Posted by Findûriel in , | 30.10.07 3 comments
Hace poco comentaba en el blog de Akin la risa y la amargura que me escaló por la garganta el día en que el (gracias a Eru) ex-presidente Jose María Aznar justificaba la invasión de Irak con algunos versos del Blowing in the Wind de Dylan...

Y es que estamos demasiado mediatizados respecto a ciertos temas. Escuchamos pedazos, retazos, teñidos en colores que normalmente no le pertenecen a la obra entera.

Dicen los viejos que en este país hubo una guerra
y hay dos Españas que guardan aún, el rencor de viejas deudas Dicen los viejos que este país necesita
palo largo y mano dura para evitar lo peor

Así, podemos hallar la malinterpretación de temas ateos en coros de la iglesia católica, canciones bandera de los derechos de los homosexuales en rebuznos de pandas nazis, himnos de rebelión antisistema en boquitas pintadas de carmín del mainstream...

Pero yo sólo he visto gente que sufre y calla Dolor y miedo
Gente que sólo desea su pan, su hembra y la fiesta en paz

Me he topado personal y dolorosamente con versiones (que deberían estar penadas con cárcel) de temas de folk americano convertidos en ritmos discotequeros, de temas punk-rock que se convierten en un instrumento de las revistas de moda, de poemas suicidas y rostros bohemios que colorean los escaparates de la Gran Vía...

Dicen los viejos que hacemos lo que nos da la gana
Y no es posible que así pueda haber Gobierno que gobierne nada
Dicen los viejos que no se nos dé rienda suelta
que todos aquí llevamos la violencia a flor de piel

Ejemplo es esta canción que estoy citando, que pese a tener más de 30 años aún refleja en cierto modo la sociedad que vivimos: sociedad de traga y calla, en la que los jóvenes somos lo peor de lo peor porque muchos queremos 'destruir España' siendo tolerantes y escuchando a los demás; una España en la que nuestra opinión no tiene valor 'porque hacemos lo que nos da la gana', y donde hace falta aprobar más y más leyes prohibitivas, restrictivas, e inculcarnos el miedo contínuo a lo que nos rodea. Una españa asustada, muy asustada, que cree que lo que dicen en la tele de que 'estamos en un momento de crispación' es verdad.

Pero yo sólo he visto gente
muy obediente hasta en la cama
Gente que tan sólo pide vivir su vida, sin más mentiras y en paz

Y aparte todas estas cosas que la canción me dice han sido borradas para el inconsciente colectivo a través de su uso partidista, sectario, transversal y fragmentado. Se la ha sacado de contexto y se le han cortado las alas, piernas, brazos y boca, hasta dejar de ella un latido sordo al son del que desfilar, y un slogan con el que vender camisetas.

Le di una segunda oportunidad a esta canción a raíz de que alguien muy querido me lo dijo: escúchala entera. No te quedes en la cascarilla descerebrada a la que la han reducido. No te fijes en rostros iracundos que la entonan, no prestes atención a aquellos que la han querido convertir en su himno cuando el resto de la letra, salvajemente mutilada, va en contra de esas mismas voces sin sentido que repiten el coro.

Todos los días me encuentro al comprar el pan, al coger el autobús, al recibir a los turistas, el rostro mismo del MIEDO. Estamos (plural mayestático, por cierto) cogiendo miedo absolutamente a todo. No somos capaces de tolerar que nuestra realidad imediata cambie, que gente nueva nos rodee, que otros horizontes se nos abran. Nos acurrucamos al fondo de nuestra habitación con la cabeza bien tapadita con la manta, esperando que no venga a comernos por la noche un moro, un negro, un sudaca, un rojo. Nos convencen en la pollería de que el día de mañana los moros serán tantos que harán las leyes, y tendremos que ir todas con velo. Nos dicen en la cola del paro que si ya se pueden casar dos tíos, por que no un tío y una cabra. Y Al Gore nos enseña lo malito que está el planeta mientras él gasta cuatro veces más electricidad que cualquier otro norteamericano porque nunca apaga las luces de su casa. Tenemos que adorar como deportista a Fernando Alonso (ja y ja... no lo consideraré deporte jamás), y ansiosos miramos lo que hace la Esteban por la mañana en la tele. Ayer me enteré de que cobra 3.000 euros por programa.

En fins, que me ha pillado calentita el tema. Espero que no os haya espantado demasiado el primer post de este tipo que cuelgo en el blog. Hale, todos tenemos nuestros momentos.

¿Que queréis saber cuál es la canción? Aquí tenéis un vídeo de youtube. Y no, escuchada completa no tiene absolutamente nada que ver con la AVT, qué leñe.

3 comentarios:

Akin dijo...

Si te sirve de consuelo, a mí me sacó de quicio que el PP y sus satélites se intenten apropiar de esa canción (contra la petición de los propios autores, dicho sea de paso)

Es una sensación batante perenne de que algunos han decidido que todo vale, tomar símbolos de todos, pervertir músicas legendarias hasta tratar de darles el sentido contrario al original, o mentir de forma reiterada y obscena sabiendo que a sus fieles les sirven esas mentiras.

Debo reconocerlo, me provoca rabia.

(Como efecto secundario, yo siempre he sido un abstencionista ideológico, y están consiguiendo que vote en las últimas elecciones)

Findûriel dijo...

:) Gracias por hacerme saber que no estoy sola en este temaaaarghhh!! Por cierto, los miembros de Jarcha (Martirio incluida) vinieron al Folk Segovia este año para volver a cantar canciones de las suyas en un homenaje a los grupos de inspiración folklórica de la época del Nuevo Mester. Fue único. También vinieron Hadit y Nuestro Pequeño Mundo, por cierto.

Crisofilax dijo...

He oido muchas veces esa canción y lo curioso es que siempre la interpreté como un himno de libertad, no como un mensaje partidista. Sabes bien que no comulgo con las ideas del PP y no por que sea del PSOE, sino porque los primeros siempre me vienen con alguna frase de esas que me quitan el sueño una semana. No tenía ni idea de que los del PP la estuvieran usando en política, pero peor para ellos, lo que no se dan cuenta es que aún quedan (no muchos) españoles no aborregados, capaces de pensar y esos saben qué significa esa canción.

Besitos, desde un exilio ya casi político ante lo que veo.

Bookmark Us

Facebook Favorites Twitter