martes, 10 de abril de 2007

Buffy Sainte-Marie

Bueno, otra estrella fugaz. No es que Buffy haya muerto, es que desde que en los 70 se diera a la música experimental, no ha vuelto a las raíces folk. La verdad es que cada uno elige su camino...
Nativa norteamericana, siempre trató de dar su cultura a conocer, tocando y enseñando a tocar los instrumentos musicales de los nativos, e incluso colaborando en Barrio Sésamo como una forma de decir "hey, aún existimos!"
Su forma de cantar a mediados de los '60 es lo que me gusta de ella. Deja pálidas y renqueantes a gente como Joan Baez o Janis Joplin; la primera de ellas estrella de covers, el ego de la segunda mostraba su banalidad y la autoproclamaba reina de los hippies. Menos mal que Buffy se hallaba entre los beatniks y los hippies (cronológicamente hablando), si no su música hubiera sido imposible.
Frente a esta labor didáctica y conservadora del patrimonio folklórico, compuso grandes temas para otros artistas (Ganó un Oscar con Up Where We Belong, interpretada por Joe Cocker y Jennifer Warnes para la OST de Oficial y caballero), e incluso escribió el himno no-oficial del pacifismo, Universal Soldier (más tarde popularizado por Donovan).
La verdad es que uno no queda indiferente cuando la escucha cantar, y este es el tema que más me gusta de sus canciones como cantautora: Little Wheel Spin and Spin.



El vídeo, una verdadera joya, pertenece al programa Rainbow Quest, dirigido por mi adoradísimo Pete Seeger, en el que incluso cantaron a dúo Cindy, Pete con su banjo y Buffy con el arco de boca nativo americano.