miércoles, 21 de octubre de 2015

El camino del anillo: parte III - Libro I, capítulo 3

Puedes encontrar el análisis del prólogo aquí.
Para el análisis de los capítulos 1 y 2, ve aquí.

El artículo de la semana pasada tuvo muchos lectores y multitud de comentarios, tanto en e blog como a través de las redes sociales, ¡muchas gracias! ¡Seguid leyendo y comentando!


EL CAMINO DEL ANILLO

PARTE III - LIBRO I, CAPÍTULO 3


Tres es compañía

Ya con el título de este capítulo queda claro que son tres los hobbits que salen de Hobbiton, en dirección a Cricava. En concreto, salen juntos Frodo, Sam y Pippin, quienes más tarde tienen planeado encontrarse con Merry. Para los vecinos, la versión oficial es que se muda a Los Gamos, hogar de su infancia donde se crió cerca de sus primos Brandigamo. Por si acaso a alguien se le ocurriere preguntar.

Pero... ¿quién preguntaría por Frodo en Bolsón Cerrado o sus inmediaciones?

Nazgul, por el artista finlandés Puolukkapiirakka
Pues sí, amigos, lo que en ese momento los hobbits llaman 'Jinetes negros' o, como los conoceremos más adelante, los nazgûl.

LOS ESPECTROS DEL ANILLO

¿Qué sabemos de los nazgûl? ¿Cuáles son sus nombres? ¿Sus caballos también son espectrales?

El nombre nazgûl es un nombre en Lengua Negra, esa lengua que Sauron creó para comunicarse con sus criaturas, la misma en que está escrita la inscripción del anillo. Si os dais cuenta, tal y como se lee la inscripción en Lengua Negra podemos encontrar un término similar: nazg (ash nazg durbatulûk... ¿recordáis?). Nazg significa 'anillo', así que aquí tenéis una clave para comprender el significado del término nazgûl, los 'Espectros del Anillo' (Ringwraiths en inglés).
En manuscritos y mecanografiados tempranos de la obra de Tolkien se los llama en lengua élfica los Uláiri, término que sería descartado en ediciones posteriores y de significado incierto. Es posible que este nombre estuviese compuesto de las partículas en quenya ul- (monstruo, criatura horripilante) y aira (eterno, interminable). Es decir, podríamos aventurar la traducción de este término como 'monstruos de vida eterna, monstruos inmortales'.
Los orcos de Mordor los llaman Gritones (Shriekers en el original), seguramente en alusión a los gritos de sus Bestias Aladas.

Los espectros del anillo una vez fueron del pueblo de los hombres, esas nueve personas a quienes Sauron corrompió regalándoles los nueve Anillos de Poder. Los anillos los convirtieron en criaturas espectrales, dotadas de una longevidad más allá de los límites humanos. La primera presencia de nazgûl en la historia la encontramos en el año 2250 de la Segunda Edad, con lo que su origen debe por fuerza ser anterior a esta fecha.

El único espectro del que conocemos su nombre y además algo de su historia es Khamûl el Oriental. También era apodado La sombra del este (Cuentos Inconclusos 3, IV) o el Oriental oscuro (seguramente debido a sus inclinaciones vitales o quizá por su rechazo a la luz del sol). Seguramente fuese un caudillo o líder de los orientales que comenzaron a venerar y seguir a Sauron en los Años Oscuros.


Khamûl el oriental en la ilustración Sniffing, por el artista español Diego Gisbert
El capitán de los nazgûl es el llamado Rey Brujo de Angmar (Witch King) en la obra de Tolkien, de quien no conocemos más datos que su título. Sabemos que era el que más fieramente percibía la presencia del Anillo (seguido de cerca por Khamûl). Había fundado el reino de Angmar al norte de las Montañas Nubladas en oposición al reino de los dúnedain, asentando su capital en Carn Dûm. Tras una larga y cruenta guerra que duró más de quinientos años, donde las huestes de Angmar se aliaron con el reino de Rhudaur y los dúnedain fueron diezmados y condenados a vivir en una continua huida tras la pérdida de los reinos de Arthedain y Cardolan. El Rey Brujo conoció la derrota frente a elfos y gondorianos y huyó a Mordor, donde reunió a sus ocho compañeros de nuevo. En ese momento fue cuando Glorfindel pronunció su profecía, que afirmaba que su destino final estaba lejano, y que ningún hombre lo derrotaría.
El Rey Brujo de Angmar se convertiría entonces en el Señor de Morgul tras tomar Minas Ithil y convertirla en Minas Morgul. Veremos más adelante también que no todo el mal se dispersaría de sus antiguos reinos, y no tardaremos mucho en descubrir la naturaleza espectral que se impregnó en aquellas tierras. Entre los orcos se lo conocía como 'el Número Uno'.
Entre los eorlingas se lo llamó Dwimmerlaik, título que proviene del inglés antiguo y viene a significar 'arte mágica', aunque atendiendo a las palabras rohirrim en la obra de Tolkien (sobre todo tomando como base vocablos similares como Dwimordene o Dwimorberg) tendría un significado más próximo al de 'espectro' o 'fantasma'.


Witch King of Angmar, por la artista rusa Kimberly80
Más allá de estos dos nombres e historia mucho más no conocemos, aunque lo que sí se menciona en el Silmarillion es que al menos tres de los espectros eran 'grandes señores númenóreanos'. Aun hoy hay debates encendidos sobre si Gothmog sería o no un nazgûl, pero como Tolkien no lo afirma categóricamente (de hecho, no menciona a qué raza o pueblo pertenecería este personaje) vamos a ser cautelosos de momento.

Si alguna vez os topáis con más nombres para los nazgûl, seguramente se trate de nombres sacados del juego de cartas y rol de Iron Crown Enterprises, que se hizo muy famoso y creó toda una mitología paralela.

Y ¿qué ocurre con los caballos de los nazgûl? Pues realmente son caballos normales, vivos y no-tenebrosos. Sauron trató de conseguir corceles negros de los establos de La Marca pero, ante la negativa de los eorlingas a venderle nada, al final terminó robándolos. No podemos imaginar los tormentos a los que se sometió a tan magníficas bestias o el terror de debieron sentir al ser montadas por tan horrorosas criaturas, pero los caballos, amigos, son caballos normales. Por las pocas referencias que aparecen en los libros, sabemos que en concreto los caballos que cabalgan los Nueve fueron criados y adiestrados en Mordor, pero descienden de caballos eorlingas.
Veremos, en un noble gesto gondoriano, a Boromir defendiendo a La Marca cuando se los acusa de 'pagar un tributo en caballos a Mordor'. Pero eso será más adelante...

También me gustaría mencionar un detalle más: el olfateo. Si habéis visto las películas de Peter Jackson, seguramente habréis escuchado a todo volumen el chillido de los nazgûl. Pues bien, aquí habréis visto que los nazgûl no chillan, sino que su silencio sepulcral es aún más pavoroso que cualquier chillido. De hecho, cuando Hamfast Gamyi habla del 'extraño' que lo interrogó dice de él que tenía una voz extraña, pero nada sobre que sea chillona o siseante. De hecho, oiremos a los espectros chillar en un futuro, pero no aquí. Como Tolkien mismo señala en su carta a Forrest J. Ackerman (la número 210 en Cartas: de J.R.R. Tolkien) "The Black Riders do not scream, but keep a more terrifying silence".

FRODO Y EL RÍO

¿Qué significa el nombre Brandivino, y qué otros nombres recibe este río?


