sábado, 5 de marzo de 2011

Therazane

Últimamente son muchos los temas de polémica que me estoy encontrando en el ciberespacio. Y como soy una ratita metomentodo intento siempre explicar cosas que parecen enigmas para los demás, aunque realmente su objetivo no sea buscar una explicación a ello.

Hace años que soy una jugadora casual del MMORPG World of Warcraft. Es un juego muy ameno, lleno de posibilidades de entretenimiento, donde es tremendamente importante el hecho de jugar con los demás. Se puede ser un lone player, por supuesto, pero el elemento social del juego es uno de los alicientes del mismo, ya que existen miles de juegos en los que se puede jugar solo. La clave está en el elemento multiplayer de su acróstico (la segunda 'm').

Son millones los jugadores que disfrutan de su experiencia, en todo el planeta. Creo que es el MMORPG más jugado del mundo (no puedo asegurarlo, no tengo las cifras). Los jugadores se distribuyen en servidores, donde pueden interactuar con personas de ese mismo servidor (últimamente, se implementó el Real ID, que permite hablar con personas de otros servidores/juegos de Blizzard, y la posibilidad de hacer mazmorras aleatorias con personas también de otros servidores), divididos por idiomas.

El equipo de trabajo de WoW abarca muchas personas. Programadores, implementadores, managers, auxiliares, creativos, dibujantes, diseñadores, guionistas, escritores, betatesters, animadores... todos ellos trabajando para hacer cada día más grande (en extensión y en complejidad) el juego. Y el juego está basado en un mundo, Azeroth (complementado con los restos de Draenor, llamados Terrallende), en constante expansión, que aún esconde muchos secretos que se nos van desvelando expansión tras expansión.

Este mundo posee su propia historia, que lo hace coherente y jugable. Todas las misiones que se nos encomiendan (aun las más absurdas) tienen un sentido y un propósito. Eliges la Alianza o la Horda, y serán unas razones u otras las que te conduzcan durante todo tu tiempo jugable. Eliges una clase, una raza, y también aquello conllevará sus ventajas e inconvenientes, sus odios y apetencias (traducidos, para los jugadores, en habilidades raciales y ramas de talentos). Amarás u odiarás a razas y facciones, primarán en ti unas pasiones u otras, lucharás bajo una bandera roja o azul, tu forma de conducirte estará guiada por tus decisiones pero siempre atendiendo al lugar, facción, momento histórico o nivel de experiencia en el que te encuentres.
Incluso el mundo cambia atendiendo a sucesos históricos, como si fuera una alegoría de la historia real. Se cruza un portal oscuro, y de repente aparecen dos razas más, con sus historias (lore) y sus características, así como nuevas clases. Los muertos vivientes comienzan a plagar Azeroth, y además de una clase más, se abre otra porción de tierra. Alamuerte despierta de su letargo y rompe zonas, arrasa ciudades, desata maldiciones, conlleva cambios climáticos y abre de nuevo acceso a nuevas zonas...

Y todo esto viene acompañado de textos y textos, que arropan y dan coherencia a la nueva historia. Las misiones cambian, las decisiones prevalecen, pero también abren nuevos caminos antes inexplorados. Y el juego nunca se detiene. Eso, se ha dicho, es el 'peligro' de World of Warcraft, pues siempre hay algo que hacer, o siempre se puede hacer algo.

Esa historia es el fruto del trabajo de cientos de expertos de muy variadas materias (desde el arte gráfico hasta los creativos, pasando por escritores, dibujantes, animadores, guionistas o incluso asesores históricos). Puede ser la vestimenta que 'cubre' el Wow o incluso puede ser una divertida materia de descubrimiento. Por eso, cada jugador vive el juego de un modo diferente. Hay quien toma las misiones y las completa, disfrutando de la progresión en nivel y la subida de estadísticas por las piezas que se van consiguiendo; y también hay quien se lee los textos de cada episodio, el típico jugador que te explica por qué Illidan hace lo que hace y por qué Arthas está siempre tan cabreado y triste. Hay jugadores que disfrutan con la estética de los personajes, vibrando con cada raza nueva que encuentran, y con cada habilidad que les demuestra en el combate (muchos de estos jugadores suelen ser consmidores de las figuras de acción). Hay jugadores que son una mezcla de todo lo anterior, y otros que no tienen ninguna de estas características. Como dije antes, cada persona es un mundo.

Hace un rato, he mantenido una conversación, enclavada en este tema, con una antigua compañera de clan. La materia de nuestra discusión ha sido la Madre Tierra del WoW, que recibe el nombre de Therazane. Es la diosa de la roca, y una de las pocas (si no la única) que es amistosa con los jugadores (una vez que se termina su línea de misiones). Los otros dioses de los elementos (Neptulon, Al'Akir y Ragnaros) son hostiles siempre. Therazane tiene la intención de vengarse de Alamuerte (gran enemigo de los jugadores en la expansión Cataclysm) ya que ha destruido su plano, en Infralar.

