Posted by Findûriel in , | 28.2.11 7 comments
Ayer, como supongo que todos sabréis ya, se celebró la gala de los Oscar de Hollywood. Una de las categorías en las que existe premio, desde 1934, es 'Mejor canción original'.

He querido elaborar un 'top 5' personal de estas canciones. El orden es meramente cronológico, y seguramente hubiera hecho un 'top 10', pero tampoco deseo que la entrada se convierta en una enumeración demasiado larga. Así que ¡al turrón!

Mejor canción original de 1939



Mejor canción original de 1940



Mejor canción original de 1991


Mejor canción original de 1992


Mejor canción original de 2003


¿Y vuestras cinco del top 5?

Findûriel
Posted by Findûriel in | 22.2.11 8 comments
El tema del que va a hablar esta entrada hace tiempo que me produce una profunda melancolía. No es mi intención el debatir sobre si una u otra cosa es mejor o peor, sobre si defiendo lo uno y no lo otro, pero hace tiempo que quiero escribirla, también para mí. Para que cuando vuelva a releerla, dentro de muchos muchos años, recuerde las sensaciones que estoy a punto de perder.
Hablo en primera persona siendo egoísta, porque nunca me ha gustado generalizar. Y estas son mis sensaciones, aunque seguro que lo serán de muchas otras personas.

Querido libro en papel

Querido libro en papel:

Sé que nos resta poco tiempo juntos. Los avances tecnológicos, junto a la vaharada de argumentos que los tecnófilos lanzan al aire cibernético, nos van a alejar inexorablemente, como el final de una película en blanco y negro en que la heroína se enclaustra en una vida obligada, y el héroe se resigna a vivir sin ella.
Yo te amo, y lo sabes, desde que mi madre empezó a hojearte en mi lugar, y a animarme a leer las palabras que en ti estaban tatuadas. Te amo con un afecto profundo, sincero y arrebatador. Te aprieto contra el pecho cuando tus historias se vuelven tan interesantes que me obligo a mí misma a tomarme un pequeño respiro. Acaricio tus lomos cuando paseo entre las estanterías de la biblioteca, y aspiro el aroma de ese templo con una devoción más que religiosa. Pero a pesar de este amor, libro, el destino nos está separando y terminará por arrancarnos a uno de los brazos del otro.

Nunca volveré a cogerte de la estantería, amor mío, y aspirar el aroma de tus hojas, tocadas por mil manos diferentes, como los suaves muslos de una cortesana. No contemplaré tu perfil, rugoso y ajado, o nuevo y oliendo aún a cola; ni a acuchillar tus hojas cuando seas facsímil, sintiéndome descubridora de tesoros que abre la tapa de un cofre misterioso, o liberadora de palabras, desatando los nudos de tus alas y buscando el beso de la brisa cuando las batas para adentrarte en mí. No, no volveré a pasear por el laberíntico aparato de la biblioteca, descubriendo ajados volúmenes, haciendo crujir sus hojas. No volveré a acariciar tu lomo historiado en las librerías, o a pasear la vista por tus páginas en los mercadillos de segunda mano.
Pulsaré unas teclas, y allí estarás. Inerte, ligero, frío e inmediato. Inmaculado, estéril, igual a los demás.

No podré sonreír al descubrir que aquel chiquillo tan curioso, el que se ha sentado a unos palmos de mí en el tren, lee un ejemplar que yo casi sé de memoria. Él tampoco podrá ver que yo leo algo parecido, muy parecido, adivinando el título en el espacio entre mis dedos mientras paso las páginas. Y nunca hablaremos, nunca comenzaremos una conversación de extraños que nos haga el viaje corto, las palabras caricias y las bromas rubores; no nos señalaremos pasajes ni descubriremos realidades más allá de lo que estamos leyendo por vez primera en el libro, explicadas por quien nos preguntó por ti en un largo viaje de tren, en una sala de espera, en el pasillo de una facultad. Y tampoco podremos hablarle al otro del grupo al que pertenecemos, que explora tal o cual obra literaria, o de la asignatura donde se estudia ese libro en concreto, o de los escritos relacionados, o de la biografía del autor más recomendada.
Pulsaré unas teclas, y allí estarás. Cubierto por una funda de última moda, hermético y desconocido a ojos extraños. Inmaculado, estéril, igual a los demás.

