domingo, 12 de enero de 2014

Disney sparkles

Desde que cerramos nuestro viaje a Disneyland, no dejo de hurgar y buscar foros, páginas e hilos sobre ello. Desde blogs que cuentan el viaje que hizo alguna familia, hasta posts dedicados simplemente al menú de un restaurante. La verdad es que hay información muy completa en la red y hay verdaderos expertos en los parques Disney de todos los países, que los visitan varias veces al año, y que han recorrido varios de los que hay en el mundo.

Castillo de Cenicienta en Tokio Disney Resort
(wikimedia commons)
Porque sí, hay varios parques Disney en el mundo. Seguramente los que todo el mundo conozca sean Walt Disney World Resort, en Orlando (Florida, EEUU) y Disneyland Resort París (Francia).
Pero el primero de ellos se abrió en California en los años 50, fue el Disneyland Resort (Anaheim). En su origen sólo se llamó 'Disneyland' y poseía un solo parque temático. Ahora mismo posee dos parques, una zona comercial y de ocio, y un resort de tres hoteles.
A estos hay que sumar dos parques Disney en Asia. El Tokio Disney Resort (Urayasu, Chiba, Japón) fue abierto en los años 80 y posee dos parques temáticos, una zona de ocio y y dos hoteles propios. Y el más moderno ha sido el Hong Kong Disneyland Resort (isla de Lantau, Hong Kong, China), abierto en 2005 y que cuenta con un pequeño parque temático, un lago artificial, y dos hoteles propios.
Aparte de los parques también existen las líneas de Cruceros Disney, que posee tres barcos y lleva a cabo itinerarios tan curiosos como Alaska y el Pacífico de EEUU, la Riviera Maya o La isla del Náufrago (que pertenece a The Walt Disney Company).

Pero vayamos al tema... me he informado bastante sobre el hotel en el que nos vamos a alojar, que tiene piscina cubierta, dos restaurantes, dos cafeterías y desayuno con personajes (¡yay!). En las fotos tiene una pinta estupenda, y las críticas son muy buenas. Espero aclararme bien con lo de los horarios y los cupones.

También espero que no nos toquen colas demasiado kilométricas. Me apetece mucho subir al Star Tours, y poder ver el ewok que sostiene un peluche de Mickey. No quiero sentarme en la taza morada del Sombrerero Loco, porque he leído que es la que más rápido gira. Volar en un galeón de Londres a Nunca Jamás me atrae mucho más, y uno de mis amigos dice que es de las mejores atracciones. Del mismo modo en que me apetece buscar la lápida del perrete de Frankenweenie en el cementerio de Phantom Manor.

Espero también que el primer día nos dé tiempo a ver, aunque sea de lejos, el espectáculo de luces y fuegos artificiales de Disney Dreams. Me dijo este amigo que es maravilloso, aunque como aún no hemos visto 'Frozen' no sé si nos pisparemos de mucho de lo que suceda en torno a la última peli de Disney en el parque. No he querido ver ningún vídeo de este espectáculo, ni de las cabalgatas, para que todo me pille de sorpresa, a pesar de haber hurgado los secretos de las atracciones y la tematización.

Las armaduras en el castillo de la Bella Durmiente, si hay suficiente silencio, puede oírse cómo respiran en su sueño. Si consigues coger el auricular de la barbería de Dan, puedes escuchar una conversación. Igual que si te acercas a algunas de las ventanas de Main Street, donde puedes escuchar desde el ruido de alguien cepillándose los dientes hasta los gritos del paciente de un odontólogo...

3 comentarios:

Miss needles dijo...

Mucho tiempo sin pasarme por aquí :) y leo que te vas a Disneyland aaahhhh espero que lo paseis genial y pon fotos para ponernos los dientes largos jajajaj. Besos!

Anónimo dijo...

Pasarlo muy bien. Yo fui en el 92 a los pocos meses de abrirse y me gustaría volver porque desde entonces hay unas cuantas atracciones nuevas y chachis. Me lo pase pipa! y las colas iban bastante rapidito, aunque era noviembre y no era temporada alta, no eran muy largas, a veces ni había cola y nos montábamos una y otra vez sin parar en la atracción XDDDD

Olatz

Elphaba dijo...

Pues mira que habiendo estado una vez en París y cuatro en Tokio, nunca he visto el momento de ir a un parque Disney. Y no es que no me apetezca. Estoy segura de que me encantaría, pero siempre hay mil cosas que me apetecen ver y hacer más.
Esto es como los musicales en Londres, que tengo algunos en la lista desde hace años, y luego cada vez que voy pillo entrada para tres o cuatro que no son ninguno de la lista.

¡Pásalo muy bien! Y frikea mucho.