Brandywine, por el artista finlandés Mikko Eerola
Siguiendo a los hobbits en su camino a Cricava, vemos los destellos de la luz refractada en el río Brandivino (Brandywine en el original). Este río, que se menciona varias veces en los primeros capítulos de la obra, tiene una historia muy interesante.

El nombre del Brandivino entre los elfos es Baranduin, que viene a significar 'río marrón-dorado', ya que baran- tiene esa connotación de 'marrón, amarillento, dorado oscuro'. Las aguas de este río impetuoso debían tener el color de una corriente precipitada. Tolkien mismo dice que los hobbits debieron tomar el nombre del sindarin y transformarlo en Bralda-nîn, que significa 'agua fronteriza', dado que marcaba la frontera este de La Comarca. Debido al jocoso carácter hobbit, este nombre terminó derivando en Bralda-hîm, 'cerveza impetuosa', de donde Tolkien 'traduciría' el nombre a esta mezcla de brandy y vino.

Se nutre de varios afluentes, pero su nacimiento es lo más notable: sus aguas provienen del lago Evendim, una masa de agua enclavada en las Emyn Uial y que tuvo en su orilla sur la ciudad de Annúminas, capital del reino humano de Arnor. Esta ciudad fue fundada por Elendil, y albergó una de las palantíri, que fue hundida por el rey Arvedui en las frías aguas del norte. También aquí se custodiaban los fragmentos de Narsil.
Como las Emyn Uial rodeaban la cuidad por el sur y el oeste, y el lago se extendía por el norte, es lícito pensar que el Baranduin era la vía de comunicación de los habitantes de Annúminas con el mundo exterior.
Otra reliquia del pasado que recuerda tan gloriosa ciudad es el Cetro de Annúminas, un bastón plateado que originariamente simbolizaba a los señores de Andúnië, en Númenor. En la Tercera Edad, época en la que transcurre El señor de los anillos, se trata de la obra hecha por manos humanas más antigua que existe. Cuando el reino de Arnor cayó, fue custodiado por los jefes de los Dúnedain del norte, y después por Elrond, hasta... bueno, ya lo veremos en entregas futuras.

¿Qué historia se esconde detrás del nombre de Frodo?

Como vimos en entregas anteriores, los nombres de los hobbits que Tolkien utiliza en su novela no corresponden con los nombres originales de los hobbits. Como también apunta Christopher Tolkien en Los pueblos de la Tierra Media, los nombres masculinos de los hobbits acabarían en a, siguiendo la costumbre nórdica.

Entonces, ¿quién era Froda

Encontramos una historia harto interesante en El camino a la Tierra Media, de Tom Shippey, a este respecto. 
El nombre de Froda proviene de las leyendas más oscuras del norte. Aparece como padre de Ingeld en Beowulf. Bajo la forma noruega del nombre, Frothi, encontramos varias historias. Frothi fue un rey danés en la época de Jesucristo (Saxo Grammaticus circa 1200, Snorri Sturluson circa 1230), cuya historia no refleja casi ningún hecho porque durante su mandato hubo paz. Paz absoluta. No tuvieron guerras, traiciones, asesinatos, latrocinios, y las anillas de oro descansaban al descubierto sin que nadie las tocara. A este periodo se lo llamó Frótha-Frith, “La paz de Frothi”. 
El final de esta época dorada llegó por una avaricia desmesurada, o por un desmesurado amor a los súbditos... porque, según se nos cuenta en el poema éddico Grottasöngr, “La canción de Grotti”, esta paz era fruto de un molino mágico que dominaba el rey, que era movido por dos gigantas. El molino producía al mismo tiempo oro y paz. Pero Frothi no les dio jamás descanso a las trabajadoras (porque quería mucho a su pueblo... o deseaba más oro). Las gigantas entonces molieron un ejército y derrocaron al rey. Se dice que la batalla fue tan tremenda, que el molino terminó en el fondo del mar. Las gigantas aún le dan vueltas, y el molino produce sal, por eso la mar es salada. 

Aparte de su narración mítica, la verdad es que sus años de reinado en paz no serían recordados. Su hijo Ingeld reinaría con crueldad y avaricia. Paradójicamente, Ingjaldr continuó siendo un nombre noruego muy común y usado durante siglos. De Frothi, sin embargo, no se habló más y fue olvidado.

GILDOR INGLORION, EL ELFO OLVIDADO


Meeting Elves 2, de Peter Xavier Price
Sí, amigos, ¡hemos visto elfos! ¡Y mucho antes de llegar a Rivendel, o de encontrarnos con Arwen Glorfindel! ¿Qué brujería es esta?
Para los que ya habíais leído la obra de Tolkien no os será extraño encontraros con la compañía de Gildor. Para los que no, ¡bienvenidos a la fiesta de la Hermosa Gente!

Gildor marcha con su compañía hacia los Puertos Grises, pero poco sabemos sobre su ascendencia, linaje o historia. Su sobrenombre, Inglorion, es un patronímico y significa 'hijo de Inglor'.
En el momento en que Tolkien estaba escribiendo esta parte de la historia, el nombre Inglor se adjudicaba a un personaje muy importante de la mitología tolkiniana: el que después sería Finrod Felagund, hermano de Galadriel y que fundó la torre de Minas Tirith (no la de Gondor, sino la que estaba cerca de Gondolin) y habitó las cavernas de Nargothrond.

¿Significa esto que Gildor es hijo de Finrod? Pues... seguramente no, de hecho, en el libro él se identifica como 'de la casa de Finrod'. Tolkien mismo afirma categóricamente que Finrod no se casó nunca ni tuvo hijos. Puede que Tolkien simplemente reutilizara un nombre que desterró después (al cambiar Inglor por Finrod), o que esté sugiriendo que Gildor era de noble ascendencia aunque no se nos mencionen más datos de su familia.

En esta parte del capítulo podemos leer nombres 'extraños' como Remmirath, Borgil o 'La Espada del Cielo', Menelvagor (aunque una traducción más acertada sería 'El espadachín del cielo', pues en la versión original es The Swordsman of the sky) . Son nombres que los elfos dan a distintas constelaciones o cuerpos celestes.


Professor, por la artista rusa Kimberly80, donde se ven algunas constelaciones de su obra
El Remmirath sería lo que hoy en día conocemos como las Pléyades, las Siete Hermanas o los Siete Cabritillos. Estas estrellas están unidas por una formación nebulosa que las hace parecer 'enredadas' en una fina gasa azulada, por ello, Tolkien también las llama en su obra Netted Stars, red de estrellas.
Borgil es una estrella de color rojo que brilla como una joya de fuego, que es más o menos lo que significa su nombre en sindarin. La hipótesis más plausible es que formase parte del propio Menelvagor, ya que se la identifica con Betelgeuse, la estrella roja del codo norte de Orión.
Porque sí, amigos, Menelvagor o 'El espadachín del cielo', con su brillante cinturón, se trataría de Orión. Es una de las constelaciones más importantes del cielo tolkiniano junto con el Valacirca, la 'Hoz de los Valar' (la osa mayor). Los elfos le dieron varios nombres: Menelvacar, Menelvagor o Telumehtar. Es una de las constelaciones primigenias colocadas por Varda para desafiar la oscuridad de Melkor. Sus dos estrellas más brillantes también tienen nombres élficos - la ya mencionada Borgil, y Rigel, que sería la tolkiniana Luinil. El nombre de Luinil, 'estrella azul' también nos sugeriría el posible nombre de Neptuno. Menelvagor es el nombre del enemigo de Melkor en los Cuentos Perdidos, para los elfos es el símbolo de un guardián celestial que siempre los protege. Más adelante, será identificado como la representación de Túrin Turambar, quien está destinado a volver en el final del mundo y derrotar a Melkor. La ascensión de Menelvagor al cielo sobre Cuiviénen fue el momento en que los elfos comenzaron a cantar, por eso, la compañía de Gildor comienza a cantar cuando la ven alzarse esa noche.

