lunes, 14 de diciembre de 2009

Una mirada general a las festividades judías (IV)

Llega el turno de una de las festividades más bonitas y más detallistas de todo el calendario de las festividades judías, si no la que más. Y creo que la más importante. Tanto, que los judíos seglares la observan aunque no observen las demás. Fomenta el encuentro entre familiares, la reunión de seres queridos y también enraiza profundamente con la labor de relevo generacional en la religión, sociedad y culturas judías: La Pascua. Tanto, que creo que lo dividiré en dos partes: la explicación de la pascua en sí, y la preparación y ceremonia del Seder, cena de Pascua.

PÉSAJ

Es la Pascua judía, celebrada del 14 al 22 de Nissam (el Seder [cena de pascua] se lleva a cabo el 15 de Nissam). Se conmemora la libertad del pueblo de Israel de la esclavitud egipcia, por mano de Moisés e intercesión divina.

LA LIMPIEZA DEL PÉSAJ

Está escrito en la Torá que la levadura no debe entrar en la casa en los dias de pascua, es un símbolo de que rechazamos las ‘pasiones inflamadas’ (como la lujuria, la ira, el orgullo) que nos ‘hinchan’ como se hincha el pan con la levadura. Además, los judíos en aquel acontecimiento histórico no tenían ocasión de 'elaborar' el pan, así que lo comían de ese modo. Es un recuerdo a su sacrificio, sufrimiento y avatares.

Los días previos a la pascua, se examina minuciosamente la casa para que no quede el más mínimo rastro de pan leudado (pan con levadura, llamado Jametz) en la casa. Esta limpieza eliminará tanto los elementos leudados como cualquier levadura que podamos tener.
Se lleva a cabo la purificación de los utensilios de cocina: las sartenes a través del Libun ‘poner al rojo’ (se meten en el horno y se calientan a altas temperaturas hasta que cualquier partícula o miga se debería desintegrar), las cacerolas a través del Haggalah ‘hervir en agua’ (se prepara un recipiente grande donde se hierven los utensilios y cazuelas).

El pan que se comerá es Matzá ‘ácimo’, y será profundamente simbólico en el Seder (lo veremos en la siguiente entrada). Se es extremadamente minucioso en esta tarea, llevando ropa nueva o guardada para la pascua, e incluso deshechando fuera de la vivienda objetos de calle (como las bicicletas). Antes de entrar a la casa desde la calle, donde partículas de jametz se nos podrían haber adherido a la ropa, la piel o los zapatos, se efectua un cuidadoso cepillado de las prendas y se dejan los zapatos en el recibidor. Se recomienda que los juguetes de los niños sean, o bien casher (guardados durante el resto del año sólo para la pascua), o bien nuevos, para que no haya ni rastro de jametz en ellos.

La limpieza más importante se lleva a cabo la noche anterior, el 14 de Nissam. Por el día se inspeccionan los lugares que se ven a la luz del sol, sin mover muebles ni mirar en rincones oscuros: eso se reserva para la noche, que es cuando se hace la limpieza verdaderamente ritual. Sin embargo, en el crepúsculo no se permite limpiar. Hay que eliminar cualquier partícula lo suficientemente grande como para poder cogerla con los dedos y ponerla en la lengua.

Unos días antes de la pascua se esconden 10 pedazos de pan leudado en la casa, que deben encontrarse en la noche anterior al comienzo del Pesaj. Representan las 10 órdenes de ángeles malignos que existen como contraposición a las 10 órdenes de ángeles benignos. Normalmente se encarga la búsqueda a los niños de la casa, que reciben dinero o regalitos como premio.

