miércoles, 7 de noviembre de 2007

Revisitando

Revisitando últimamente la parte de El señor de los anillos que concierne a la Batalla del Abismo de Helm...

There was a small postern-door that opened in an angle of the burg-wall on the west, where the cliff stretched out to meet it. On that side a narrow path ran round towards the great gate, between the wall and the sheer brink of the Rock. Together Éomer and Aragorn sprang through the door, their men close behind. The swords flashed from the sheath as one.

'Gúthwinë!' cried Éomer. 'Gúthwinë for the Mark!'

'Andúril!' cried Aragorn. 'Andúril for the Dúnedain!'

Charging from the side, they hurled themselves upon the wild men. Andúril rose and fell, gleaming with white fire.

A shout went up from wall and tower: 'Andúril! Andúril goes to war. The Blade that was Broken shines again!'

Dismayed the rammers let fall the trees and turned to fight; but the wall of their shields was broken as by a lightning-stroke, and they were swept away, hewn down, or cast over the Rock into the stony stream below. The orc-archers shot wildly and then fled.

En castellano viene a decir...

En un ángulo del muro de la fortaleza había una pequeña poterna que se abría al oeste, en un punto en el que el acantilado avanzaba hacia el castillo. Un sendero estrecho y sinuoso descendía hasta la puerta principal, entre el muro y el borde casi vertical del Peñón. Eomer y Aragorn franquearon la puerta de un salto, seguidos por sus hombres. En un solo relámpago las espadas salieron de las vainas.

-¡Gúthwinë! - exclamó Eomer -. ¡Gúthwinë por la Marca!

-¡Andúril! - exclamó Aragorn -. ¡Andúril por los Dúnedain!

Atacando de costado, se precipitaron sobre los salvajes. Andúril subía y bajaba, resplandeciendo con un fuego blanco.

Un grito se elevó desde el muro y la torre. -¡Andúril! ¡Andúril va a la guerra! ¡La Espada que estuvo Rota brilla otra vez!

Aterrorizadas, las criaturas que manejaban los arietes los dejaron caer y se volvieron para combatir; pero el muro de escudos se quebró como atravesado por un rayo y los atacantes fueron barridos, abatidos o arrojados por encima del Peñón al torrente pedregoso. Los arqueros orcos dispararon sin tino todas sus flechas y luego huyeron.

Me parece magnífica y estremecedora la parte en que, como si de un solo movimiento se tratara, ambos 'reyes' desenvainan las espadas a la vez. Ellos solos, en la rampa de entrada repleta de orcos, con los nombres de sus espadas flameando casi tanto como los brillantes tajos... y con sólo el nombre de la que fue forjada de nuevo los orcos se estremecen y huyen...

wow...

Findûriel, detenida en la Tercera Edad del Sol.

2 comentarios:

Selerkála dijo...

-"Palabra de Tolkien."
-"Te leemos profesor."

;)

Thorin Escudo de Roble dijo...

Aiya Eärendil Elenion Ancálima!!

Lo que viene a ser "Buenas", jeje!!

Me alegra mucho ver que no has perdido las viejas costumbres, Elanor Finduriel...

Sobre el fragmento del Abismo, a mí me encanta, sobre todo porque en el libro de "Las Dos Torres" recuerdo al personal que cuando llegan Éomer, Aragorn, Theoden y demás, los Uruk Hai de Saruman les pisan los talones...

Sinceramente, yo me sigo emocionando, no tengo remedio, con el "¡Ay, Ay, un balrog! ¡Ha venido un balrog!" o, si nos ponemos, con ese pedazo de momento lírico de la muerte de Boromir y su caída por los Saltos de Rauros mientras los 3 Caminantes le cantan honras fúnebres...

ARWEN EN EL HOBBIT NO!!

Besotes!!