lunes, 4 de junio de 2007

Vaya folklore

El folklore, según el diccionario de la RAE es:

(Del ingl. folklore)
1. m. Conjunto de creencias, costumbres, artesanías, etc., tradicionales de un pueblo.
2. m. Ciencia que estudia estas materias

La palabra en inglés, desmembrada, viene a significar "sabiduría del pueblo" (Folk+lore)
Señoras y señores, el folklore (me gusta la forma inglesa, las de folclore o folclor me dan un poco de dentera) es un método barato, más o menos sencillo y cercano para combatir la enfermedad llamada "globalización", para fomentar el crecimiento de la "identidad", y para convertir las experiencias lúdicas en recreaciones históricas sin necesidad de grandes infraestructuras. El folklore precisa de pocos recursos. Muchas veces con una cuchara, la voz y los pies, es suficiente.
A menudo nos encontramos embobados ante folklores lejanos y nos olvidamos de que en la puerta de al lado, en la calle, en los ojos de la gente de nuestra tierra, subyace un folklore propio e inimitable. No es malo el hecho de admirar los folklores ajenos, al contrario. Pero quizá por la vergüenza, quizá por el despiste, o por el poco interés por lo cotidiano, nos olvidamos del propio.
El folklore es un ente en peligro de extinción. En muchas regiones de España ya se ha perdido, y en otras, se ha transformado tanto con cruces de otras especies que su huella genética ha desaparecido. Y es la voz de nuestra propia garganta la que se quiebra, los pies de nuestra propia alegría los que se descalzan de alpargatas y medias de garbanzo, nuestras madreñes las que se rompen, nuestras castañuelas las que se callan.

¿Que se les hace indigesto? ¿Que no están acostumbrados a su peculiar sabor? Sepan que el folklore, para estómagos poco hechos al contacto, puede mezclarse con los más variopintos ingredientes que nos ofrece el mercado musical.
Pero siempre sin olvidar que toda la música, desde el rock hasta el techno, pasando por el death metal, toda viene de la primigenia raíz del Yggdrasil musical: el folklore.

Como muestra, un botón. Dedicado el enlace a Celebrinlas, porque este video me ha flipado... ¡Me encanta el rabel! ¡Adoro las gaitas! ¡Me vuelven loca! Con todos ustedes, el Dulcissima del Cantus Buranus de Corvus Corax. Celebrinlas dice que son Góticos, como ella es la que entiende, pues eso. Es que sacan chirimías y todo, y mi instrumento favorito del folklore: la Zanfona. Si pudiera aprender un instrumento, sería ese... Disfrutadlo.




Findûriel. Porque, como decía el grandísimo Agapito Marazuela, "el trigo también tiene su canto"

5 comentarios:

Akin dijo...

¿De verdad es necesario acelerar el ritmo hasta algo muy parecido al chunda chunda para hacer una canción ¿Folk? ?

¿Es necesaria tanta escenografía para hacer una canción?

(sí, me estoy quedando muy anticuado pero a mí todo eso me parece una obra de teatro con un playback discotequero)

Findûriel dijo...

No es una canción folk, akin... es música gótica con toques de folk. Y la verdad es que prefiero este tipo de mezclas rockero-medievales a la gaita midi de Hevia, o a la rumba jazz, o demás engendros que nos hacen tragar a la fuerza los 40 principales.
Hat gente que no escucha jamás folk, y que jamás lo escuchará, porque es "de paletos". Suerte que tienes de que tu folklore haya encontrado público, galleguiño, porque el mío se muere... si al menos alguien escucha cosillas de los Celtas Cortos, que tienen dentro mucho folklore castellano, me resigno y agacho la cabeza.
Aunque todos os sabéis canciones del Nuevo Mester, malandrines!

Akin dijo...

La gaita de Hevia era horrorosa, todo lo que suene a Rumba lo descarto (salvo una canción de Mecano, curiosamente), y jamás escucho los 40.

En cuanto al folk, es la razón, junto a la idiomática, por la que me declaro nacionalista (bueno, por eso, y por tocar las narices a los anti-nacionalistas). Luego, si me preguntan, me declaro nacionalista cultural, y esgrimo los mismos argumentos de tu post (más o menos)

Findûriel dijo...

Muajajaja! Además, no sé si habrás escuchado folklore de los Balcanes, pero es así de acelerado (o más). Este grupo es alemán, pero me parece que mezcla un poco de todo. A mi hermano Aitor le suenan a pachanga XD
Todos somos nacionalistas de nosotros mismos, Akin. Por cieerto, ¿sabes que visito A Coruña este verano?
Besitos!

Gema dijo...

Pues a mí sí me ha gustado ... dan ganas de ponerse a girar y girar sin parar y de paso intercalar algún paso rápido de los que tienen las jotas ...
Silmaril
PD: la jota comunera se baila, verdad?? Pues si la respuesta es afirmativa, ves reservándome algún día (mejor varios, que soy torpe) para enseñármela ... Me encanta la jota comunera ...
Aissss siempre quise aprender a bailar jotas pero no pudo ser ... otro sueño frustrado.