Ya jamás usaré mis marcapáginas. No podré buscar en la mochila y encajar en tí la entrada de teatro, esa que al final se quedará entre tus tapas y que, al volver a tus letras, encontraré por sorpresa y me recordará mil sensaciones. Ni las flores que guardé aquella tarde de abril en el epílogo, que habrían congelado su belleza para recordarme que eres un libro de primavera. Ni tu hermoso peso grávido me golpeará en la cadera al caminar, ni buscaré una postura, la mejor, para leer tus volúmenes, haciéndote peculiar en cada obra, especial y único en cada formato.
Pulsaré unas teclas, y allí estarás. Ligero, compacto, ocupando siempre el mismo espacio, asiéndote siempre de la misma manera, seas un Shakespeare o un Baudelaire. Inmaculado, estéril, igual a los demás.

Ni tampoco disfrutaré al entrar en el estudio de un amigo, en el despacho de un profesor, en la casa de un compañero, descubriendo las estanterías repletas de volúmenes y dejando pasear la vista por la variedad de literatura que posee y ama. No tocaré el Áuryn en relieve incrustado en la tapa, ni pondré un espejo frente a Datrebil para poder leerlo. El libro de dragones ya no incluirá sobres donde puedo guardar escamas encantadas cuando, siguiendo sus instrucciones, encuentre a esos seres fantásticos. Los vanguardistas se quedarán sin letras recortadas del periódico, sin libros que se leen a través de las esquinas de sus páginas, sin olores escondidos en sus márgenes o texturas en sus addendas. Ningún escritor podrá firmarme un ejemplar, convirtiéndolo en único y proporcionando un momento irrepetible.
Pulsaré unas teclas, y allí estarás. Dejando sitio en las estanterías a vacíos reflejos de la vanidad, sucumbiendo a la uniformidad. Inmaculado, estéril, igual a los demás.

Igual a los demás. Ya nunca mío.

Te echaré de menos, libro de papel. Que conste que no será una separación voluntaria.

Te quiero.


Findûriel
Posted by Findûriel in , , | 19.2.11 2 comments
De nuevo, los fans de Pete Seeger estamos de enhorabuena.


Esta vez, el Grammy se lo lleva por un CD que ha grabado con los niños de la J.V. Forrestal Elementary School, junto con un grupo de simpatizantes, todos ellos englobados bajo el nombre "The Rivertown Kids and Friends". El CD, titulado Tomorrow's Children, es el resultado del esfuerzo que Seeger sigue empeñando (a sus ya 91 años de edad) en que los niños ayuden a la conservación de dos patrimonios cruciales: el patrimonio natural (a través de su acción en el río Hudson) y la transmisión del folklore.

A raíz de la garantía que la organización Clearwater recibió del Departamento de preservación medioambiental, Dan Einbender (un educador de la ribera del Hudson) pudo comenzar a enseñar en el distrito escolar de Beacon. Einbender llevó sus experiencias y su ánimo naturalista a los alumnos de cuarto grado (9-10 años) de la clase del profesor Udell, enseñando a los niños a través de la música conceptos como la necesidad de preservar el patrimonio natural, el respeto a la naturaleza o el amor por su río Hudson. El propio Udell implementó este método de enseñanza a través de la música a otras materias.

A lo largo del año escolar 2008-2009, los estudiantes de Udell cantaron varias canciones de Pete, usándolas como material didáctico. Einbender se puso en contacto con el folklorista, amigo suyo, invitándolo a compartir una clase con los niños. Seeger, que ha vivido gran parte de su vida en una cabaña junto al Hudson con su esposa e hijos (cabaña, he de decir, construida con sus propias manos y que practica métodos de subsistencia respetuosos con la naturaleza... uno de sus hijos contaba en 'Seeger: the power of song' que él se crió sin luz eléctrica ni agua corriente) quedó gratamente sorprendido.


