domingo, 23 de diciembre de 2007

Perdiendo los estribos

La vida es grande, más grande que tú. Y tú no eres yo.
Las distancias que recorreré, la distancia en tus ojos.
Oh, no, he dicho demasiado. Lo retiro...

Esa soy yo en el rincón. Esa soy yo en el punto de mira, perdiendo los estribos.
Intentando mantenerme al ritmo de tus pasos.
Y no sé si podré hacerlo.
Oh, no, he dicho demasiado... pero aún no he dicho suficiente.

Creí haberte visto reír. Creí haberte oído cantar. Creo que creí haberte visto intentarlo.

En cada susurro de las horas en vela, elijo mis confesiones. Intento mantener mi atención en ti.
Como una loca perdida, herida y ciega.
Oh, no, he dicho demasiado, lo retiro...

Considéralo... considéralo la indirecta del siglo. Considéralo el desliz que me postró de rodillas.
¿Y qué si todas estas fantasías vienen agitándose ante nuestros ojos?
Ahora he dicho demasiado.

Creí haberte visto reír. Creí haberte oído cantar. Creo que creí haberte visto intentarlo.

Pero tan sólo fue un sueño, tan sólo un sueño...

Esa soy yo en el rincón, esa soy yo en el punto de mira, perdiendo los estribos.
Intentando mantenerme al ritmo de tus pasos.
Y no sé si podré hacerlo.
Oh, no, he dicho demasiado... pero aún no he dicho bastante.

Creí haberte visto reír. Creí haberte oído cantar. Creo que creí haberte visto intentarlo.

Pero sólo fue un sueño. Intentarlo, llorar, ¿por qué?... intentarlo. Sólo fue un sueño, un sueño, sueño...