No pidas consejo a los elfos, pues te dirán al mismo tiempo que sí y que no

Esta afirmación me da pie a contaros una pequeña anécdota o broma. En el artículo Negation in Quenya que aparece en el Vinyar Tengwar 42 (pp. 32-34),  escrito por Bill Welden, se comenta que Tolkien era bastante inconstante e impredecible en algunos aspectos de su creación lingüística, debido a las constantes revisiones a las que sometía su obra.

La palabra _laa_ fue la palabra para 'no' en las etimologías de mediados de los años '30, pero se convirtió en la palabra para 'sí' sobre los años '60... aunque en los '70 volvió a significar 'no'.
Lo mismo sucede con el prefijo il-, que significó en algunas épocas 'todos' y otras veces 'ninguno'.


Así que sí, a lo mejor si pides consejo a un elfo te dirá y no sabrás a qué atenerte...

------------------------------

Espero que os haya gustado esta nueva entrega aunque se haya hecho de rogar. Para la siguiente nos esperan Bam, Maggot, más amenazas oscuras, Merry...
La siguiente entrega versará sobre el capítulo 4, Un atajo hacia los hongos. Como siempre, podéis seguirme en mi cuenta de twitter donde anunciaré posibles aplazamientos y detalles sobre la siguiente entrega. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog.

------------------------------

Para profundizar más sobre los temas tratados en este artículo, os recomendaría la lectura de las Cartas, de J.R.R. Tolkien (editadas por Humphrey Carpenter y Christopher Tolkien), en especial la carta 210 donde Tolkien comenta el guión cinematográfico de Forrest J. Ackerman. También os recomendaría un vistazo al tercer capítulo de los Cuentos Inconclusos.
Sobre las estrellas, os recomiendo este artículo en castellano escrito por Javis Felagund, o este otro en inglés más extenso y con más referencias.
Sobre la compañía de Gildor y su uso de las lenguas élficas, os recomiendo el artículo de Josu Gómes ¡Son altos elfos! ¡Han nombrado a Elbereth! que aparece en la revista ESTEL 41 (los que la tengáis en casa).

Desde aquí, mi agradecimiento a los ilustradores que aparecen en este artículo, pues todos me dieron permiso para usar su obra / I would like to thank all the artists who allowed me to use their illustrations in this article.


miércoles, 7 de octubre de 2015

El camino del anillo: tiempo muerto

Me veo obligada a pediros dos cosas. La primera, disculpas. La segunda, comprensión.

Esta semana no podré tener preparado el artículo del (mísero) capítulo de 'El camino del anillo' como tenía planeado. Entre un turno intensivo de trabajo y los preparativos para algo muy grande, no he tenido absolutamente nada de tiempo, ni un segundo.

¿Y qué es eso tan GRANDE?



Pues, básicamente, la convención anual de la Sociedad Tolkien Española. Teniendo en cuenta que me he mojado en bastante actividad, y que además llevo contenidos de web y redes sociales de la asociación, casi no tengo ni tiempo de comer, últimamente. En serio. Hoy me he comido una pizza mientras tecleaba, aún con los pantalones del uniforme puestos.

Aunque sé que no es consuelo, espero que la semana que viene vengáis con las pilas igual de cargadas para la entrega de "Tres es compañía". Me espera el viernes a la madrugada un viaje de ocho horas en barco, que espero aprovechar para escribir y hacer unos cuantos esquemas de 'El camino del anillo'.

Si os pasáis por Alicante este fin de semana, no os perdáis las actividades abiertas al público que ofrecemos en el Castillo de Santa Bárbara. Personalmente podréis verme, escucharme y/o hacerme preguntas en la visita guiada con expositores, en la lectura con Innerlands, en la entrevista a Pepe Mediavilla, en la proyección de Tolkien's Road o en la mesa redonda sobre la presencia digital de la STE, por ejemplo. Como veréis, tengo la agenda más que apretada y un tiempo terriblemente escaso.

Para paliar un poco la espera, os planteo unas cuantas preguntas que podéis ir investigando por vuestra cuenta (internet es trampa... recordad que aquí el reto es LEER). No las contestéis en los comentarios, escribidlas en un papel y guardadlas hasta la semana que viene:

- ¿Qué sabemos de los nazgûl? ¿Cuáles son sus nombres? ¿Sus caballos también son espectrales?
- ¿Qué significa el nombre Brandivino, y qué otros nombres recibe este río?
- ¿Qué historia se esconde detrás del nombre de Frodo?
- ¿Qué otros alimentos de la Tierra Media parecen tener propiedades especiales, como el banquete de los elfos de Gildor?

Muchas gracias por vuestro perdón y vestra comprensión. Os avisaré con tiempo de la próxima entrega, como siempre, en mi cuenta de twitter.

Mónica 'Findûriel'

jueves, 1 de octubre de 2015

El camino del anillo: parte II - Libro I, capítulos 1 y 2

Puedes encontrar la introducción a este proyecto aquí.

La edición que voy a utilizar para esta lectura es la 2ª edición 3ª reimpresión de Minotauro. Para aclarar conceptos desde un principio, El señor de los anillos está dividido en seis libros que, a su vez (como comentamos en el artículo anterior), se publicaron en tres volúmenes. La división que voy a utilizar es la originalmente pensada por Tolkien y, de este modo, encontraréis en el título de cada artículo el libro, no el volumen, al que pertenecen los capítulos.

Puede que para algunas notaciones utilice el magnífico sistema que los estudiosos de Tolkien han ideado como estándar de referencia para las obras de Tolkien, la Notación Arda, el Ardarathorn. Podéis encontrar todos los detalles sobre este sistema de notación, y los cuadros para poder usarla vosotros también, en este enlace que nos ofrece la Sociedad Tolkien Española.

Y ahora, vamos a meter las manos en harina para lembas...


EL CAMINO DEL ANILLO

PARTE II - LIBRO I, CAPÍTULOS 1 Y 2

Una reunión muy esperada y La sombra del pasado



La primera página manuscrita de El señor de los anillos. Bueno, del primer comienzo escrito...
El señor Tolkien tenía una letra bien bonita, ¿no creéis?
El señor de los anillos es un libro que se comenzó varias veces. Arrastraba consigo el 'lastre' de ser 'la continuación de El hobbit', aunque Tolkien se empeñó (sin lograrlo) en que las editoriales publicasen primero material sobre su mitología. Básicamente, no lo consiguió en vida, más allá de los apéndices que acompañan a esta novela. El Silmarillion, El libro de los cuentos perdidos, los Cuentos inconclusos y demás leyendas de la Tierra Media vieron la luz cuando el autor ya había partido hacia las costas de Valinor.

