miércoles, 21 de octubre de 2015

El camino del anillo: parte III - Libro I, capítulo 3

Puedes encontrar el análisis del prólogo aquí.
Para el análisis de los capítulos 1 y 2, ve aquí.

El artículo de la semana pasada tuvo muchos lectores y multitud de comentarios, tanto en e blog como a través de las redes sociales, ¡muchas gracias! ¡Seguid leyendo y comentando!


EL CAMINO DEL ANILLO

PARTE III - LIBRO I, CAPÍTULO 3


Tres es compañía

Ya con el título de este capítulo queda claro que son tres los hobbits que salen de Hobbiton, en dirección a Cricava. En concreto, salen juntos Frodo, Sam y Pippin, quienes más tarde tienen planeado encontrarse con Merry. Para los vecinos, la versión oficial es que se muda a Los Gamos, hogar de su infancia donde se crió cerca de sus primos Brandigamo. Por si acaso a alguien se le ocurriere preguntar.

Pero... ¿quién preguntaría por Frodo en Bolsón Cerrado o sus inmediaciones?

Nazgul, por el artista finlandés Puolukkapiirakka
Pues sí, amigos, lo que en ese momento los hobbits llaman 'Jinetes negros' o, como los conoceremos más adelante, los nazgûl.

LOS ESPECTROS DEL ANILLO

¿Qué sabemos de los nazgûl? ¿Cuáles son sus nombres? ¿Sus caballos también son espectrales?

El nombre nazgûl es un nombre en Lengua Negra, esa lengua que Sauron creó para comunicarse con sus criaturas, la misma en que está escrita la inscripción del anillo. Si os dais cuenta, tal y como se lee la inscripción en Lengua Negra podemos encontrar un término similar: nazg (ash nazg durbatulûk... ¿recordáis?). Nazg significa 'anillo', así que aquí tenéis una clave para comprender el significado del término nazgûl, los 'Espectros del Anillo' (Ringwraiths en inglés).
En manuscritos y mecanografiados tempranos de la obra de Tolkien se los llama en lengua élfica los Uláiri, término que sería descartado en ediciones posteriores y de significado incierto. Es posible que este nombre estuviese compuesto de las partículas en quenya ul- (monstruo, criatura horripilante) y aira (eterno, interminable). Es decir, podríamos aventurar la traducción de este término como 'monstruos de vida eterna, monstruos inmortales'.
Los orcos de Mordor los llaman Gritones (Shriekers en el original), seguramente en alusión a los gritos de sus Bestias Aladas.

Los espectros del anillo una vez fueron del pueblo de los hombres, esas nueve personas a quienes Sauron corrompió regalándoles los nueve Anillos de Poder. Los anillos los convirtieron en criaturas espectrales, dotadas de una longevidad más allá de los límites humanos. La primera presencia de nazgûl en la historia la encontramos en el año 2250 de la Segunda Edad, con lo que su origen debe por fuerza ser anterior a esta fecha.

El único espectro del que conocemos su nombre y además algo de su historia es Khamûl el Oriental. También era apodado La sombra del este (Cuentos Inconclusos 3, IV) o el Oriental oscuro (seguramente debido a sus inclinaciones vitales o quizá por su rechazo a la luz del sol). Seguramente fuese un caudillo o líder de los orientales que comenzaron a venerar y seguir a Sauron en los Años Oscuros.


