sábado, 29 de noviembre de 2008

Lars and the Real Girl

Los dos días que el atípico viaje de vuelta de Valencia me mantuvo 'encerrada' en Madrid estuve en casa de Flordesombra, muy bien atendida y con multitud de frikismos que compartir. Ella acababa de venir de Londres y se había traido unos cuantos libros y un manojillo de películas. Estaba ansiosa por mostrarme esta.

Título: Lars and the Real Girl (Lars y una chica de verdad en la versión española)
Año: 2007
Director: Craig Gillespie
Reparto: Ryan Gosling, Patricia Clarkson, Emily Mortimer, Kelli Garner, Paul Schneider
Guión: Nancy Oliver

El argumento me sonaba, de haberlo oído en algún programa de cine. Lars, un muchacho tranquilo y solitario, aunque enamoradizo, rehúye el contacto físico de cualquier persona. Su hermano y su cuñada (sobre todo esta última) tratan de que vaya a vivir con ellos y deje de estar solo en el garaje de la casa, que se abra a los demás, que contacte con el resto de personas del pueblo que lo aprecian. Pero para él es extremadamente difícil, incluso doloroso.

Un día, Lars se acerca a la puerta de su hermano y anuncia que tiene una visita. Se trata de una mujer que ha conocido por internet, y quiere que ellos la dejen dormir en su casa. Encantados por la novedad, su hermano y su cuñada no pueden creérselo cuando al fin la conocen. Se llama Bianca, y está hecha de plástico.
Es una película que yo podría clasificar como la clase de comedia romántica que me gustaría ver. Es un film de corte independiente, con un guión que huye hábilmente del chiste fácil y de la línea argumental sentimentaloide. La actitud comunitaria de todos los habitantes del pueblo ante la presencia de la muñeca sorprende y gratifica, así como la elección argumental de mantener momentos privados en lo privado (no mostrarlos) y dotar al personaje de Bianca de una independencia inusitada.

Mención especial merecen las interpretaciones de Patricia Clarkson en el papel de la doctora, elemento equilibrante en la situación de delirio; y la de Ryan Gosling, el propio Lars, que está gigantesco en sus ademanes y sus actitudes.

Lars, así, se convierte en una especie de héroe en su pequeña porción de vida. Consigue ser más valiente de lo que ninguno de sus vecinos ha sido antes creando, creyendo y viviendo su relación con Bianca. Es capaz de presentarla ante su familia y su mundo cotidiano como un ente viviente, ya que vive a través de él. Es un medio, una justificación, un vehículo, un recipiente.. ¿y quién no lo es, en una pareja, sin necesidad de ser de látex? Así, el reflejo de la vida social a través de una figura de plástico se revela en una dulce metáfora de las relaciones interpersonales, del afecto de una familia, de las relaciones de pareja y de cómo ésta misma pareja permea hasta convertirse en el estado ideal: una parcela en la realidad, un elemento más de toda tu vida en general. Parte de tu vida cotidiana, familiar, sentimental y física.


Findûriel, larseada. Me encantó la película ^^

1 comentario:

Elphaba dijo...

Pues me apetecía mucho ver esta, pero no me había acordado más de ella.
Este Ryan promete mucho, a pesar del diario este cursi que le gustó a todo el mundo.