(Dramatización de hechos que pudieron ser reales)

Señor Tolkien - ¿Cómo voy a escribir una continuación de El hobbit si se titula Historia de una ida y una vuelta?
Señor editor - Ah, tú sabrás, Tolkien, pero es lo que pide el público.
ST - Mira, que tengo aquí material más chachi y con más gancho. Seguro que al público le mola más este tochaco, que me ha costado décadas. Si lo peto con un libro que escribí en unos pocos años, esto será la repanocha. Lee, lee.
SE - (leyendo) Finwë era Rey de los Noldor. Los hijos de Finwë frieron Fëanor y Fingolfin y Finarfin; pero la madre de Fëanor fue Míriel Serindë, mientras que Indis, de los Vanyar, fue la madre de Fingolfin y Finarfin... Los siete hijos de Fëanor fueron Maedhros el Alto; Maglor el poderoso cantor, Celegorm el Hermoso, y Caranthir el Oscuro; Curufin el Hábil... ¿Está usted hablando en serio, Señor Tolkien? Esto es infumable...

(fin de la dramatización)

Con este pequeño 'lastre' de ser la continuación de 'El hobbit' Tolkien se puso manos a la obra. Hay manuscritos y mecanografiados de sus inicios (repetidos inicios más bien) en El retorno de la sombra, donde podéis divertiros un rato con los cambios respecto a sus intentos tempranos. Algunos detalles curiosos sobre estos primeros manuscritos, en lo que atañe a los dos primeros capítulos, son por ejemplo que Bilbo iba a ser el protagonista de nuevo, o que en su cumpleaños iba a cumplir setenta y un años, o que otros nombres barajados para Lobelia Sacovilla-Bolsón fueron Griselda, Amalda o Lonicera.

COSTUMBRES SOCIALES DE LOS HOBBITS

CUMPLEAÑOS


Lo que Bilbo celebra al principio de la novela es nada más y nada menos que su centésimo decimoprimer cumpleaños, así como los treinta y tres años de su sobrino, Frodo. Los cumpleaños son un evento social muy importante entre los hobbits, y los celebran con gran alegría y boato.


Para disfrutar más de los cumpleaños, los hobbits acostumbraban a regalar pequeños juguetes y recuerdos a los asistentes. Así, a cuantos más cumpleaños asistieras, más regalitos te llevabas a casa... es una filosofía muy buena, ¿no creéis? ya que sólo se ven obligados a regalar a los invitados a su propia fiesta de cumpleaños, y el resto del año se lo pasaban recibiendo regalos de los demás. También los cabeza de familia de casas grandes solían regalar estos pequeños obsequios a los miembros de la familia y el servicio de la casa.
En la fiesta de Bilbo, como habréis visto, hay enanos que traen estos regalitos desde Erebor o desde Valle. Son piezas de artesanía muy especiales aunque, como comentamos en el prólogo, las relaciones comerciales con los enanos no eran infrecuentes en La Comarca (sobre todo en la Cuaderna del Norte, por donde pasaba una de las rutas comerciales principales). Al hobbit que celebraba su cumpleaños se lo llamaba ribadyan en oestron, lo que podría significar "naciente, el que nace". Cuando cumplían tres años de edad y se convertían en lo que los hobbits llamaban faunt, era costumbre que le hicieran un regalo a sus padres, generalmente hecho con sus propias manos, encontrado o cultivado por sus propios medios.


Bilbo y Frodo de pequeño, obra de la artista estadounidense Kallie titulada 'Autumn'


¿Entonces, el ribadyan no recibía nada? No es del todo cierto. El homenajeado podía recibir regalos de sus parientes más allegados: sus hermanos, tíos y primos de doce millas. Este nombre lo reciben los parientes en segundo grado que vivieren en un radio de doce millas del domicilio del ribadyan. No era costumbre que los padres les regalasen nada (exceptuando en los escasos casos de adopción), pero el cabeza de familia sí solía regalarle algo, aunque fuese sólo un objeto simbólico. Era una forma de reconocimiento al nuevo miembro del 'clan'.

En la recepción de regalos por parte del ribadyan debían observarse ciertas normas de etiqueta. Los regalos debían ser entregados en persona al cumpleañero, preferiblemente en los dos días anteriores al cumpleaños. En casos de fuerza mayor, como lejanía geográfica, se podrían entregar el mismo día, siempre antes de la comida del mediodía, pero en cualquier caso se entregaban y abrían en privado. Era de muy mala educación mostrarlos en público o hacer alarde de ellos (así se evitaba el agravio comparativo con los demás regalos, aunque según Tolkien los regalos tampoco se exigía que fuesen caros). Las flores no eran un regalo adecuado, pues se limitaban sólo a las bodas.

Sobre los regalos de cumpleaños hay algo más que decir. Seguramente todos conocéis el regalo de cumpleaños más famoso de toda la historia de la Tierra Media... sí, me refiero al Anillo Único. Las costumbres entre los Fuertes que se quedaron a vivir en las tierras salvajes, como es el caso de la familia de Sméagol, parecían ser ligeramente diferentes. Estos hobbits habían perdido todo contacto con los de La Comarca, y además el lapso de tiempo es muy grande entre el cumpleaños de Sméagol y el 111 cumpleaños de Bilbo: ¡nada más y nada menos que 1.100 años!
Sin embargo, de estas costumbres entre los Fuertes salvajes nada más se dice, Tolkien afirma que sólo pueden hacerse conjeturas.

Hablando de la gran fiesta de cumpleaños de Bilbo, ¿recordáis una de las preguntas que os formulaba en el artículo anterior?

¿Qué hobbit no asistió como invitada a la fiesta de cumpleaños de Bilbo y por qué?

La gran Laila Tuk no asistió como invitada a la fiesta de Bilbo (aunque sí se la invitó al cumpleaños formalmente) debido a su avanzada edad y también a su estado físico, ya que era famosa la circunferencia de su cintura. La 'matriarca' de los Tuk era excepcionalmente obesa, tanto que debía desplazarse a todos lados con su silla de ruedas.

Su carácter era especialmente insoportable. Tomó el mando de Grandes Smials (la enorme casa familiar de los Tuk) tras la muerte de su esposo Fortinbras, y a pesar de tener un hijo, Ferumbras. Se rumorea que Ferumbras nunca logró casarse porque ninguna mujer hobbit quería compartir casa con Laila.
La persona a su cargo era una de las hermanas de nuestro conocido Peregrin Tuk, Perla Tuk. Se dice y comenta en los mentideros de La Comarca que cierto día, teniendo la matriarca 119 años, la persona que la cuidaba torpemente hizo caer su silla en el dintel de la Gran Puerta, lo que mandó volando a Laila escaleras abajo por el jardín. Se supone que era Perla, porque fue excluida de las celebraciones del nombramiento de su tío segundo Ferumbras como Thain... y porque días después de la muerte de Laila lució en su cuello un precioso collar de perlas, conocido tesoro de los Tuk, que quizá su familia le regaló por cierta buena obra...

NOMBRES

En la parte 1 de este Camino del Anillo comentamos que los hobbits hablaban, en la Tercera Edad, el oestron, y que desde esta lengua se tradujo El señor de los anillos. Los hobbits que conocemos como Bilbo Bolsón, Frodo, Meriadoc Brandigamo o Peregrin Tuk tenían otros nombres en su lengua original, y las formas  que nosotros conocemos son las traducciones que Tolkien hizo de esos nombres.

Al contrario de lo que se podría pensar, Tolkien estaba muy de acuerdo en que los nombres de sus hobbits y de algunos de sus personajes se tradujeran a la misma lengua que las distintas ediciones de sus libros en diferentes idiomas que pueblan el mundo. Ahora bien: atendiendo a unas reglas y directrices que él mismo detalló. Podemos encontrar numerosos documentos de Tolkien con indicaciones, consejos e incluso enfados de Tolkien respecto a estas traducciones.