Khamûl el oriental en la ilustración Sniffing, por el artista español Diego Gisbert
El capitán de los nazgûl es el llamado Rey Brujo de Angmar (Witch King) en la obra de Tolkien, de quien no conocemos más datos que su título. Sabemos que era el que más fieramente percibía la presencia del Anillo (seguido de cerca por Khamûl). Había fundado el reino de Angmar al norte de las Montañas Blancas en oposición al reino de los dúnedain, asentando su capital en Carn Dûm. Tras una larga y cruenta guerra que duró más de quinientos años, donde las huestes de Angmar se aliaron con el reino de Rhudaur y los dúnedain fueron diezmados y condenados a vivir en una continua huida tras la pérdida de los reinos de Arthedain y Cardolan. El Rey Brujo conoció la derrota frente a elfos y gondorianos y huyó a Mordor, donde reunió a sus ocho compañeros de nuevo. En ese momento fue cuando Glorfindel pronunció su profecía, que afirmaba que su destino final estaba lejano, y que ningún hombre lo derrotaría.
El Rey Brujo de Angmar se convertiría entonces en el Señor de Morgul tras tomar Minas Ithil y convertirla en Minas Morgul. Veremos más adelante también que no todo el mal se dispersaría de sus antiguos reinos, y no tardaremos mucho en descubrir la naturaleza espectral que se impregnó en aquellas tierras. Entre los orcos se lo conocía como 'el Número Uno'.
Entre los eorlingas se lo llamó Dwimmerlaik, título que proviene del inglés antiguo y viene a significar 'arte mágica', aunque atendiendo a las palabras rohirrim en la obra de Tolkien (sobre todo tomando como base vocablos similares como Dwimordene o Dwimorberg) tendría un significado más próximo al de 'espectro' o 'fantasma'.


Witch King of Angmar, por la artista rusa Kimberly80
Más allá de estos dos nombres e historia mucho más no conocemos, aunque lo que sí se menciona en el Silmarillion es que al menos tres de los espectros eran 'grandes señores númenóreanos'. Aun hoy hay debates encendidos sobre si Gothmog sería o no un nazgûl, pero como Tolkien no lo afirma categóricamente (de hecho, no menciona a qué raza o pueblo pertenecería este personaje) vamos a ser cautelosos de momento.

Si alguna vez os topáis con más nombres para los nazgûl, seguramente se trate de nombres sacados del juego de cartas y rol de Iron Crown Enterprises, que se hizo muy famoso y creó toda una mitología paralela.

Y ¿qué ocurre con los caballos de los nazgûl? Pues realmente son caballos normales, vivos y no-tenebrosos. Sauron trató de conseguir corceles negros de los establos de La Marca pero, ante la negativa de los eorlingas a venderle nada, al final terminó robándolos. No podemos imaginar los tormentos a los que se sometió a tan magníficas bestias o el terror de debieron sentir al ser montadas por tan horrorosas criaturas, pero los caballos, amigos, son caballos normales. Por las pocas referencias que aparecen en los libros, sabemos que en concreto los caballos que cabalgan los Nueve fueron criados y adiestrados en Mordor, pero descienden de caballos eorlingas.
Veremos, en un noble gesto gondoriano, a Boromir defendiendo a La Marca cuando se los acusa de 'pagar un tributo en caballos a Mordor'. Pero eso será más adelante...

También me gustaría mencionar un detalle más: el olfateo. Si habéis visto las películas de Peter Jackson, seguramente habréis escuchado a todo volumen el chillido de los nazgûl. Pues bien, aquí habréis visto que los nazgûl no chillan, sino que su silencio sepulcral es aún más pavoroso que cualquier chillido. De hecho, cuando Hamfast Gamyi habla del 'extraño' que lo interrogó dice de él que tenía una voz extraña, pero nada sobre que sea chillona o siseante. De hecho, oiremos a los espectros chillar en un futuro, pero no aquí. Como Tolkien mismo señala en su carta a Forrest J. Ackerman (la número 210 en Cartas: de J.R.R. Tolkien) "The Black Riders do not scream, but keep a more terrifying silence".

FRODO Y EL RÍO

¿Qué significa el nombre Brandivino, y qué otros nombres recibe este río?


Brandywine, por el artista finlandés Mikko Eerola
Siguiendo a los hobbits en su camino a Cricava, vemos los destellos de la luz refractada en el río Brandivino (Brandywine en el original). Este río, que se menciona varias veces en los primeros capítulos de la obra, tiene una historia muy interesante.

