martes, 1 de enero de 2008

Porque no es Año Nuevo...

... sin mi padre sentado delante de la tele, con su taza de chocolate, dando palmas al compás de la Marcha Radetzki del concierto de Año Nuevo de Viena. Mi padre es genial, dando sus palmaditas suaves al compás de la música en batín y zapatillas sentado en una silla, con el olor del chocolate caliente inundando el comedor, y después estallando en palmadas fuertes de sus manos encallecidas por el trabajo, como todo un señor que es, tanto o más que aquellos que tienen el privilegio de ver en vivo el concierto con sus trajes y vestidos en Viena.

Este año el director del concierto ha sido un fenómeno de 82 años llamado Georges Prêtre. Lo que nos hemos podido reír... Dirigía la orquesta casi sin moverse, con gestos delicados y muecas hilarantes. Lo más gracioso ha sido cuando han sacado las bufandas de fútbol, han comenzado a tocar con un silbatazo del director, y enmedio de la pieza el primer violín se ha puesto a darle vueltas a la bufanda como si fuese un partido de fútbol... y el señor Prêtre le ha sacado la tarjeta amarilla sin dejar de dirigir la orquesta.

No podía ser de otra forma: la Marcha Radetzki de este año, para que déis palmadas al ritmo de los pomposos afortunados que pueden acudir a Viena.

3 comentarios:

Marta dijo...

Jejejeje, nosotros también nos hemos reído mucho con el director de este año :D

Y sí, sin la Marcha Radetzki no es año nuevo ;) Algún año iremos a Viena, sí, señor, que las entradas de gallinero no son tan caras!

Un besote

Marta dijo...

Mira lo que dice la web de la Filarmónica de Viena sobre los precios para el concierto de 2009:

"The ticket prices range between €25 and €850 for the New Year's Concert, €20 and €680 for the New Year's Eve Concert, and €130 and €380 for the Preview Performance"

Eso sí, dado el gran número de solicitudes, es por sorteo... así que debe ser como la lotería de Navidad o algo, que para que te toque... puf ;)

Nada, un año de estos, nos apuntamos al sorteo, ya te lo digo.

Un besote

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja...Qué chispa tenía el hombre. Me ha encantado leer este pasaje en tu blog, porque para mí tampoco sería Año Nuevo sin el tradicional concierto. Me gusta comprobar que le pasa lo mismo a otras personas.

Un besazo

Ana