'Collecting memories, Bilbo' de Arianna Banfi

Para poneros un ejemplo fácil, el apellido Baggins del original inglés se tradujo al castellano como Bolsón, al gallego como Bolseiro, al catalán como Saquet, al euskera como Zorrozabal o al asturiano como Bolsona.

Pero... ¿Cuáles son los nombres originales de los hobbits? y ¿cuáles son los nombres más normales entre los hobbits? Tenemos un buen puñado de nombres en los primeros manuscritos de Tolkien, junto con la explicación de sus traducciones.

- Bilbo Bolsón sería Bilba Labingi (oestron labin 'bolsa'), Frodo sería Maura (rohírrico maur- 'sabio' = Germánico frod).
- Meriadoc 'Merry' Brandigamo sería Cilimanzar Brandugamba. A los hobbits les encantaba usar nombres altisonantes para los varones (amén de nombres cortos y sencillos), y este es un gran ejemplo. Cilimanzar no tendría en sí traducción, ya que se trata de un nombre grandilocuente, pero Tolkien aclara que fue por su diminutivo, cilic (que en Lengua Común significa 'alegre') por lo que eligió Meriadoc - Merry (en inglés, 'alegre'). Además comenta que Los Gamos tenía una posición respecto a La Comarca parecida a la de Gales respecto a Inglaterra, y Meriadoc es un nombre de origen bretón (Galés moderno Meiriadog, Córnico Meriasec, Bretón moderno Meriadek).
Sobre Brandugamba, está claramente influenciado por el nombre del río Brandivino, Branduhim, así como lo está Brandigamo.
- Otro nombre altisonante sería el de Peregrin Tuk, que en oestron se llamaba Razanur (el apellido permaneció intacto). Razanur, según Tolkien, era el nombre de un viajero legendario (oestron raza, 'extraño' y razan, 'extranjero'), y su diminutivo Razar era el nombre que se le daban a las manzanas pequeñas y rojas. Por eso Tolkien elige el nombre Peregrin (latín peregrinus, 'el que viene de tierras extranjeras'), y Pippin (I.M. pipin 'semilla de manzana').
- Samsagaz Gamyi se llamaría Banzir Galbassi. Banazir vendría de ban- 'medio, casi' y zir(a) 'sabio'. Galbassi procede de un topónimo hobbítico, Galbas.

Entre las mujeres hobbit también eran frecuentes los nombres de plantas y flores, así como los de objetos preciosos o metales extraordinarios. A nombres conocidos como Pervinca, Pámpano y Lobelia vino a sumarse la Elanor por mediación de Sam, y también encontramos a Perlas o Adamantas.

LOS LÍMITES DE LA COMARCA

¿Qué criaturas fantásticas pueblan los límites de La Comarca?

Como quizá os haya llamado la atención en la conversación de taberna entre el huraño Ted Arenas y Sam, se menciona a ciertos 'hombres árbol' que el primo de Sam, Hal, ha visto en la Cuaderna del Norte.


Esta pregunta permanece de momento sin respuesta, pero seguro que más de uno puede aventurar alguna... ¿qué se os ocurre? Espero vuestra respuesta en los comentarios.



Lo que sí sabemos es que hay enanos huyendo del norte, elfos marchándose de la Tierra Media y dúnedain protegiendo las fronteras de La Comarca...

MATRIMONIOS

Os preguntaréis por qué Findûriel menciona aquí los matrimonios hobbit... pues por una razón muy sencilla. En el primer manuscrito de El señor de los anillos justo antes de desaparecer, Bilbo anuncia 'voy a casarme'... y desaparece.

La costumbre que Tolkien relata sobre muchos matrimonios hobbit era mantener un largo noviazgo secreto, una boda repentina y una desaparición de un par de semanas, o incluso más tiempo, en las que nadie sabía dónde se marchaban los novios. Incluso algunas veces la boda se celebraba en secreto, con los novios desaparecidos, y un buen día ambos regresaban a la vida social del pueblo.
Esta extraña costumbre sería, en ese caso, una estratagema muy bien calculada: desapareciendo así, Bilbo estaba completamente seguro de que nadie saldría a buscarlo.


The One Ring, del artista Teemu Juhani
En la tercera versión del comienzo Tolkien efectivamente casa a Bilbo, quien desaparece también repentinamente poco después de su 111 cumpleaños con su esposa Prímula Brandigamo, que proviene del 'otro lado de La Comarca'... dejando en casa a su hijo Bingo, quien asume el protagonismo de la novela. Como os podéis imaginar, Bingo terminaría convirtiéndose primero en su sobrino Bingo Bolger-Bolsón (versión cuarta del comienzo), y llamándose más tarde Frodo.

LA APARICIÓN DE EL ANILLO

Un punto de inflexión muy importante para la narración fue que Tolkien se diera cuenta de que el anillo que Bilbo encontró en la caverna de Gollum era nada más y nada menos que El Anillo. El Único. De repente, brotó en la historia casi sin esperarlo, dio sentido al Nigromante de El hobbit... pero también entró en conflicto con lo escrito anteriormente.

Resulta que en la primera edición de El hobbit Bilbo encuentra el anillo... pero Gollum no se enfurece al darse cuenta de que lo ha perdido. Acepta su derrota y conduce amablemente a Bilbo a la salida. Así que Tolkien debió reescribir partes de El hobbit para las ediciones posteriores, para poder adecuarlas al libro que saldría a posteriori. La influencia del Anillo se extendió también hacia el pasado de ese modo.
Si lo pensáis un ratito, os daréis cuenta de que el anillo de El hobbit (lo pondremos en minúsculas, y así los distinguimos) y el Anillo de El señor de los anillos tienen efectos muy distintos en ambas novelas. Bilbo se vuelve invisible con el anillo, es cierto, pero no lo sume en un mundo espectral cuando se lo pone, como sí ocurre con el Anillo. Bilbo lo pasa francamente mal para salir de la cueva del Rey Trasgo porque aún puede ver su sombra con el anillo puesto, pero Frodo desaparece por completo... y todo esto sin hablar de la corrupción y longevidad que el Anillo causa, y de las que nada se nos cuenta sobre el anillo.
Tolkien no tenía demasiado claro que Gollum fuese un hobbit (cuya vida se había prolongado antinaturalmente por efecto del Anillo), así que hubo de reflexionar sobre este mismo hecho cuando (de nuevo) reescribió el principio de El señor de los anillos para adecuarlo a la información recién descubierta. Entonces fue cuando surgió la vuelta de Sauron, que hacía que el Anillo multiplicara exponencialmente su poder.


'The Ring', de Jian Guo. Tengo el enorme placer de tener un original de este artistazo en casa.
En algunas cartas de Tolkien (sobre todo en las dirigidas a su hijo Christopher) vemos cómo se desarrolla la escritura de El señor de los anillos de este curioso modo; Tolkien afirmaba encontrarse con sus personajes, que a lo mejor estaban en el camino, o hallaban un objeto en concreto, que de repente daba sentido a todo lo anterior pero hacía precisa una reescritura y una ingente cantidad de trabajo. Así, las historias se fundían la una con la otra, conformando una potente y vasta cosmogonía. Como si ya vivieran escondidas y dormidas en el corazón del escritor y sólo necesitasen que él las extrajera suavemente de su pecho, tirando con cuidado, y las entretejiera, cual laboriosa moira, en el entramado de su gran obra global.