El nombre del Brandivino entre los elfos es Baranduin, que viene a significar 'río marrón-dorado', ya que baran- tiene esa connotación de 'marrón, amarillento, dorado oscuro'. Las aguas de este río impetuoso debían tener el color de una corriente precipitada. Tolkien mismo dice que los hobbits debieron tomar el nombre del sindarin y transformarlo en Bralda-nîn, que significa 'agua fronteriza', dado que marcaba la frontera este de La Comarca. Debido al jocoso carácter hobbit, este nombre terminó derivando en Bralda-hîm, 'cerveza impetuosa', de donde Tolkien 'traduciría' el nombre a esta mezcla de brandy y vino.

Se nutre de varios afluentes, pero su nacimiento es lo más notable: sus aguas provienen del lago Evendim, una masa de agua enclavada en las Emyn Uial y que tuvo en su orilla sur la ciudad de Annúminas, capital del reino humano de Arnor. Esta ciudad fue fundada por Elendil, y albergó una de las palantíri, que fue hundida por el rey Arvedui en las frías aguas del norte. También aquí se custodiaban los fragmentos de Narsil.
Como las Emyn Uial rodeaban la cuidad por el sur y el oeste, y el lago se extendía por el norte, es lícito pensar que el Baranduin era la vía de comunicación de los habitantes de Annúminas con el mundo exterior.
Otra reliquia del pasado que recuerda tan gloriosa ciudad es el Cetro de Annúminas, un bastón plateado que originariamente simbolizaba a los señores de Andúnië, en Númenor. En la Tercera Edad, época en la que transcurre El señor de los anillos, se trata de la obra hecha por manos humanas más antigua que existe. Cuando el reino de Arnor cayó, fue custodiado por los jefes de los Dúnedain del norte, y después por Elrond, hasta... bueno, ya lo veremos en entregas futuras.

¿Qué historia se esconde detrás del nombre de Frodo?

Como vimos en entregas anteriores, los nombres de los hobbits que Tolkien utiliza en su novela no corresponden con los nombres originales de los hobbits. Como también apunta Christopher Tolkien en Los pueblos de la Tierra Media, los nombres masculinos de los hobbits acabarían en a, siguiendo la costumbre nórdica.

Entonces, ¿quién era Froda

Encontramos una historia harto interesante en El camino a la Tierra Media, de Tom Shippey, a este respecto. 
El nombre de Froda proviene de las leyendas más oscuras del norte. Aparece como padre de Ingeld en Beowulf. Bajo la forma noruega del nombre, Frothi, encontramos varias historias. Frothi fue un rey danés en la época de Jesucristo (Saxo Grammaticus circa 1200, Snorri Sturluson circa 1230), cuya historia no refleja casi ningún hecho porque durante su mandato hubo paz. Paz absoluta. No tuvieron guerras, traiciones, asesinatos, latrocinios, y las anillas de oro descansaban al descubierto sin que nadie las tocara. A este periodo se lo llamó Frótha-Frith, “La paz de Frothi”. 
El final de esta época dorada llegó por una avaricia desmesurada, o por un desmesurado amor a los súbditos... porque, según se nos cuenta en el poema éddico Grottasöngr, “La canción de Grotti”, esta paz era fruto de un molino mágico que dominaba el rey, que era movido por dos gigantas. El molino producía al mismo tiempo oro y paz. Pero Frothi no les dio jamás descanso a las trabajadoras (porque quería mucho a su pueblo... o deseaba más oro). Las gigantas entonces molieron un ejército y derrocaron al rey. Se dice que la batalla fue tan tremenda, que el molino terminó en el fondo del mar. Las gigantas aún le dan vueltas, y el molino produce sal, por eso la mar es salada. 

Aparte de su narración mítica, la verdad es que sus años de reinado en paz no serían recordados. Su hijo Ingeld reinaría con crueldad y avaricia. Paradójicamente, Ingjaldr continuó siendo un nombre noruego muy común y usado durante siglos. De Frothi, sin embargo, no se habló más y fue olvidado.

