sábado, 5 de mayo de 2007

Rían

Rían, esposa de Húor, vivía con el pueblo de la casa de Hador; pero cuando llegó a Dor-Lómin el rumor de la Nirnaeth Arnoediad, y sin embargo no tuvo noticias de su señor, empezó a desesperar y echó a andar sola por el descampado. Allí habría perecido, pero los Elfos Grises acudieron a ayudarla. Porque parte de este pueblo tenía su morada en las montañas al oeste del lago Mithrim; y allí la condujeron y dio a luz a un hijo antes de que terminara el Año de la Lamentación.

Y Rían dijo a los elfos: - Sea llamado Túor, porque ese es el nombre que le dio su padre antes de que la guerra se interpusiera entre nosotros. Y os ruego que lo criéis y lo mantengáis oculto a vuestro cuidado; porque preveo que será ocasión de un gran bien para los Elfos y para los Hombres. Pero yo he de ir en busca de Húor, mi señor.

Entonces los elfos se apiadaron de ella; pero un tal Annael el único entre todos los de ese pueblo que había vuelto de la Nirnaeth, le dijo: - Ay, señora, se ha sabido que Húor cayó junto a Húrin, su hermano; y yace, según creo, en el gran montón de muertos que los Orcos han levantado en el campo de batalla.

Por tanto, Rían se puso en camino y abandonó la morada de los Elfos y atravesó la tierra de Mithrim y llegó por fin a la Haudh-en-Ndengin en el yermo de Anfauglith, y allí se tendió y murió. Pero los elfos cuidaron del pequeño hijo de Húor, y Túor creció entre ellos; y era blanco de cara y de cabellos dorados, como los parientes de su padre, y se hizo fuerte y alto y valiente...

(J. R. R. Tolkien, Narn I Hîn Húrin. Siempre me encantó Húor)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Belegurth:

:( ains, vaya imagen acompañamos a los textos.

Findûriel dijo...

Bueno... es ella, llorando, y escurriendo sus vestiduras empapadas en llanto. que quieres, me pareció adecuada... es que no te gusta?
Findûriel, que por lo visto ha mmetido la pata