¿Cuánto tiempo transcurre hasta la partida de Frodo y quién lo acompaña?


Aunque esto varía en los diferentes comienzos, habréis notado que pasó sustancialmente más tiempo del que nos pudiere parecer en un principio desde la partida de Bilbo hasta la de Frodo.

Tolkien en un principio no tenía muy claro de hacia dónde llevaría esta 'escapada' a Bilbo. Así, anota cosas como:

"Bilbo se va con 3 sobrinos Tuk: Odo, Frodo y Drogo. Sólo lleva una pequeña bolsa con dinero. Caminan durante toda la noche, hacia el este. Aventuras: criatura parecida a un troll: casa de una bruja de camino a Rivendel. Elrond nuevamente (...) Elrond le habla de una isla ¿Bretaña? en el remoto oeste donde aún reinan los elfos. Viaje hacia isla peligrosa.
Quiero considerar nuevamente la posibilidad de un dragón vivo"
(RS 1, pag.59)

En la segunda etapa de reescritura lo acompañan tres enanos, que son los encargados de hacer el equipaje: Nar, Annar y Hannar.

En la versión definitiva, que es la que nos atañe, vemos que transcurren nada menos que diecisiete años hasta que Frodo recibe la visita de Gandalf que lo hace salir de Bolsón Cerrado. Durante ese tiempo, Gandalf visita a Frodo una vez cada ciertos años.
Gandalf nos habla de muchas cosas desconocidas para los hobbits aquí: de Gollum y los años que pasó vagando por ahí, de cómo los elfos lo hallaron y atraparon, de Saruman, de Elendil, Isildur, Gil-Galad... todo esto será mencionado en futuras entregas, y debidamente explicado.

Nos quedaremos con Gollum, por el momento, ya que hemos explicado algo de él y de su familia más arriba. De un tiempo a esta parte la gente identifica a Gollum con el personaje interpretado por Andy Serkis en las películas de Peter Jackson, pero leyendo pasajes tales como:

"Los Hombres del Bosque hablaban de un nuevo terror, un fantasma que bebía sangre, que se subía a los árboles en busca de nidos, que se arrastraba por las cuevas en busca de niños, que se deslizaba por las ventanas en busca de cunas" (SA,1,II:139)

... parece que ya no cae tan simpático como el personajillo que aceptó el premio palomitas de oro, ¿verdad?

Sobre Gollum se sucede la ya famosa cita de Gandalf que habla sobre administrar la muerte y la vida... que muchos situaréis mentalmente en Moria. Si gracias a esta lectura habéis devuelto a su sitio este pasaje, me doy por satisfecha.

Y, ¿quién acompaña a Frodo en su viaje? Pues eso es algo que descubriremos en la próxima entrega...

------------------------------

El siguiente paso es leer el tercer capítulo de El señor de los anillos, y os emplazo al artículo que publicaré seguramente el jueves 8 de octubre (aunque la Saga Realidad puede alterar esta fecha). Sólo os mando un capítulo esta vez porque vuestra querida articulista comienza turno intensivo en el trabajo y seguramente tenga poco tiempo para dedicarle. Comenzaremos a caminar hacia Cricava y pasaremos algo de miedo con ciertas figuras negras que nos siguen los talones... ¡Ah! y Sam se pondrá muy contento porque veremos elfos.

Seguidme en twitter para estar puntualmente informados de novedades, fechas de publicación y para cualquier pregunta. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog. 


--------------------------------

Para profundizar más sobre los temas que hemos tratado, recomiendo la lectura de las fuentes: Cartas, de J.R.R. Tolkien (editadas por Humphrey Carpenter y Christopher Tolkien), El retorno de la sombra o Pueblos de la Tierra Media (volúmenes de La historia de El señor de los anillos, editados por Christopher Tolkien).

Respecto a los cumpleaños, hay una reflexión muy interesante aquí, así como la lectura de la carta 214 de las mencionadas Cartas.

Respecto a los nombres de los hobbits, recomiendo la sección correspondiente de An Introduction to Elvish, Other Tongues, Proper Names and Writing Systems of the Third Age of the Western Lands of Middle-Earth as Set Forth in the Published Writings of Professor John Ronald Reuel Tolkien, de Jim Allan.

Y si queréis tener una idea de cómo fue la persecución e interrogatorio de Gollum, no os perdáis el fanfilm 'The Hunt for Gollum'.


viernes, 25 de septiembre de 2015

El camino del anillo: parte I - El prólogo

Como bien cuenta el artículo anterior, esta es la primera parte de la lectura guiada de El señor de los anillos. He llamado a estos artículos 'El camino del anillo' para dotarlos de un nombre fácilmente reconocible.

Sobre El señor de los anillos se han escrito no ríos, sino océanos de tinta. Libros, ensayos, tratados, manuales, trabajos universitarios, ponencias, conferencias; así como películas, obras de arte plástico, música... son el testimonio que innumerables manos y mentes aficionadas a la novela nos han legado para su estudio y disfrute. No va a ser, entonces, mi labor escribir sobre la época histórica en la que fue surgiendo esta mitología, pero puede que lo mencione. Tampoco las circunstancias vitales en las que se encontraba el autor, aunque es posible que surjan. Ni tampoco la influencia que esta ficción ejerció sobre otras disciplinas artísticas... mas es probable que aparezcan por el texto.

Baste mencionar que El señor de los anillos se dividió en tres volúmenes (en contra del deseo del autor) debido a la carestía de papel provocada por la guerra, que se publicaron entre 1954 y 1955.

-----------------------------


EL CAMINO DEL ANILLO: PARTE I - EL PRÓLOGO


El prólogo suele ser esa parte del libro que muchos lectores obvian antes de comenzar una lectura. Nosotros lo leeremos por varios motivos, el primero y más importante es porque es una fuente de información primordial sobre los hobbits.

Los hobbits, esas criaturas ya harto conocidas (debido, sobre todo, a las adaptaciones cinematográficas de Peter Jackson y su impacto en la cultura de masas) de pequeña estatura, pies peludos y descalzos, y costumbres pacíficas. Esa raza hedonista y poco culta que siempre ha vivido en un mundo perfecto, bebiendo cerveza, comiendo ocho o nueve veces al día y sin sufrir escarnio ni guerra de ningún tipo. La vida hobbit, la vida mejor. Viva el asueto y la comida.


Más o menos así, como nos los pinta Jackson al principio de sus películas. Hobbitontos, vamos.
¿O no?

Pues no, queridos amigos, los hobbits podían disfrutar de relativa paz y tranquilidad a finales de la Tecera Edad, que es el tiempo en que transcurre parte de El señor de los anillos, pero no siempre había sido así, ni tampoco lo sería en un futuro. Vamos a adentrarnos un poco más en el mundo hobbit para acompañar la lectura de este prólogo, aunque más adelante en la lectura surgirán muchas cosas sobre la noble raza que debamos explicar.

El origen de los hobbits

Tolkien afirma que, corrigiendo exámenes una tarde (corregía no sólo los exámenes propios, sino para otros profesores, así se sacaba un dinerillo extra para mantener a su numerosa familia) sintió alivio al encontrar una hoja en blanco y, casi sin saber por qué, grabateó 'en un agujero en el suelo, vivía un hobbit'.

