película de Rankin y Bass) o la divertida Chip the Glasses and crack the plates que el propio Tolkien musicó y que os muestro a continuación:



Desafortunadamente, de nuevo, no fue el caso.

En su nueva casa de Cricava Frodo tiene un sueño, un sueño complicado. No será el último sueño que comentemos en esta obra, porque los sueños de los personajes de Tolkien muchas veces llevan dentro historia, retazos del pasado, premoniciones del futuro, esperanza y desesperación.

"Al fin cayó en un vago sueño; creía estar mirando a través de una ventana alta, sobre un mar oscuro de árboles enmarañados.  De abajo, entre las raíces, venía el murmullo de unas criaturas que se arrastraban y bufaban.  Estaba seguro de que tarde o temprano lo descubrirían por el olfato." (SA,1,V:98)


Scull y Hammond comentan en su Guía de lectura que esto podría ser un sueño premonitorio sobre Frodo en los talan de Lothlórien escuchando cómo Gollum lo busca, lo que ocurrirá dentro de un buen puñado de capítulos, pero Tolkien aún no había escrito absolutamente nada de eso y su idea primigenia, en esta etapa, distaba mucho de lo que llegaría a ser la novela. De hecho, el sueño se conserva intacto desde el primer borrador de la obra.
En mi humilde opinión, me sugiere que Frodo sueña con algo que ha escuchado antes, como parte de un cuento contado por alguien que lo quiere mucho...



'Bilbo and butterflies', por la artista estadounidense Ewe
"En seguida comprendió que no eran las hojas sino el sonido del mar lejano, un sonido que nunca había oído en la vigilia, pero que a menudo había turbado sus sueños.  De pronto se encontró fuera, al aire libre.  No había árboles, después de todo.  Estaba ahora entre unos matorrales oscuros y un extraño olor salobre flotaba en el aire.  Alzando los ojos, vio delante una torre blanca y alta, que se erguía solitaria sobre un escarpado arrecife y tuvo entonces deseos de subir a la torre y ver el mar.  Comenzó a trepar penosamente por el arrecife hacia la torre, pero de pronto una luz apareció en el cielo y el trueno retumbó.(SA,1,V:99)

Este sueño es más interesante de lo que parece. Es un sueño que tiene elementos también rescatados de los borradores más tempranos pero que, a la vez, sufre una transformación radical hasta llegar a ser lo que leemos en la obra definitiva.
En La traición de Isengard Christopher Tolkien nos ofrece varios borradores de este sueño, que originariamente ocurre en Bree, mientras los cuatro hobbits tratan de dormir vigilados por Trotter, y durante el cual los nazgûl atacan el Poney Pisador. ¿Que quién es Trotter? Todo a su debido tiempo, amigos...

Pues bien parece ser que la idea original de Tolkien era que este sueño versase sobre Gandalf. Gandalf habría decidido refugiarse en las torres de lo que los hobbits llaman 'las Colinas de la Torre', una región al oeste de La Comarca donde se alzan tres altas torres blancas (una de ellas llegó a contener una Palantir) y que más tarde se convertiría en parte de la propia Comarca bajo el nombre de Frontera del Oeste (Westmarch, en el original).
En los borradores que nos presenta C. Tolkien, aparecen cuatro nazgûl, e incluso una figura oscura a la que todos ven venir y rinden cierta pleitesía (podría ser Khamûl, o alguien más alto). Esta figura grita algo en una extraña lengua y todos ríen en dirección a la torre, que está rodeada por una muralla, y después se marchan. En algunas versiones Frodo intenta subir, en otras se acerca de repente y casi sin quererlo, y al final ve a un caballo blanco saltando el muro, montado por una figura gris de cabello blanco con una capa que batía como alas a su espalda, aunque no pudo verle el rostro. Despertó con el sonido de un trueno, que en realidad era Trotter cerrando los postigos de las ventanas.

Como vemos, todo el material susceptible de sugerir a Gandalf desaparece en la versión final, pero aún así un eco del relato más antiguo queda, en forma de trueno, resonando desde las manos del descartado Trotter.

Más sueños y visiones portentosas nos esperan más adelante. De momento, lo que nos aguarda es el bosque...

El bosque viejo, tan lindo lugar, tan lindo arbolar

'The Old Forest',  de la ilustradora Helena Stepanova
Los hobbits se internan en el Bosque Viejo (The Old Forest, en el original), que es uno de esos ancestrales bosques que aún resisten en la Tierra Media. Según avanzan por su fronda, se dan cuenta de que no van donde quieren ir, sino que el propio bosque los lleva donde él quiere que vayan. Ramas caídas en el camino, espinos, zanjas, fronda impenetrable... hasta llegar al río Tornasauce (Withywindle, en el original).

¿Recordáis que más arriba parece que nos llega una reminiscencia del Bosque Oscuro y Bilbo asomado sobre las copas negras de los árboles, en un momento de paz pero escuchando cómo se rasca, gruñe y maquina debajo? Ese bosque lleno de peligros, en el que es terriblemente fácil perderse, que mina el ánimo y aturde la mente, y que además tiene un peligroso río que lo cruza? Bueno, pues... bienvenidos al Bosque Viejo, viajeros.


'The Old Forest', de la ilustradora francesa Jesicca Albert
El Bosque Viejo no es menos peligroso ni menos antiguo que el Bosque Oscuro de El hobbit. Se trata del resto de uno de los bosques de la Primera Edad, disminuido de tamaño debido a la necesidad de madera de los pueblos que vinieron a poblar la zona en los tiempos antiguos (principalmente los númenóreanos que llegaron huyendo del cataclismo). El Bosque Oscuro de la Tercera Edad sería el límite norte de un enorme bosque que se extendía hacia el sur, hasta el bosque de Fangorn, que visitaremos más adelante en nuestra aventura.

