jueves, 10 de julio de 2008

Perdonen las disculpas

Discúlpame, Nightmary, por fusilar un texto del cuaderno, pero es que la ocasión lo merece...


"La vida no es un problema a resolver, sino unas vivencias a experimentar (...) Nadie nos asegura que las soluciones, si es que existen y deben buscarse, hayan de ser racionales ¿Por qué esa obsesión en ser racional? ¿Por qué idolizar una forma de pensamiento, inventada por hombres del siglo V, hasta el punto de pedirle al mundo que también él sea racional y nos dé soluciones racionales a nuestras preguntas?

El mundo y la vida son como son. Los únicos que somos racionales somos nosotros. No es correcto inventar el racionalismo y luego proyectarlo sobre el mundo, y pedirle que sea racional. Esto es un proceso neurótico denominado en psicoanálisis transferencia. La cuestión no estriba en seguir haciéndole preguntas racionales a la vida, ni en seguir empeñándose en que el mundo actúe según una lógica racional; porque esta es una actitud paranoica nacida del miedo a la vida y a la imparcialidad de la Naturaleza.

La actitud mental sana consiste en buscar intensamente la experiencia, vivir las situaciones con la mente abierta, tratando de aprender por experiencia cuál es la ordenada irracionalidad del mundo. ¿Por qué tanto miedo a lo irracional? (...)

Detrás del miedo al cambio está el miedo a la muerte"


(Luis Racionero)

1 comentario:

NIGHTMARY dijo...

No te disculpes, que siempre me halagará que acudas a mis referencias de El Cuaderno(así, en nombre propio, no común, que de comunes no tenemos nada, querida). Las Filosofías del Underground del Racionero dan mucho pa' pensar... me encanta el tema de lo irracional de lo racional. Por esto mismo, mi única Biblia es Alicia en el país de las Maravillas.
Gracias por darnos un trocito de Irracionalidad!