Podéis verlo aquí, en el minuto 2:47 concretamente:



La palabra 'hobbit' no era del todo nueva para el idioma inglés, pero no pasaba de ser un simple término sin significado... seguramente el 'hobbit' que Tolkien escribió no estaba ni siquiera relacionado con el término registrado por Michael Aislabie Denham en su lista de criaturas mágicas de 1895, donde no se aportan siquiera datos o cuentos escritos sobre tales 'hobbits'.

Más adelante y, volviendo al garabato, Tolkien caviló sobre las posibles implicaciones lingüísticas del término que tan espontáneamente le había surgido de la pluma. Y descubrió que podía proponer un origen filológico a dicho término, emparentado en parte con el Inglés Antiguo: hol-bytla, habitante de agujeros. En futuros capítulos hablaremos también de las semejanzas entre los términos de Rohan y los de La Comarca, entre los que se cuenta esta palabra, aunque hay un esbozo al final de este artículo en concreto.

Un tiempo después, uno de estos hol-bytla sería protagonista de su primera novela de éxito, El hobbit.

Historia temprana de los hobbits

Aunque Tolkien no nos cuenta en profundidad el origen radical de los hobbits, sí nos cuenta que están sin duda emparentados con los humanos (o Gente Grande, como les gusta llamarnos), aunque la naturaleza de su relación se pierda en los oscuros Primeros Días. Como se menciona en el prólogo, sólo los elfos recuerdan leyendas de tan remotos tiempos, pero éstas sólo se dedican a temas relacionados con su pueblo.

En el año 1 CC (Cómputo de la Comarca), los hermanos Marcho y Blanco (quienes, en las versiones primitivas del texto, se llamaban Marco y Cavallo) cruzaron el Baranduin en tiempos de Argeleb II. Habían estado viviendo en diversos lugares anteriormente entre los hombres o cerca de ellos, de hecho, en manuscritos tempranos de Tolkien se menciona a 'hobbits salvajes' que no llegaron a emigrar con los hermanos y se quedaron a vivir por su cuenta en montañas o bosques (¿podría pertenecer a esta gente la familia de Sméagol?).
Cruzaron el Baranduin por el puente de piedra que se mantenía desde los tiempos de Arthedain I, ya que el agua los aterra (bueno... a casi todos. Los insensatos Brandigamo incluso saben ir en bote o nadar un poco. Cuestión de su sangre Alba) y se establecieron en esa tierra que llamaron 'La Comarca'. Su lugar de asentamiento anterior había sido una tierra más pequeña, que en tiempos de El señor de los anillos se conoce como el País de Bree... pero sobre esta tierra ya hablaremos a su debido tiempo.


Los hermanos Marcho y Blanco, en la escultura que conmemora su hazaña en el videojuego Lord of the Rings Online
En el prólogo se mencionan varios hechos trágicos y temporadas terribles que debieron vivir los hobbits en su época más temprana. Sumando esta larga y penosa emigración, forzada según se cuenta por la proliferación de humanos y la sombra de Dol Guldur, en la que hobbits de todas las edades debieron emprender un camino incierto sin casi medios, también debieron comenzar de cero en una tierra de la que nada sabían y en la que nada tenían, excepto un buen suelo (ya que en tiempos pretéritos había sido habitado y labrado por humanos, además de tener fama de buena tierra para viñas). Después de tal padecer, sufrieron continuos y cruentos ataques de lobos del norte, una terrible peste negra que esquilmó su población y una Larga Hambruna... como veréis, de existencia plácida y país de las maravillas, nada de nada.

Si no, que se lo digan a Lobelia... este dibujo es del gran John Howe
Respecto a las batallas, resulta cómico que la 'Batalla' de los Campos Verdes sea lo más renombrado que recuerdan en la Tercera Edad, pero... ¿acaso no nos pasa a nosotros mismos en la Saga Realidad? ¿Quién, de entre los viandantes que nos podemos cruzar por la calle, nos podría hablar de las Guerras Médicas, de la Batalla de las Navas de Tolosa o de los almogávares? Pero de la anécdota poética del Cid muerto 'venciendo' a caballo seguro que sí.
Aparte del señor Toro Bramador y Golfimbul, Tolkien menciona en sus manuscritos que desde la Comarca se prestaron a batalla arqueros hobbit a las guerras de Angmar contra el Señor Oscuro (no en vano, tienen una puntería excelente) y... bueno, tendremos buenas dosis de hobbits guerreros en esta lectura más adelante.

La vida hobbit

Tolkien nos cuenta en su prólogo "El deseo de conocimiento (fuera de las ciencias genealógicas) no era común entre ellos". Esta frase, despiadadamente recortada de su oración de origen, es lo que ha dado pie a la imagen de los hobbits como complacientes ignorantes, del mismo modo que su descripción como gente 'sencilla' se ha dado a interpretar como gente 'simple'. Pero nada más lejos de la realidad.
Aunque a todos los hobbits no les interesase ser estudiosos (o no tuvieran tiempo para ello), muchos hijos de familias prósperas sí se dedicaban al estudio y registro, tanto de la historia propia como de la ajena. De hecho, el propio Libro Rojo de la Frontera del Oeste, obra en la que (poéticamente, por supuesto) se basa El señor de los anillos fue originalmente escrito en la Comarca (y más tarde copiado y ampliado con otros libros hobbit o incluso por manos gondorianas).


La edición 75 aniversario de El hobbit que publicó Minotauro imitaba el diseño del Libro Rojo que salía en las películas de Peter Jackson
Porque Tolkien practica el artificio narrativo del manuscrito encontrado con su obra en El señor de los anillos. Del mismo modo en que Cervantes, como narrador de El Quijote, dice basarse en los manuscritos del historiador Cide Hamete Benengeli, o Álex de la Iglesia dice haber encontrado en una papelera el manuscrito de su histriónica obra Payasos en la lavadora, Tolkien usa este artificio comentando que lo que él ofrece, como narrador, es una traducción de aquello que Bilbo comienza como El hobbit, o historia de una ida y una vuelta y que Frodo amplía con La caída del señor de los anillos y el retorno del rey y Sam completa como tarea legada por su amigo.
Bilbo incluye también en ese 'cofre rojo', tres gruesos volúmenes de traducciones del élfico incluyendo las historias del mundo antiguo, al que se añadirían en la Frontera del Oeste un grueso volumen más que contiene árboles genealógicos (sabiduría que todo hobbit de bien debe conocer) y comentarios.
La copia del Libro Rojo que Tolkien 'tradujo' se conocía como el Libro del Thain, tenéis más datos sobre el mismo en el prólogo. Dignos son de mención también el Cómputo de los años y el Herbario de La Comarca así como Palabras y nombres antiguos de La Comarca (guardados en Casa Brandi), o La cuenta de los años (guardado en Grandes Smials).
Además de todo esto, sabemos por la pluma de Tolkien que los hobbits ya habían comenzado a conservar su historia incluso antes de asentarse en La Comarca. Aprendieron la escritura de los dúnedain (las runas fëanorianas), así que al mudarse al oeste de Eriador en el año 1600 T.E. (año I del Cómputo de La Comarca) ya llevaban consigo sus historias, leyendas, anales orales y genealogías. En tiempos de Bilbo y Frodo los originales se habían deteriorado tanto que ya no podían leerse, pero se habían hecho copias y ampliado con más material. Entre los más de 500 ejemplares que albergaban las bibliotecas por aquel entonces, destacaba el Pielamarilla, el Gran Libro de Alforzada, que recogía la historia de los Tuk desde la fundación de La Comarca, cuyos primeros textos se remontaban aún más atrás, a casi cuatro siglos en el pasado...