ORACIONES ESPECIALES

En la sinagoga, durante estos días, se recita la oración del Halel (alabanza) incompleta. Se cuenta que cuando las aguas del Mar Rojo se cerraron sobre los egipcios, los ángeles quisieron cantar canciones de alegría, pero YHWH se opuso, porque también le dolió perder a sus hijos los egipcios en aquellas circunstancias ‘No cantéis' les dijo a los ángeles, 'pues obra de mi mano también se ha perdido’

ALIMENTOS NO CASHER EN PASCUA

Como pieza central de la celebración de la pascua, especialmente del Seder, durante el resto de días pascuales se prohíbe ingerir alimentos que lleven los ingredientes susceptibles de formar el jametz (a saber: trigo, cebada, centeno, avena o espelta). La prohibición de los ingredientes anteriormente mencionados comprende también los alimentos de la categoría de Kitniot, o leguminosas, lo que extiende su prohibición a alimentos como arroz, garbanzos, letejas o alubias. Los Askenazíes no los toman porque podrían o bien confundirse con jametz (por ejemplo, la harina de arroz confundirse con la de trigo) o confundirse en la recolección (por ejemplo, que se mezcle algún grano o partícula de trigo en el arroz)
Sin embargo, la posesión de kniot o su tenencia en la casa no están prohibidas en pascua. Incluso cosas que están hechas con kniot (polvos de arroz como maquillaje o calmante para la piel, por ejemplo) pueden usarse siempre que no se ingieran.
Los sefardíes sí comían kniot en la pascua, por ello, se puede ver a descendientes de sefardíes comiendo arroz durante el Pésaj.

PREPARANDO EL SEDER

Como os dije, en la siguiente entrada os hablaré del Seder. Pero antes, como aperitivo, os enumeraré una lista de cosas que debéis tener mentalmente presentes. Imaginaos que tenéis que preparar una mesa para el seder... estas son las cosas que debe haber:

En la Mesa del Seder

Plato de Seder con:

  • Tajadas de apio/perejil/patatas (Karpas).
  • Lechuga (Maror).
  • Rábano picante (Jazeret).
  • Jaroset.
  • Hueso de pollo asado (Zeroa).
  • Huevo duro (Beitzá).

- Cobertor de Matzá con 3 matzot.
- Plato con matzot adicionales.
- Botellas de jugo de uva.
- Botellas de vino.
- Copa para Eliahu.
- Tazón pequeño con agua salada.

En Cada Puesto

- Copa de Kidush.
- Almohada para reclinarse.
- Hagadá.

Objetos Especiales

- Dulces para "buenas preguntas y respuestas".
- Accesorios para recrear las Diez Plagas.
- Premios para Afikomán.

Y todo esto... ¿para qué? Pues tendréis que esperar a la siguiente entrega...

2 comentarios:

Estelwen Ancálimë dijo...

Pero, ¡cómo mola tu serie de entradas temáticas! En serio, me encanta. Los judíos son adorables, y sus fiestas divertidísimas. De verdad que no entiendo cómo les han podido tener tanta tirria durante tanto tiempo, con lo absolutamente adorables que son. Te vas a reír, pero eso de hacer pogromos contra los judíos me recuerda a los típicos niñatos gamberros y crueles que disfrutan torturando gatitos. ¡Qué bien que por fin los hayan dejado en paz!ç

PD: ¡Yo quiero celebrar las fiestas judías! ¡Sobre todo Pésaj y Purim!

PD2: Y esta afirmación no entra en contradicción con la que hice yo en mi blog hace algunas entradas, porque, ya que Cristo era judío, como cristiana considero que no es incoherente celebrar yo también las fiestas judías. Como yo siempre digo, si el Hijo de Dios era judío, es que el judaísmo tampoco andaba tan errado... ;-)

Besos:

Estelwen (la Ecuménica)

Findûriel dijo...

La única pega o pena que hay con los judíos de hoy en día (como cultura) es que la rama sefardí en concreto se ha perdido en gran medida. Casi todos los representantes del pueblo judío actuales son askenazíes, y la rama sefardí tenía también rasgos de identidad que cada vez se diluyen más...