Les pidió que cantaran con él, que actuaran en público con él, y dichas experiencias fueron el motor para su álbum "A los 89", con el que también ganó un Grammy. Este grupo de alumnos se ha transformado, con el paso de los años, en "The Rivertown Kids", organización comunal conducida por Einbender y Udell.

En comunicación telefónica el pasado domingo, Pete relataba al Poughkeepsie Journal:

Nunca te lo esperas... espero que lleve a más gente a escuchar este humilde disco de niños cantando canciones ¡El destino es impredecible!

y se echó a reír.

Entre las 19 pistas de Tomorrow's Children hay homenajes a “Turn! Turn! Turn!” y “Take It from Dr. King,”, esta última escrita a raíz de los hechos del 11 de Septiembre de 2001.

Os dejo con un verdadero himno, escrito por Lee Hays y Pete Seeger, e interpretado por The Rivertown Kids and Friends... and Pete Seeger :)


Findûriel, Seegerófila.
Posted by Findûriel in , | 17.2.11 5 comments
Sí, amigos, como lo leéis. Estos dos hermosos, gráciles y castellanos animales están en peligro ambiental. Quizá pronto dejemos de vislumbrar los brillantes lomos de la marsopa castellana en los campos de cebada y centeno, donde acostumbra a retozar y refocilarse en su espesura... o no veremos más el increíble espectáculo de los cachalotes en manada cabeceando hacia el atardecer de la meseta, con su chorro de aire caliente espantando a las cigüeñas de los campanarios...

Así se hacía eco de la desafortunada noticia 'El Norte de Castilla', el pasado lunes 14 de Febrero.

CASTILLA Y LEÓN

La Junta incluye al cachalote y la marsopa entre las especies «vulnerables» de la región

El secretario regional y candidato del PSOE exigirá responsabilidades si se trata de otro «corta y pega»

14.02.11 - 01:55 -

La Junta de Castilla y León considera que dos tipos de cetáceos Phocoena phocoena (la marsopa común) y Physeter macrocephalus (el cachalote) forman parte del catálogo de especies «vulnerables» de la comunidad autónoma. Así figura en una tabla sobre la relación de mamíferos amenazados, que recoge el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013, un documento actualizado el 2 de diciembre de 2010, y con una extensión de 812 páginas.
Según una información de Castilla y León Televisión, este programa, que puede consultarse en la sección de 'Agricultura y Ganadería' del portal web de la Junta, considera que el estado de estas dos especies es «vulnerable», es decir, que su número no es escaso ya que no considera que esté en peligro de extinción. Un simple vistazo en el buscador Google da muestra del eco que ha tenido el descubrimiento de los cachalotes y la marsopa común en la comunidad, informa Ical. Asimismo, pese a lo sorprendente de este hallazgo, la Junta explica en su web que el Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2007-2013 es el documento que establece el conjunto de las actuaciones cofinanciadas por el Feader, que la administración autonómica realizará durante ese período para la mejora y desarrollo del medio rural.

Revisado

El 15 de febrero de 2008 la Comisión Europea aprobó este programa. Posteriormente, tras la aprobación del 'chequeo' de la PAC, fue necesario modificar el plan y la nueva versión se presento a la Comisión Europea el 14 de julio de 2009. Esta actualización fue nuevamente aprobada el 5 de marzo de 2010. Además, el 2 de diciembre se retocó el documento que incluye un análisis de la situación del medio rural, la descripción de las medidas propuestas para incentivar la actividad económica, la justificación de las prioridades planteadas y un plan de financiación para llevarlas a cabo.
El secretario general del PSOE de Castilla y León y candidato a la Presidencia de la Junta, Óscar López, abogó ayer por ser «prudente» hasta que hoy estudie en profundidad el documento en el que la Junta considera que dos tipos de cetáceos, la marsopa común y el cachalote, forman parte del catálogo de especies vulnerable. No obstante, recordó que «no es la primera vez» que la Junta hace uso del «corta y pega» y significó que si se trata de un caso similar pedirá las pertinentes explicaciones. El dirigente socialista se refirió así al documento de ordenación territorial de la Montaña Cantábrica Central encargado por el Ejecutivo autonómico, que generó polémica por contener amplios párrafos extraídos de 'El Rincón del Vago'.
Óscar López, que realizó estas declaraciones momentos antes de clausurar la IX Convención Municipal del PSOE en Sevilla, recordó que estos estudios se hacen «con el dinero de todos» y dudó de que existan «muchas ballenas marinas en Castilla y León».