Imagen extraída del foro wowraider.ru

No es muy difícil, para la mayoría de personas que hayan estudiado algo de arte o historia antigua, encontrar un paralelismo con las venus esteatopígicas antiguas. De hecho, los creativos unieron los conceptos de fertilidad, Tierra, cualidad esférica y supraterrenalidad en ella (la voz que escuchamos está retocada con efectos que la hacen profunda y sobrenatural).

De derecha a izquierda: venus de Lespugue, venus de Menton, venus Tan-tan* y venus de Willendorf. Foto extraída de la wiki educadultos.

Estas venus no creo que exijan explicación, y si es así, os invito a leer el artículo sobre las venus paleolíticas de la magnífica web artehistoria. Sólo mencionar que estas venus acentuaban las caderas y pechos como símbolo de las zonas de procreación y nutrición, unidos estos conceptos al propio concepto de Madre Tierra, esa deidad antigua unida a la fertilidad, el amparo y la provisión de cualquier necesidad vital (refugio, comida, vestido, agua...).

Indudablemente, la apariencia de Therazane dota también a la estética del juego de una base histórica. Hecha de roca, antigua, con los cánones de aquellos tiempos en los que su imagen evocaba todo lo expuesto más arriba. El dios del fuego es una figura antropomórfica envuelta en llamas, y sustentado en brasas (a modo de Agní, o de diablillo). El del agua (cuyo nombre, curiosamente, coincide con el nombre de uno de los planetas de Futurama) parece una mezcla estética entre un djinn y una medusa, incluyendo tentáculos de kraken en su testa. El del aire es, completamente, un djinn, con su turbante y todo. Todos comparten implicaciones mitológicas.

La conversación que hemos mantenido esta compañera de juego y yo, de hecho, se ha basado en su aspecto exterior. Mientras ella defendía la idea de que la representación de Therazane era fea, un bicho, yo exponía la explicación estético-artística de las venus paleolíticas. A mí Therazane me gusta por lo que expresa y representa, mi ex compañera reivindica más otros valores estéticos de su imagen, al ser un personaje femenino de ese juego. No veo por qué ambas posturas han de ser motivo de una disputa, es cuestión de apetencias. A mí me gusta cómo la han representado, a ella no.

Lo que sí creo que han logrado con este personaje, opinión que no comparte mi contertulia, es crear un personaje muy bien contextualizado. Ella considera que hubiera estado mejor contextualizado con una apariencia similar a la mayoría del resto de féminas del juego, ya que es una diosa. Supongo que la compara con el resto de apariencias 'humanas' de otros seres fantásticos, como las dragonas. Básicamente, aduce que los ideales estéticos de la actualidad no son los antiguos, y esto parece primar para ella sobre el contexto histórico que, a través de su trabajo de investigación y desarrollo, se esfuerzan en conseguir los creativos/dibujantes/escritores/animadores del juego. Opina que prefiere ver (palabras textuales) "la imagen de una mujer sana antes que una que no lo está".
He encontrado un artículo fascinante sobre esas mujeres hermosas, curvilíneas y siempre ligeras de ropa del WoW, y sus implicaciones culturales. Os invito a leerlo.

Además de eso, otro de mis ex compañeros de clan opina que el juego 'no está para aprender cultura, para eso están los libros'. En parte tiene razón, ya que hay jugadores que simplemente se dedican a disfrutar de la experiencia lúdica sin dejarse influir por los ideales, las historias o las implicaciones filosóficas del juego. Pero (siempre hay un pero, en mi caso) yo considero todo un triunfo que exista la posibilidad de aprender.
Siempre que se pueda incluir un poco de historia, un mucho de base de respeto en la convivencia, un principio de cooperación, una pincelada de cultura, un dato histórico, una base filosófica... vaya, algo que merezca aprenderse, creo que es adecuado y aplaudo esa iniciativa. Conozco gente de todo tipo, de variados niveles educativos y de variados contextos vitales. Y he encontrado más de uno(y más de dos) ejemplos donde un juego de rol, de cartas, de ordenador, de mesa... les han enseñado algo. Y no lo considero nada negativo, al contrario. Prefiero los juegos que son así, que son capaces de hacer que la mente de un adolescente navegue por la historia, la filosofía, el arte, o cualquier otra disciplina, de un modo ameno y divertido.