"Tolkien's desk", por la artista Breana Melvin
Así que, como vemos, los hobbits no eran tan simples o ignorantes como pensamos... a ellos les debemos la escritura de El señor de los anillos.

Otras de las cosas que se suelen pensar de tan noble raza es que son gente pacífica, descalza y rústica. Bien, pues un hobbit enfurecido no es un buen rival, como bien dice Tolkien en su prólogo. Aparte de los arqueros mencionados más arriba, existía en tiempos de la Guerra del Anillo un cuerpo de Fronteros, dedicados a mantener el orden y vigilar las fronteras de las cuatro cuadernas. Los hobbits de la cuaderna del norte cazaban con arco y, aunque las armas habían pasado a ser objetos curiosos de museo (mathoms... volveremos después a esta palabra) en caso de necesidad supieron organizarse y defender lo propio. Pero eso lo veremos más adelante. Y no olvidéis a los arqueros mencionados más arriba...

Si leemos el texto con detenimiento, veremos que los hobbits no siempre van descalzos. Algunos de ellos llevan botas en los días de lluvia. Si lo pensamos fríamente, es lógico: como hobbit sales a la huerta un día en que ha llovido y te pones unas botas aunque 'no las necesites', porque al llegar a casa no lo pones todo perdido de barro, o evitas tener que lavarte los pies (peludos) con cuidado para no manchar la alfombra. También se dice que el oficio de zapatero era un oficio 'que practicaban poco', que no significa que no lo practicaran nunca. Es decir, que existían hobbits zapateros y tenían suficiente negocio como para subsistir (aunque seguramente los enanos de las Montañas Azules serían quienes más comerciarían con este tipo de mercancías). Cuando veáis a alguien caracterizado como un hobbit en un evento, si lleva zapatos (no cualquier zapato, entendámonos) ni se os ocurra ya decirle que debería ir descalzo. Que los suelos de las convenciones son fríos y sucios, y merecerían un buen calzado para un hobbit de bien.

También eran tan 'rústicos' que contaban con un servicio postal bien organizado, abogados (¿recordáis el final de 'El hobbit'?) y términos y condiciones legales que espantarían al más pintado, e incluso relojes. Bueno, sí, eso es un anacronismo tolkiniano... ¡pero los tenían!. La mayoría de hobbits sabían leer y escribir, y muchos guardaban consigo una sabiduría especial que otros pueblos habían perdido. Habrá ejemplos de ello a lo largo y ancho de nuestra lectura.

El imaginarium popular, indudablemente influido por las películas de Peter Jackson, nos los presenta como una suerte de pitufos-no-azules a los que la comida y la bebida les brota en las manos por arte de magia, y que se dedican sólo a fumar, comer hasta hartarse y mirar las estrellas. Cualquier persona remotamente relacionada con industrias tales como la ganadería, la agricultura o la artesanía sabe que eso no es posible y está bastante alejado de la verdad; conoce las horas que lleva cada pieza artesanal, el esfuerzo que requiere la agricultura (y más con instrumentos tan poco sofisticados como un molino de agua o una azada), los desvelos y trabajo diario que supone la ganadería, las horas de molienda, las innumerables lanzadas de un telar, la recogida y conservación de frutos, la elaboración del queso, el fermento de la cerveza o el vino, la construcción de edificios... Por no hablar de la crianza de los numerosos hijos que las familias hobbit acostumbran a tener. Es interesante resaltar que, de los cuatro hobbits de la Compañía, tres son herederos de familias muy prósperas y por ello a veces se los puede interpretar como banales o superficiales (y poco acostumbrados al trabajo). Fijémonos un poco más en el modesto Sam, representante de los trabajadores medianos en tan variopinta excursión, pensemos detenidamente y veremos que ese ideal de 'vida hobbit' que quizá teníamos en la cabeza conlleva mucho más trabajo del esperado.


Talk like a hobbit

En el apéndice sobre las lenguas, Tolkien nos comenta que el Libro Rojo 'original' estaba escrito en una lengua que él llama lengua común / oestron (Westron). ¿Es esta lengua el inglés? Bueno, pues no.

La lengua común era una lengua hablada por varias razas de la Tierra Media y, aunque cada pueblo tenía sus marcas dialectales (que Tolkien intentó emular con las diferentes hablas inglesas, incluso con el uso de formas del Inglés Antiguo en el caso de Rohan) todos se podían entender entre sí. Mas, de vez en cuando, encontramos algunas palabras en el habla de los hobbits que nos podrían hacer sospechar que los hobbits pudieron tener su propia lengua.
De momento, con el material del que disponemos, nos quedamos ahí, en una sospecha. Christopher Tolkien habla sobre ello en Los pueblos de la Tierra Media y reproduce manuscritos de su padre donde tampoco nos da una respuesta definitiva, pero se inclina por pensar que los hobbits siempre hablaron una lengua compartida con los humanos, aunque NO el oestron o lengua común, que fue adoptado después de su emigración.
Tolkien sostiene que esta lengua sería la misma que hablaban los pueblos que después conformarían La Marca (conocida en Gondor como Rohan). Hablaremos de ella cuando lleguemos allí en nuestra lectura.


Quisiera en este primer capítulo mencionar dos de los términos que los hobbits conservan de esa lengua antigua (fuera propia o compartida): mathom y smial.

Un mathom es un objeto hermoso, que normalmente no suele tener utilidad práctica concreta más que el entretenimiento o la belleza, y que abarca desde las armas antiguas colgadas en el museo de mathoms hasta los pequeños regalos que se entregaban en las fiestas de cumpleaños (de los que hablaremos en el siguiente capítulo).
Esta palabra Tolkien la relaciona con la palabra eorlinga máthum, que significa 'tesoro, regalo precioso'. Por ejemplo, el cuerno que veremos que Eowyn regala a Merry es un máthum.


La palabra smial, que nombra las casas subterráneas de los hobbits, podría estar relacionado con el vocablo eorlinga smygel que allí significa 'madriguera'. También se relaciona con el nombre Sméagol y con Smaug, el nombre que en el norte se daba al gran dragón de la Montaña Solitaria, que es una broma lingüística de Tolkien que vendría a significar 'arrastrarse por un agujero'. Sobre el nombre Smaug recomiendo la lectura de este artículo.


"The Hobbit, or there and back again" del artista Andrei Pervukhin
-------------

El siguiente paso es leer los capítulos primero y segundo de El señor de los anillos, y os emplazo al artículo que publicaré seguramente el jueves 1 de octubre (aunque la Saga Realidad puede alterar esta fecha). Profundizaremos más en las costumbres y sociedad hobbit, y entraremos en materia con la oscura historia del Anillo de Poder...

¿Cuáles son los nombres más normales entre los hobbits? ¿Qué ritos y protocolos se llevan a cabo en un cumpleaños hobbit? ¿Qué criaturas fantásticas pueblan los límites de La Comarca? ¿Qué hobbit no asistió como invitada a la fiesta de cumpleaños de Bilbo y por qué? ¿Cuánto tiempo transcurre hasta la partida de Frodo y quién lo acompaña? Todas estas preguntas y muchas más encontrarán respuesta en la siguiente entrega.

Seguidme en twitter para estar puntualmente informados de novedades, fechas de publicación y para cualquier pregunta. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog.

Y muchas gracias por acompañarme en este viaje.