Posted by Findûriel in , | 18.6.07 3 comments
Sí, anguilas. Eels.
Adoro este grupo. Descubiertos por mi amiga Carmen (que anda por los Londres trabajando en el British Museum, la tía), hicieron amenos y muy soportables mis viajes diarios de cien kilómetros a la universidad.

El primer disco que escuché de ellos fue Electro-shock Blues, hasta la fecha, mi disco favorito3, después de Beautiful Freak y de Daisies of the Galaxy, y antes que Souljacker. Pero esta clasificación es alfabética, no os vayáis a pensar. Todos sus discos me gustan por igual (aún no le he hincado el diente a Blinking Lights and other Revelations, porque es un doble y es muy caro).

Quien escucha por primera vez a Eels normalmente se siente golpeado por la música tan extraña que hacen: ¡son los reyes del sampler! Encuentras en su música viejos y rayados vinilos, cajitas de música, cascabeles, coros sacados de la parte baja de un cajón de saldos, maracas, sonidos de cristales, de monedas al caer, de cubos de basura... en fin, de todo. Y todo a su alrededor se convierte en un circo macabro, en un glamouroso desfile de freaks.
Y en directo... ¡en directo son la bomba! (por lo que he podido ver en vídeos, nunca he tenido la fortuna de verlos en vivo). Muchos grupos se atan demasiado a las máquinas, y después en directo son una basura. Eels, definitivamente, NO está en ese grupo.

La canción pertenece al disco Electro-shock Blues, se llama Last Stop: This Town, y tiene dentro rasgueos sordos, una cajita de música, coros inciertos, repetitivas notas de viola y la voz peculiar de Mr. E, el cantante.
Y en el vídeo vemos la extraña clonación de Mr.E en una zanahoria. Nadie como los Eels para hacer cosas de estas...


3 comentarios:

Marta dijo...

Me china mucho esa zanahoria...

Findûriel dijo...

jajajajajajajaja!!!

_Dios dijo...

fascinante!
La tengo conceptuada como una banda depresiva, pero el videoclip está muy divertido.
Voy a seguir viendi qué encuentro

Bookmark Us

Facebook Favorites Twitter