------------------

En memoria de todos los mamíferos marinos que pueblan nuestra meseta y nuestras montañas, una última imagen.


¡Justicia y protección para nuestros ballenatos, morsas, marsopas, focas, leones marinos, cachalotes y demás paisanaje de nuestros campos de cultivo!

Url de la noticia original, aquí.
Posted by Findûriel in , | 16.2.11 6 comments
Hace tiempo que quería escribir sobre este tema, pero nunca encontraba el momento. Sé que debo un par de entradas (por ejemplo, la bibliografía de los libelos de sangre, y alguna que otra crónica) pero este blog funciona por impulsos, así que hoy toca este tema.

Hace ya más de un año que conseguí mi primera ABJD. Es el nombre que se suele aplicar a las muñecas articuladas por bolas fabricadas en algún país asiático (Asian Ball Jointed Dolls), las mías son de resina. Suelen provenir de China, Japón o Corea. Conocí la existencia de estas muñecas a través de un amigo, Tindo, que me mostró fotos de su muñeca a través de mi lejanamente desterrado fotolog.

Un poco de historia

Hacía tiempo que conocía la existencia de estas muñecas, y la primera vez que las vi en directo fue en la celebración de la fiesta del Mochi en Madrid, celebrada en la Casa de Mónico por el Instituto Japonés en España, en el lejano 2008. En el jardín del salón de catering había un corrillo de personas, algunas practicando cosplay, que tenían muñecas de este tipo en el regazo.

Mi primera muñeca, Miranda, fue un regalo de mi novio. Llegó a mi casa un 21 de Diciembre de 2009. El nombre del modelo (que en el mundillo es llamado 'molde', ya que estas muñecas de resina se fabrican utilizando moldes de la escultura) es 'Mei', y la casa de fabricación, Resinsoul. El tono de piel es el blanco, pedí el maquillaje de la casa y me vino con unos ojos de regalo color miel.

Como podéis ver, las muñecas llegan sin ropa y sin cabello (a no ser que la compres como lote completo, lo que se llama 'fullset'). De ellas se pueden elegir multitud de cosas:
- El tamaño: desde más de 70 centímetros hasta menos que la palma de una mano.
- El color de piel: las casas ofrecen un variado abanico, sacando al mercado incluso colores especiales que sólo se pueden adquirir en ciertos moldes y por un precio limitado.
- Los rasgos: los moldes son muy diferentes entre sí. Hay casas que incluso ofrecen orejas intercambiables o a la carta, así como caras de ojos cerrados o abiertos. Algunas personas modifican los rostros utilizando epoxy o lija para adecuarlos a sus gustos.
- El cuerpo: desde la complejidad de las articulaciones, hasta los modelos de manos, pasando por pezuñas, cuernos, alas, garras, colmillos, tamaño del pecho, marcado de músculos, sexo, pies de tacón, ganchos o imanes para la sujeción de los miembros, colas de sirena, cuerpos de centauro...
- La expresión facial y el maquillaje: las casas ofrecen una variedad de maquillajes, e incluso algunas se pliegan por un recargo a peticiones especiales del comsumidor. Aparte, existen personas en el hobby que, o bien se dedican profesionalmente a maquillar, u ofrecen su habilidad a través de foros. Los materiales más comunes son el barniz mate, los acrílicos, los pasteles secos y el barniz brillo para los detalles. También se elaboran con este método tatuajes. Los maquillajes faciales se suelen proteger con unas semicúpulas de plástico llamadas 'máscaras protectoras'. También se les puede añadir pestañas, vello facial a modo de barba, y casi cualquier cosa imaginable. Es muy común el llamado 'blushing', o sombreado del cuerpo, que se suele aplicar en las articulaciones y zonas más marcadas, como clavícula o columna vertebral.
- La ropa, complementos y calzado: Hay miles de combinaciones posibles. Se puede comprar a multitud de casas, se puede hacer a mano o se puede recurrir al servicio de personas que cosen a demanda.
- El cabello. Principalmente de tres materiales: sintético (que puede ser resistente al calor), mohair natural o peluche de lana/sintético. Se pueden comprar a través de casas pelucas ya hechas, materiales para hacerlas, e incluso addendas (mechas, mechones, moños, trenzas...) Mucha gente hace pelucas de mohair y peluche a demanda, y requieren ciertos cuidados especiales.
- Los ojos: Puede elegirse desde el color hasta la apariencia (sin iris, sin pupila, con la pupila grande o pequeña, con el globo ocular de color...), pasando por el tamaño (aunque hay tamaños recomendados para cada tipo de muñeca, atendiendo a la armonía con el rostro) y el material (acrílicos, cristal, uretano, pintados a mano, customizados...).

