domingo, 16 de marzo de 2008

Diecinueve

Dejemos hablar a los poetas.

1 comentario:

Selerkála dijo...

Toma ya!
Qué razón, señores, qué razón. Y es que a veces los puntos suspensivos son tan difíciles de llevar, que mejor poner punto y final. O tal vez no...No sé, jajajaja! ¡Yo también quiero un Hans Topo como Alt! XDDDD