GILDOR INGLORION, EL ELFO OLVIDADO


Meeting Elves 2, de Peter Xavier Price
Sí, amigos, ¡hemos visto elfos! ¡Y mucho antes de llegar a Rivendel, o de encontrarnos con Arwen Glorfindel! ¿Qué brujería es esta?
Para los que ya habíais leído la obra de Tolkien no os será extraño encontraros con la compañía de Gildor. Para los que no, ¡bienvenidos a la fiesta de la Hermosa Gente!

Gildor marcha con su compañía hacia los Puertos Grises, pero poco sabemos sobre su ascendencia, linaje o historia. Su sobrenombre, Inglorion, es un patronímico y significa 'hijo de Inglor'.
En el momento en que Tolkien estaba escribiendo esta parte de la historia, el nombre Inglor se adjudicaba a un personaje muy importante de la mitología tolkiniana: el que después sería Finrod Felagund, hermano de Galadriel y que fundó la torre de Minas Tirith (no la de Gondor, sino la que estaba cerca de Gondolin) y habitó las cavernas de Nargothrond.

¿Significa esto que Gildor es hijo de Finrod? Pues... seguramente no, de hecho, en el libro él se identifica como 'de la casa de Finrod'. Tolkien mismo afirma categóricamente que Finrod no se casó nunca ni tuvo hijos. Puede que Tolkien simplemente reutilizara un nombre que desterró después (al cambiar Inglor por Finrod), o que esté sugiriendo que Gildor era de noble ascendencia aunque no se nos mencionen más datos de su familia.

En esta parte del capítulo podemos leer nombres 'extraños' como Remmirath, Borgil o 'La Espada del Cielo', Menelvagor (aunque una traducción más acertada sería 'El espadachín del cielo', pues en la versión original es The Swordsman of the sky) . Son nombres que los elfos dan a distintas constelaciones o cuerpos celestes.


Professor, por la artista rusa Kimberly80, donde se ven algunas constelaciones de su obra
El Remmirath sería lo que hoy en día conocemos como las Pléyades, las Siete Hermanas o los Siete Cabritillos. Estas estrellas están unidas por una formación nebulosa que las hace parecer 'enredadas' en una fina gasa azulada, por ello, Tolkien también las llama en su obra Netted Stars, red de estrellas.
Borgil es una estrella de color rojo que brilla como una joya de fuego, que es más o menos lo que significa su nombre en sindarin. La hipótesis más plausible es que formase parte del propio Menelvagor, ya que se la identifica con Betelgeuse, la estrella roja del codo norte de Orión.
Porque sí, amigos, Menelvagor o 'El espadachín del cielo', con su brillante cinturón, se trataría de Orión. Es una de las constelaciones más importantes del cielo tolkiniano junto con el Valacirca, la 'Hoz de los Valar' (la osa mayor). Los elfos le dieron varios nombres: Menelvacar, Menelvagor o Telumehtar. Es una de las constelaciones primigenias colocadas por Varda para desafiar la oscuridad de Melkor. Sus dos estrellas más brillantes también tienen nombres élficos - la ya mencionada Borgil, y Rigel, que sería la tolkiniana Luinil. El nombre de Luinil, 'estrella azul' también nos sugeriría el posible nombre de Neptuno. Menelvagor es el nombre del enemigo de Melkor en los Cuentos Perdidos, para los elfos es el símbolo de un guardián celestial que siempre los protege. Más adelante, será identificado como la representación de Túrin Turambar, quien está destinado a volver en el final del mundo y derrotar a Melkor. La ascensión de Menelvagor al cielo sobre Cuiviénen fue el momento en que los elfos comenzaron a cantar, por eso, la compañía de Gildor comienza a cantar cuando la ven alzarse esa noche.

No pidas consejo a los elfos, pues te dirán al mismo tiempo que sí y que no

Esta afirmación me da pie a contaros una pequeña anécdota o broma. En el artículo Negation in Quenya que aparece en el Vinyar Tengwar 42 (pp. 32-34),  escrito por Bill Welden, se comenta que Tolkien era bastante inconstante e impredecible en algunos aspectos de su creación lingüística, debido a las constantes revisiones a las que sometía su obra.

