lunes, 5 de septiembre de 2011

Artículo 450 - So long, farewell, auf wiedersen, goodbye...

Ha sido un poco sin querer. No tenía una verdadera intención de que ocurriera, pero bueno, la señora Destino y su madre la Providencia, ayudadas por la doncella Curiosidad y la metomentodo de Casualidad se juntaron una tarde a tomar el té sin pastas. Y como no había pastas, se dedicaron a conversar. Y todos sabemos cómo acaban ese tipo de conversaciones, tratando de decir lo máximo en una frase con poco aliento (el que deja el corsé al inclinarse hacia delante, como toda buena confidencia exige) y de no mancharse los guantes (que no nos hemos quitado, al no haber pastas que mojar en el té).

El caso es que la entrada 450 coincide con un cambio, un gran cambio. El lunes pasado comencé a decir 'hasta luego' a algunas cosas, y 'hola' a otras.

En estos tiempos de crisis, señores, la individua abajo firmante cesa su contrato, agarra los bártulos y se marcha al Mediterráneo. Más concretamente, a un pueblo de Mallorca llamado Sóller, a vivir con el inconsciente de su novio, que ha tenido la ocurrencia. A finales de mes, si todo va bien.


Un par de ejemplos, para que veáis cómo es el pueblo donde me mudo.

Así que bueno, incapaz de despedirme de las cigüeñas y los vencejos (porque ya se habían ido cuando volví de vacaciones) intento ordenarme la mente, como siempre llena de cajones y rincones con cosas saliendo por los bordes, para pensar en la marcha.

Los primeros días han sido un poco caóticos, pero hoy que ando libre estoy cerrando algunas puertas. Vuelvo a la carga con el dentista, con quien me puse en contacto hace una semana. Estoy intentando comprender el papeleo. Tengo que conversar con mi estantería de libros y cosas, y razonar qué me llevo y qué no. Sacudir la ropa de invierno y mandarla para allá, para no llevar mucha maleta (no tengo tampoco mucha ropa, de todas formas...).

Y espero poco a poco entender cosas, aprender cosas, descubrir cosas, y reinventar mi realidad. Quizá un poco menos seca y un poco menos luminosa, pero será nueva, como una hoja en blanco.

Y tengo bolis de todos los colores.

Findûriel.

6 comentarios:

Estelwen Ancálimë dijo...

Se me había olvidado lo linda que es esa película. Gracias por recordármela ^^

En cuanto al cambio de aires, ¡mucha suerte, valor y al toro! :-D

Berúthiel dijo...

Good Bye, Mónica :)

Muchísima suerte, todos los gatos de tu nueva isla ya están avisados y cuidarán de ti :*

Y por cierto, otro de mis amores es Christopher Plummer, ay!!!

Alberto Zeal dijo...

Uno de los lemas de mi vida es: sin riesgo no hay gloria. Y, en tu caso, ¿qué mejor "riesgo" que irte a vivir con la persona a la que quieres? ^^ Estoy convencido de que te irá fenomenal allí ;)

Y ya sabes, ve preparando la visita guiada por las Baleares ;)

Último Íbero dijo...

Un cambio de aires implica que los pulmones van a tener que acostumbrarse a algo nuevo. NI mejor, ni peor, sólo nuevo.

Del interior a una isla. ¿No oyes ya el mar a tu alrededor?

Disfruta, aprende, ama y descubre.

Ya lo sabes... the road goes ever on and ... ;)

¡Buena suerte!

Silver Berry dijo...

Aunque nos separan un "parell" de kilometros, la complejidad del transporte publico mallorquin entre los dos pueblos Inca-Soller.Y la nuestra que no estamos motorizadas ni hemos evolucionado con plantas de los pies provistas de ruedecillas. Sabes que puedes contar conmigo para lo que buenamente este en mis pequeñas manos. ;-)

Posd: Venga te te va ha ir de coña por estos lares!!!

Vailimo dijo...

Good luck¡¡¡