Hay gente a quien no le importa todo este background. Perfecto. El juego te ofrecerá aventura y triunfo, diversión y entretenimiento. Construirás Carcassone, conquistarás Rusia, matarás muñequitos con tu espada samurai. No me parece mal. Pero, y es mi opinión, cuando alguien te cuenta 'hey, mira, Carcassone es una ciudad con más de 50 torres y dos líneas de murallas, construida con muchas manos de reyes diferentes y varias civilizaciones, por eso nosotros jugamos a un juego en el que se construye a trozos, con muchas manos, una ciudad", no es desdeñable. Es deseable. Incluso si se llevan una concepción parcialmente errónea, es un paso. No veo nada de malo en aprender, o en picar la curiosidad.

Al 90% (cifra no oficial, estimación por parte de mi contertulio) de los jugadores del WoW 'se la suda la historia de los personajes'. No creo que sea del todo cierto, y aunque fuera así, me alegro mucho por el 10% restante, y creo que a las personas que trabajan construyendo un universo coherente, alegórico de la historia real en muchos casos, les hace feliz que exista ese 10%. Quizá sea ese 10% el que defiende los juegos frente a quienes piensan que son de borregos. Y es ese hipotético 10% el que da sentido a miles de horas de trabajo de estos profesionales, que creo no merecen menosprecio.

Como los que defienden el heavy más allá de una pandilla de melenudos escuchando ruido. O los que defienden el hip hop como mucho más que cuatro vagos delincuentes que llevan gorras y oyen música que levanta dolor de cabeza. Yo defiendo la cultura subyacente de muchos juegos, sea cual sea su formato, frente a las personas que creen que son cosa de cuatro nerds deseosos de ver tetas, asesinos en potencia. Y encuentro en Therazane esta cultura subyacente.

Vosotros ¿qué habéis aprendido gracias a los juegos? ¿Consideráis que son un buen vehículo para el aprendizaje, la inclusión social, la creatividad... o creéis que sirven tan sólo para la diversión? ¿Tenéis alguna anécdota interesante sobre ello?

Findûriel

11 comentarios:

Lothi dijo...

Dudo que nadie con la anatomía de cualquier personaje femenino del WoW pueda tener buena salud en la vida real. Es como la Barbie o las mujeres de Rollo. Un exceso estético casi manierista pero irreal.
La "Madre Tierra" que puso esa chica como "ideal" es tan anormal como la que ha creado Blizzard. Salvo que la de Blizzard tiene una base histórica y estética coherente, no se limita a ser otra tía buena siliconada y de proporciones pensadas por personas que, intrínsecamente, opinan (o parecen opinar) que el valor único de la mujer es ser un objeto decorativo de proporciones precisas y sin un solo pelo visible, por ejemplo.
¿Y qué sabe ella de si, para esa raza, eso es estar sano o no? ¿Le ofenden los osos gordos prehibernación también? ¿O son sólo los humanoides gordos los que le molestamos? (Me juego mi pescuezo a que tengo mejores índices de azúcar, colesterol y tensión arterial que ella...)
Anyway, sobre jugadores que juegan y jugadores que aprenden... yo he vivido momentos MUY descorazonadores en mis andanzas roleras. Por ejemplo:
* Que me digan que Cornovia (Cornualles) esté en York.
* Que me curre todos los nombres de todas las divisiones de un ejército artúrico, lo haga en gaélico y me digan que "es muy difícil de pronunciar, que mejor nos lo inventamos sin más". (Prevaleció mi idea.)
* Que me digan que escojo nombres muy raros, cuando busco nombres con cierta autenticidad.
* Que me sugieran acrósticos cuando intento elegir nombres con autenticidad.

Por no hablar de los nombres como Morenikoh que se empiezan a encontrar por el WoW. ARGH.

Y eso.

Anónimo dijo...

Hola Mónica, soy Oso.
Creo que te equivocas con el porcentaje de personas interesadas con el lore.
Si sólo hubiera un 10%, ni se venderían libros, ni se venderían los cómics.
Y de cómics, no estamos hablando de 1 serie, es que simultáneamente se han editado hasta 3.

Lo que sí que me he dado cuenta es que, al disminuir la dificultad del juego, la calidad de los jugadores ha bajado considerablemente.

La expansión pasada fue un plagio a toda la mitología nórdica, bueno, si no quieres llamarle plagio, llamémosle adaptación de los mitos nórdicos al WoW: valkyrs (valquirias) que devuelven el alma de los muertos para crear Caballeros de la Muerte, un dios malo Loken (Loki), diosas como Freya ...no se molestaron ni en cambiar el nombre, porque de Loken a Loki ....

Y en esta se han quedado cortos, al menos de momento.

Lothi dijo...

Peeeeeeeeeeeero adaptar mitologías no es malo. Tolkien lo hizo y se le venera por ello. XDD

Anónimo dijo...