Debido a que la fronda ha sufrido el acoso de los habitantes que la han talado y disminuido a lo largo de los siglos, y que incluso impiden que crezca más (recordemos lo que cuenta Merry de cómo quemaron una franja junto a la Cerca, porque los árboles 'se estaban acercando'), el Bosque está terriblemente enfadado y entristecido. Esto le hace profundamente hosco hacia los visitantes, y las innumerables dendritas de su ser, en forma de raíces ancestrales, vierten toda esa amargura en el río Tornasauce. Y hacia este río les guía, intencionadamente, el bosque con su comportamiento.
Este es un ejemplo, junto a otros que encontramos en la obra de Tolkien, de maldad que no tiene necesariamente nada que ver con las fuerzas oscuras de Mordor.

Junto al Tornasauce, retorcido y enmarañado, gruñendo en sus adentros, el más huraño y peligroso de los árboles del Bosque Viejo: el Viejo Hombre Sauce (Old Man Willow, en el original).


'Great place for a nap', de la ilustradora Hazel Fibonacci
El Viejo Hombre Sauce es el corazón del bosque. No podemos precisar qué tipo de criatura tenemos aquí, si se trata de un árbol especialmente animado o si es un ucorno (de los ucornos hablaremos más adelante), lo que sí sabemos es que el Viejo Hombre Sauce tiene su propia voz... y un cáracter violento y peligroso para con los forasteros.
Es un personaje con la suficiente relevancia como para que el propio Tolkien lo dibujase. Aprenderemos en esta lectura también el amor que Tolkien sentía hacia los árboles, algo que se reflejaría en su obra en numerosas ocasiones.

El Viejo Hombre Sauce se halla a las orillas del Tornasauce, sobre cuya etimología (del nombre original, Withywindle)  se ha discutido ampliamente. El propio Tolkien nos cuenta que 'Withywindle' está inspirado por la palabra withywind, uno de los nombres que se da a las plantas trepadoras o enredaderas parásitas, y que llevaría consigo los significados de 'flexible y fuerte'.
David Salo, sin embargo, apunta que la palabra asterisco del hobbítico (inglés) antiguo *withigwindel estaría íntimamente relacionada con la noción de las ramas entrelazadas de los árboles, con la imagen ancestral de una banasta 
(-windelhecha con tallos o ramas entrelazados (withig-) del sauce. Con lo que tenemos también una imagen evocadora de las ramas retorciéndose y entrelazándose en las aguas.


'The Old Forest' de la artista Lara Paulussen
No estoy de acuerdo con la afirmación que Verlyn Flieger hace en Taking the part of Trees: Eco-Conflict on Middle Earth de que el 'primer villano que encontramos en la novela es el Hombre-Sauce' y que 'ello contradice la visión de Tolkien de la naturaleza'. De hecho, creo que la reafirma.
El Viejo Hombre Sauce es, a mi parecer, un reflejo del mal que los propios humanos (y otros pueblos) podemos hacerle a la naturaleza y cómo ella, ancestral y fuerte, puede llegar a odiarnos hasta expulsarnos de sus dominios. Este árbol, verdadero corazón del Bosque Viejo, ha visto cómo sus semejantes han sido esquilmados hasta que el dominio de la vegetación se ha visto reducido drásticamente... y no contentas con ello, las criaturas que no forman parte de su bosque siguen viniendo, seguramente con intenciones aviesas, a su territorio.

El bosque, así, toma un papel activo en su propia defensa, ya que como entes individuales son completamente vulnerables a la acción del despiadado ser humano. Es curioso que el Viejo Hombre Sauce fuese uno de los personajes más antiguos creados por Tolkien, de los que aparecen activamente en El señor de los anillos (su primera aparición en las obras de Tolkien data de 1934, en un largo poema publicado en el Oxford Magazine, junto con cierto sujeto sencillo de chaqueta azul brillante y zapatos amarillos...)


'Tom Bombadil part 2', del ilustrador y animador sueco Richard Svensson
Y bien, diréis, es hora de hablar del señor Bombadil. Ah, pues ahí os equivocáis. Tom tendrá que esperar a la próxima entrega, donde conoceremos su casa, a su esposa, los sueños y conversaciones que nos depara su pequeño reino del bosque y unas criaturas espeluznantes y tenebrosas que se arrastran bajo los túmulos...

----------------

La siguiente entrega versará sobre el capítulo 6, En casa de Tom Bombadil, y también sobre el 7, Niebla en las quebradas de los túmulos. Como siempre, podéis seguirme en mi cuenta de twitter donde anunciaré cuándo estará publicada y detalles sobre la siguiente entrega. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog.

----------------

Para profundizar más sobre los temas tratados en este artículo, os recomendaría la lectura de las Cartas, de J.R.R. Tolkien (editadas por Humphrey Carpenter y Christopher Tolkien), así como los borradores de las versiones primigenias en El retorno de la sombra o La Traición de Isengard.

Es interesante también profundizar en los estudios naturalistas sobre la obra de Tolkien, o que desarrollan su cierto ecologismo. Al ensayo de Flieger citado más arriba podemos sumarle 'Tolkien and Trees', de Shelly Saguaro y Deborah Cogan Thacker, la colección de ensayos Representations of Nature in Middle-Earth (ed. Martin Simonson) o incluso conocer la historia del (desgraciadamente talado) pinus nigra del Jardín Botánico de Oxford, el árbol favorito de Tolkien, en este artículo.

Desde aquí, mi agradecimiento a los ilustradores que aparecen en este artículo, pues todos me dieron permiso para usar su obra / I would like to thank all the artists who allowed me to use their illustrations in this article.