jueves, 9 de octubre de 2008

El color del Paraíso

Acabo de salir del cine. Desde que volví de Mallorca no había entrado en un cine otra vez, y no podía perderme la proyección de esta peli, ya que Nightmary me la había recomendado hacía tiempo.


El color del Paraíso (1999)
Dir. Majid Majidi

Esta peli, por lo visto, no llegó a España hasta 2003, y como es lógico, a Segovia no llegó nunca. La he visto gracias a un ciclo que están organizando de cine sobre discapacidades. Ayer mismo proyectaron 'Dancer in the Dark', de Lars Von Trier, y esta es la única peli por la que de verdad he querido arañar tiempo.

Es una película, como decimos Nightmary y yo, 'pequeñita'. Las pelis 'pequeñitas' para nosotras son aquellas que conservan el sabor de lo tradicional por contar con un reparto reducido, o tratar sobre un tema cotidiano, de una forma sencilla (que no simple) que llega al fondo sin grandes aspavientos ni derroches de presupuesto.

Llena de símbolos (está llena de lenguaje, me dijo Mary, por eso te va a gustar) que se siguen con facilidad si uno está atento (y no como las señoras que había a mi lado, qué petardas), es una película sencilla y muy muy honda, que hay que ver si uno es de corazón demasiado sensible con una caja de kleenex al lado. No llama a la lágrima fácil, sino que arranca la de más dentro. No recomendable para Yamila.

Comienza con oscuridad, una oscuridad donde se escuchan las cintas magnetofónicas que posee cada niño invidente como recuerdo de su familia durante la estancia en la escuela de Teherán. Termina con luz, una luz donde escuchamos el ruido de las olas y el quejido de las aves que migran hacia lugares donde quizá otros niños las escuchen y las busquen. La historia merece la pena, porque su ritmo es perfectamente lento y deliberadamente crudo. Con crudo me refiero al uso del sonido, que es una maravilla, y al encaje de los símbolos sonoros, que también lo es.

Impagables las escenas en que el niño encuentra letras y números en los guijarros del río, en los granos del trigo, en los sonidos del pico picapinos, en la arena de la playa...

Os la recomiendo para una tarde receptiva.

¡Un besote, que vuelvo a la tarea!

Findûriel

2 comentarios:

Elphaba dijo...

Yo siempre estoy muy receptiva a este tipo de películas, así que me has dejado la boca totalmente hecha agua.
Normalmente esta es del tipo que suelo conocer y los demas me dicen "¿y cómo te has enterado?". Esta ni me he enterado que existe. Qué pena.

Sonia dijo...

Hablando de pelis pequeñitas... "El Festín de Babbete".

De lo pequeña que es, se hace GRANDÍSIMA. De mis preferidas.

El Color del Paraíso la buscaré.