lunes, 7 de enero de 2008

Los ocho mil

Parece mentira. Parece ayer cuando inauguré este blog, y el contador me canta la cifra de ocho mil. Una cifra demasiado impresionante para creerla. Pero ahí está, como pidiéndome un post especial. Y este lo es.

Hace tiempo que debía haber añadido esta entrada. Concretamente desde el verano, ese verano en que no tuve nada de nada de vacaciones, pero que logré escaparme un fin de semana a A Coruña.
En Coruña me esperaba toda mi familia, que disfrutarían de quince días de Galicia. Yo sólo tuve dos, y fue una pena que no fuesen más. Y en aquel viaje encontré dos cosas que iba buscando con fervor.
La primera de ellas fue la exposición de las películas de El Señor de los Anillos, de Peter Jackson. Sólo pude ver, por desgracia, la parte de Coruña. Estaba prohibidísimo hacer fotos. Lo que véis en esta foto a la izquierda no es el sitio donde se hizo la expo, sino un edificio en obras. El toldo, normalmente verde y feo (o decorado y hortera) que ponen para tapar los andamios, hacía publi de la exposición.


Esta sí es la fachada. Mi tesssssoro...

Una vez entramos, la verdad es que la expo estuvo muy bien. Lo primero era la cabeza de Bárbol, y unos Argonath de corchopán que te daban la bienvenida. La primera vitrina ya dentro no la pudimos ver hasta pasado un buen rato: el caso es que había como cinco mendas tapándola, y se pasaron quince minutos de reloj mirando sin moverse ni decir nada. Le dije a mi madre que lo mismo estaban rezando, porque aquello no era normal. Cuando al fin la dejaron libre (digo yo que murmurando amén) vimos que contenía el frasco de Galadriel, la cota de malla de mithril, el Libro Rojo de la Frontera del Oeste, Sting, y otros objetos, todos en tamaño hobbit. Sigo sin entender los quince minutos, vaya... Y a nuestra izquierda, ¡un enorme trol de las cavernas!

Un cajero para dominarlos a todos y atarlos en la hipoteca...

La expo repleta de trajes (a mi madre se le caía la baba), espadas, anillos, objetos, maquetas (la enorme torre de Orthanc y la de Barad-Dûr entre otras), armaduras (impresionantes, la que más me gustó fue la de Théoden), varas, prótesis... en fin, todo un mundo. Mención especial a la figura más impresionante de toda la colección: la barca de Boromir. Sólo dos palabras: ESTABA VIVO!! Y mi padre y yo nos hicimos unas fotos en el carro de Gandalf con perspectiva forzada, donde aparecíamos alternativamente uno 'tamaño-hobbit' y el otro 'tamaño-Gandalf'. Un flipe.

Y a la salida la segunda y más deseada sorpresa: por fin iba a conocer a mi queridísima seguidora, mi fan del alma, la más grande, la más maja, la más todo, Deraka-chan. Había visto una foto suya, pero en persona era aún más monérrima. Nos pegamos un abrazo de no te menees nada más vernos (que, por cierto, estaban intentando ligársela y ella tratando de librarse del moscón). Enseguida empezamos a frikear y gritar como histéricas, hablando de Nana, de Shikamaru, de Lee (OMG Lee!), de FMA (tienes que leerlo, D-chan!), de literatura, de Japón, de todo un poco y de casi todo. Me llevó a una ruta genial de tiendas de cómics y chapas (¡chapas de TODO!), a la feria del libro usado (donde cayeron un par, entre ellos uno de Kathy Acker), a comer tarta de almendras y de manzana y de cosas ricas, a sentarnos en un banco a hacer el loco y elogiar las Converse... en fin, a hacer todo aquello que me apetecía hacer con ella y sus fantásticas amigas (Silvia y Sabela) desde que la conocí.

Aquí estamos el grupo Fangirls de la Muette: Hatsune, Deraka y Silvia. Sabela hizo la foto :)

Me hizo unos regalos terriblemente monos, y aún la chiquilla me ha enviado una postal de Navidad con una chapa de Ravenclaw que me he apresurado a colgar en mi bolso favorito. La verdad es que desde que escribo fanfic no he encontrado a una persona tan dulce como ella, que esté tan loca como yo, y que sea capaz de extraerle a una sola frase un párrafo apasionado de comentario, y de desmayarse virtualmente o corretear por la habitación ante una sola ocurrencia...

La foto-zapatillas de rigor, of course

Le deseo muy feliz año nuevo, porque se lo merece. ¡Deraka, besos de tu Hatsune-senpai! Espero que tengas tiempo para ponerte al día con mis fic, y que te vaya muy bien en tu carrera. ¡¡Y que nos veamos pronto!!

Para ti mi entrada homenaje a los 8000 visitantes. Porque tú lo vales, y vales 8000 más.

1 comentario:

Silmaril dijo...

Waaaaaa, que envidia envidiosa me recorre!! Eso sí ... ¿DÓNDE está LA FOTO? ESA foto se merece aparecer en tu blog ... ¡porque es lo más grande!