jueves, 16 de abril de 2009

Distancia

distancia

(Del lat. distantĭa).

1. f. Espacio o intervalo de lugar o de tiempo que media entre dos cosas o sucesos.
2. f. Diferencia, desemejanza notable entre unas cosas y otras.
3. f. Alejamiento, desvío, desafecto entre personas.
4. f. Geom. Longitud del segmento de recta comprendido entre dos puntos del espacio.
5. f. Geom. Longitud del segmento de recta comprendido entre un punto y el pie de la perpendicular trazada desde él a una recta o a un plano.


Hay muchos tipos de distancia.

La distancia física que, como decimos en mi tierra 'no jode pero atormenta'. Puede remediarse de forma pendular, o de forma permanente (por un acercamiento prolongado o un final cartesiano). En la era de la comunicación y los transportes que vivimos no es insalvable, es más, muchas veces es incluso una elección voluntaria. Puedes ver cómo crece tu sobrino a través de una webcam, o hablar con tus padres por skype mientras vives en otra ciudad, otro país u otro continente. Otras cosas no se transmiten por internet, otrora, no podemos hacer llegar a los demás el olor de nuestra piel, el sabor de nuestros labios o el calor de nuestras lágrimas.

La distancia temporal es un tema curioso. Sobre todo cuando hablamos de 'choque generacional'. Por muy actuales que parezcan las personas, siempre hay detalles de su línea temporal que tarde o temprano chocarán con la tuya. E incluso nosotros mismos, con aquellos que llegan, tendremos nuestros más y nuestros menos y repetiremos ciertos cánones aunque hoy en día nos parezca imposible.

La distancia también puede ser emocional. Puede darse entre personas lejanas también en el plano físico, o entre personas que se ven, hablan o se comunican todos los días. Uno labra el campo para encontrarse con que quedan piedras escondidas en los surcos, y no se da cuenta hasta que ve los lugares que quedan yermos entre las umbrías hojarascas. La distancia emocional más difícil de salvar es la impuesta por la propia persona.


Porque... ¿es acaso lícito tratar de salvar la barrera que alguien eleva ante la lucha contra la muerte? ¿Está bien intentar apoyar a alguien que ha pedido explícitamente que se le deje en paz? ¿Cómo alcanzar a aquella criatura que se contrae ante el sentimiento de felicidad o de plenitud, cuando se le ha negado la tranquilidad anteriormente?

Por otro lado, ¿cómo expresar que quieres cercanía, que necesitas a los demás seres humanos para tener calor a tu lado? ¿Cómo salvar el pánico, el dolor, la angustia, y pedir un poco de amor? ¿Es egoísmo, es desesperación, es autocompasión, es debilidad, es cobardía, decir que necesitas?

¿Cómo paliar el desamparo?

Findûriel.


4 comentarios:

Finduilas dijo...

A mí, personalmete, me costaría muchísmo dejar en paz a alguien que quiero y sé que está sufriendo, aunq me lo haya pedido (vamos, que no sé si podría).
Y sobre la distancia emocional, tienes toda la razón. De hecho, crero que es la peor de todas, porque es progresiva, pero lo mata todo...Muchas veces se pueden mantener las cosas (amistad, amor, contacto con la familia..) a pesar de la distancia física, pero si no hay cercabñia emocional, pues la hemos liado.

Un besazo, hermosa!!

Anónimo dijo...

Aquí para lo que quieras. TQ.

Altáriel.

Selerkála dijo...

Tribu, tenemos que hablar.

Findus, no sé lo que esta pasandote, pero yo tengo que daros muy malas noticias.

Os adelanto un mail.

Besos.

Silmaril dijo...

Yo no sé si será lícito o no intentar salvar esa barrera que alguien eleva, o si estará bien o mal intentar apoyar a alguien que ha pedido explícitamente que se le deje en paz. Yo lo único que sé es que, personalmente, no podría quedarme a un lado sin hacer nada viendo cómo alguien a quien amo sufre, se debilita, se apaga, se consume, en la soledad, aunque sea su elección. Sé que yo sería la primera que lo haría, que pediría a la gente que quiero que se alejaran de mí por no verlos sufrir más, pero sin embargo, yo no podría, no he podido hacerlo, cuando a mí me han puesto en esa situación.
Sobre cómo expresar la necesidad de cercanía, de calor, de amor, ... No sabría qué responderte. Hay veces que surge natural, mana como un arroyo claro, pero otras veces, "casualmente" en los momentos en que más lo necesitas, no encuentras la forma de sacarlo, y si encuentras un mínimo resquicio por el que hacerlo en algún momento, siempre te asaltan esos sentimiento de egoísmo, de debilidad, de cobardía que tú dices. Supongo que lo único que nos queda es enfrentarnos a nosotros mismos y obligarnos a sacarlos, a pedir ese poquito de calor que evite que nos congelemos, ese madero que evite que nos ahoguemos. No es fácil, pero siempre hay alguien dispuesto a escuchar y a ofrecerte lo que pides ...
Y las distancias ... qué decir de ellas. La física que, como bien dices, "no jode pero atormenta", que se lleva, como bien sabes, como se puede. La temporal, que miedo me empieza a dar ya, cuando empiezo a darme algunos topetazos con ella ... Y la emocional, sin duda la peor de todas, la más dura, y la única que no tiene remedio ni tan siquiera admite diálogo a veces. No hay nada peor ni más doloroso que encontrarte con una distancia emocional impuesta que no puedes romper, porque no te dejan ... salvo la inversa, autoimponerte tú mismo una y no dejar que los demás la rompan ...

Post que me ha removido muchas cosas éste, prima, me ha hecho recordar y reflexionar acerca de demasiadas cosas ... Sabes que siempre me tendrás para cuando me necesites ¿verdad? Ni distancia física, ni temporal, ni emocional ... Sólo "dame un silbidito" ...
Te quiero mil, ¿lo sabes, no?