Una vez que tenemos todo esto, habiendo seguramente pasado varias fases de ensayo/error, el profano se hará esta pregunta...

¿Para qué sirve?

A esta cuestión hay tantas respuestas como personas. Un objeto como una ABJD, que necesita de ciertos cuidados, atención al detalle, gasto de tiempo y de dinero (no deja de ser un objeto de colección) se le dan muchos usos.

Hay personas que han utilizado estas muñecas como reflejo físico, manejable y posable de personajes. Bien porque tengan una historia que van escribiendo, bien porque jueguen a rol, bien porque sean mangakas, bien porque les apetezca poner en 'real' personajes de ficción que les gustan.
Otras adoran el mundo de la fotografía y el arte, y ven en estas manejables y personalizables muñecas una oportunidad de crear a través de sus instantáneas. Poder colocar, pintar, vestir, manejar e iluminar un modelo en miniatura y fotografiarlo para expresarse y crear.
También hay quien disfruta de la belleza estética de estos objetos. Son bonitas, les gusta colocarlas en las estanterías o junto al ordenador, sobre la cama o en una vitrina. Van a quedadas, o no. Se las muestran a los demás, o no. Simplemente, las tienen porque les proporcionan un placer estético.
Como os comento, la variedad de usos de estas muñecas casi iguala la variedad de modelos alcanzables. Y casi casa día hay novedades en moldes, pelucas, accesorios, casas...

Mis ABJDs

Ahora mismo poseo tres, y la cuarta llegó hace poco pero no la tengo en mis manos aún. Una de ellas (y la que me queda por recibir) son de primera mano, las otras dos son de segunda.

Miranda


Molde: Mei, de la casa Resinsoul (tamaño MSD)
Modificaciones: Compré el cuerpo de doble articulación maduro de la casa cuando salió, y se lo he cambiado por el antiguo.
Accesorios en resina: Cabeza durmiente.
Cabello: peluca de Leeke en color babybrown, limitada de navidades de 2009. Resistente al calor.
Ojos: de Everpurple, de uretano pintados a mano, color violeta.
Maquillaje: HMPF Aesthetics, by Morrrigan. Me encanta esta artista y tuve la grandísima suerte de que le gustó mi concepto de maquillaje. Ahora mismo están en sus manos el cuerpo y la durmiente.
Ropa y calzado: suele ser hecha a mano por mí o regalada, aunque tiene algunas cosillas compradas. Los zapatos que le vienen bien son de Leeke.