La palabra _laa_ fue la palabra para 'no' en las etimologías de mediados de los años '30, pero se convirtió en la palabra para 'sí' sobre los años '60... aunque en los '70 volvió a significar 'no'.
Lo mismo sucede con el prefijo il-, que significó en algunas épocas 'todos' y otras veces 'ninguno'.


Así que sí, a lo mejor si pides consejo a un elfo te dirá y no sabrás a qué atenerte...

------------------------------

Espero que os haya gustado esta nueva entrega aunque se haya hecho de rogar. Para la siguiente nos esperan Bam, Maggot, más amenazas oscuras, Merry...

La siguiente entrega versará sobre el capítulo 4, Un atajo hacia los hongos. Como siempre, podéis seguirme en mi cuenta de twitter donde anunciaré posibles aplazamientos y detalles sobre la siguiente entrega. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog.

------------------------------

Para profundizar más sobre los temas tratados en este artículo, os recomendaría la lectura de las Cartas, de J.R.R. Tolkien (editadas por Humphrey Carpenter y Christopher Tolkien), en especial la carta 210 donde Tolkien comenta el guión cinematográfico de Forrest J. Ackerman. También os recomendaría un vistazo al tercer capítulo de los Cuentos Inconclusos.
Sobre las estrellas, os recomiendo este artículo en castellano escrito por Javis Felagund, o este otro en inglés más extenso y con más referencias.
Sobre la compañía de Gildor y su uso de las lenguas élficas, os recomiendo el artículo de Josu Gómes ¡Son altos elfos! ¡Han nombrado a Elbereth! que aparece en la revista ESTEL 41 (los que la tengáis en casa).

Desde aquí, mi agradecimiento a los ilustradores que aparecen en este artículo, pues todos me dieron permiso para usar su obra / I would like to thank all the artists who allowed me to use their illustrations in this article.

5 comentarios:

Criatura dijo...

Estoy disfrutando y aprendiendo muchísimo con cada capítulo. Ojalá completes el libro entero. Esto es "El Señor de los Anillos. Anotado." ;) Ánimo y sigue así, porque realmente engancha.

Anónimo dijo...

Neiko

Interesantes apuntes sobre los nazgul, constelaciones, nombres, etc.
Respecto al sufijo -ion, ¿se aplica tanto.a hijos como a hijas? Quiero ponerlo en practica. No sonaría mal eso de Raulion, jajaja.
Recuerdo la lectura del husmeo del Nazgul sobre los hobbits como un momento de pavor de los que hiela la sangre.
Me ha llamado la atención que Gildor denomine a su grupo como elfos desterrados. No recuerdo su historia, ¿Podríais explicarmela?
Y además de con el Elen sila lumen omentielmo, me quedo con la frase de Gildor sobre la conveniencia aconsejar a los demas.
Un saludo.

Yami dijo...

¡¡Me encanta!! Gracias por el post ^_^

Sito Varela dijo...

leído!

keleb-dûr dijo...

En este capítulo me llama la atención dos cosas. Una es el tamaño de la Comarca. No sé por qué, la primera vez que leí ESdlA se me metió en la cabeza que la Comarca es más pequeña de lo que es. En mi imaginario desde Hobbiton se verían los Gamos y esto no puede ser porque hay unas 200 millas de este a oeste. Me cuesta deshacerme de esta imagen así que cuando los hobbits parten y tienen varias jornadas hasta los Gamos tengo que hacer bastante esfuerzo para visualizar el paisaje.

La otra es la Compañia de elfos de Gildor. Se supone que terminarán yendo a los Puertos Grises pero refiere que se están demorando y da la sensación de que ya lkevan tiempo yendo y viniendo por la zona. Además habla de Compañias Errantes de ekfos. No sé si simplemente serán grupos de elfos que van vagabundeando, por la melancolía que les causa abandonar la Tierra Media hasta que ya no puedan demorarse más o si quizá tengan una misión de vigilancia. En cualquier caso es notable la capacidad que tienen para montarte un banquete así en un momento en medio del bosque jajaja como wedding planners no tienen precio