Lothi, las titanas que salen en el juego, vease 3er boss de Karazan, Freya,2º/3er boss de cámara relámpagos o cámara de piedras,mi primera fue de una mision en Tierras Altas (me quedé 5 minutos bajo sus faldas), están de chupa pan y moja, con todas las carnes bien puestas, un poco culonas al seguir el modelo humano, pero buenorras buenorras.

Oso

Anónimo dijo...

Diferencia hay entre "Huy, como mola el nombre Earendel, que viene del nombre del gigante Auvendril, y que sale en un poema anglosajón que habla del lucero de la mañana; voy a inventarme un personaje para mi mitología" a "Hummmm, nito un malo, HUmmmmm, Loki es la personificación del mal, la intriga, el complot.... vaya! esta expansión juegan en el norte!, ya tengo malo!, lo llamaré Loken" y me quedo tan ancho.

Oso

Cristania Andoandorello dijo...

A mi me paso que yo no entendia nada de nada de la historia de España; osea sabia lo que todos los de "educacion criolla promedio" sabemos: que la reina isabel expulso a los moros y de ahi le dio plata a cristobal colon para que viniera por aca. Pero no puedes comprender y amar un pais sin conocer su historia los porques y los comos...

Hasta que el buen Ranandil llevo un juego "el mas grande", entre el, Valandil, Saruman y Millicern comenzaron a explicarme (a traves del juego) 9 siglos de guerras y contradicciones de la historia de España medieval ¡y se hizo la luz! entendi de pronto muchisima de su idiosincracia, que antes miraba detras de una ventana, pero gracias al juego (y a los chicos) me pude involucrar.

¡fue magnifico! asi que estoy completamente de acuerdo contigo, el juego es el mejor instrumento para aprender. No es una reflexion banal ahora que los niños tienen menos tiempo para jugar y ser niños.

Findûriel dijo...

Un apunte para Oso: sí, las titanas están jamonas. Pero hay criaturas de piedra (de género indefinido) que son montañicas con cristales.

Anónimo dijo...

Mónica, ya se que las montañicas que invocan los shamanes son indefinidas, peroooo, ¡¡¡ay omáaaa que ricas están as las titanas!!

Adûnaphel dijo...

Yo acabo de darme de baja otra vez pero fui jugadora hardcore durante dos años.
Mi mayor aprendizaje fue sobre organización de empresas, relaciones entre personas, objetivos, rotaciones (expulsiones de clan, búsqueda de nuevos candidatos) etc.
He visto crearse y destruirse muchas organizaciones/guilds, he entendido los problemas que muchas de ellas acarreaban y he aprendido a hacer que un grupo funcione.

Sinceramente, he aprendido tanto en dos años hardcore en el wow como en 10 o 20 años en empresa... y me ha supuesto un boost en el trabajo interesante, ni te imaginas lo bien que funciono ahora en los trabajos en equipo.

A nivel laboral, el wow es de lo mejor que me ha podido pasar. ¿Querías aprendizaje? Este es el mío ;)

Elessar dijo...

En el guild wars Tindo y yo estuvimos hablando de la historia de un personaje llamado Shiro guardaespaldas del emperador al que una vidente le predijo que el propio emperador intentaría matarle durante la fiesta de la cosecha.

Fue inevitable hablar de ciertas historias parecidas que existen.

Y ya si nos ponemos a hablar de los Norn, de Olaf y de unas cuantas cosas más pues para de contar xD

Alberto Zeal dijo...

Personalmente, no he jugado nunca al WoW porque, te voy a ser sincero, me parece bastante aburrido. Con todo, me ha parecido muy interesante la comparativa que has hecho entre esa diosa y las Venus prehistóricas, aunque mucho me temo (tal como has comentado) que pocos valorarán esos matices históricos, mitológicos, arqueológicos...

Con respecto a lo de la apariencia, ten presente que nosotros hemos nacido y crecido en una cultura del físico, en la que la principal referencia mitológica son los dioses grecolatinos, símbolos de la perfección y la belleza físicas. Nuestras mentes occidentales están preconfiguradas para concebir a los dioses como seres gráciles, hermosos, bellos... No como Therazane. Por lo tanto, no debería sorprenderte que te salieran críticos al respecto de su apariencia.

Contestando a tus preguntas, francamente creo que no he aprendido nada de los videojuegos a los que he jugado. No sé si sirven únicamente como vehículo de la diversión, pero si te puedo decir, por experiencia cercana de un familiar, que el aprendizaje a través de estos medios ha de estar muy vigilado y asesorado; de lo contrario, los chavales podrían caer fácilmente en la confusión o el reduccionismo, unas tentaciones a las que apenas pueden resistirse (y eso sí te lo digo por experiencia propia).