Pizca


Molde: brownie Gogo de Felixdoll (tamaño Tiny). Comprada de segunda mano.
Modificaciones: ninguna.
Accesorios en resina: cabecita durmiente y juego de manos con diferentes posturas.
Cabello: de mohair castaño (no es el de la foto), hecho por Apokripha.
Ojos: acrílicos de Luts, modelo sunflower.
Maquillaje: actualmente en reforma por HMPF Aesthetics. Anteriormente, el de la casa.
Ropa y calzado: hecha por mí. En la foto lleva un conjunto que le hizo mi amiga Skydoll. Está esperando calzado de Taobao.

Gatesy


Molde: pukipuki PongPong, de Fairyland. Comprado de segunda mano.
Modificaciones: ninguna.
Accesorios en resina: patas de gato, combinables con sus manos y pies normales.
Cabello: Custom cut wig de fairygarden.
Ojos: Acrílicos de Felixdolls, color gris.
Maquillaje: El de la casa.
Ropa y calzado: De Fairyland. Tiene también unos zapatos en camino.

La muñeca que estoy esperando será una Bisou Ai Lily de Custom House. Se llamará Noviembre, aún no tiene ni ropa, ni calzado, ni peluca, aunque esta última ya está pedida a Cherishdolls.

Y ¿dónde se compran?

Pues a través de internet, como prácticamente todo lo que se compra hoy en día al extranjero. O bien se compra a través de las páginas web de las casas, o se pueden conseguir en pedidos conjuntos que organizan de vez en cuando las comunidades y foros de aficionados a este hobby, con lo que los gastos de envío internacionales y aduanas salen a repartir (en caso de pedido conjunto normal) o sin coste (en caso de pedir a un distribuidor o 'dealer').
También en los foros y en páginas de venta de segunda mano se pueden conseguir tanto muñecos como accesorios. Hay dealers que tienen web propia, así como maquilladores, costureros, constructores de props y modificadores.

Para saber más, me permito enlazaros el foro al que pertenezco, que se llama Bjdoll.net

--------------------------

Findûriel. Para ser una introducción, me ha salido larguita.
Posted by Findûriel in | 4.2.11 6 comments
Hace tiempo que vengo observando a cierto tipo de personas, gente que tiene algo que los hace similares. Se niegan a colocar tildes en cada texto que elaboran.


Digo yo, no es complicado pulsar la tecla que hay al lado de la eñe de vez en cuando para colocar la comita sobre la letra. Se tarda una irrisoria cantidad de tiempo en hacer, un pequeño instante, menos de medio segundo en pulsar esa tecla... pero parece tan complicado que, venga, vamos a obviarlo y a pasarnos las reglas de la escritura por el arco del triunfo.
He escuchado excusas que sobrepasan lo peregrino, que te hacen preguntarte si esas personas creen que somos tontos. Que si pierdo tiempo de escritura, que si no es tan importante, que si de todos modos se entiende...

Por favor...

Incluso me he topado con cierto tipo de personajillo que tuvo la jeta de entrar en un grupo dedicado al estudio de la lengua y la literatura, y que se pasaba el tiempo escribiendo respuestas con letras capitales. Le preguntamos por su motivo, indicando que acorde a la netiqueta, eso era como estar gritando. Nos dijo que de ese modo no estaba obligado a detenerse a escribir las tildes.
Este personaje, que anunciaba no ser un experto en el tema, ni siquiera un iniciado, se tomaba la libertad de opinar con nosotros sobre temas que se le escapaban de las manos y sobre los que no controlaba el lenguaje especializado, haciendo mofa e incluso insultando a quienes no pensaban como su merced, y le demostraban que sus argumentos eran vanos, insulsos, faltos de base y tendenciosos. Como, por ejemplo, el tema de las tildes. Lo que este personaje desconoce es que, incluso en las letras capitales, hay que colocar tildes.

Ayer estuve pensando en la gente que se niega a mirar lejos, al fondo de los asuntos. La historia de las tildes, por ejemplo. El modo en que nos ayudan a distinguir palabras que se escriben igual, y que nos dan pistas para comprender que esas palabras vienen de diferentes formas primitivas. Perdiendo nuestra escritura, perdemos nuestra historia. La lengua sirve para expresar, nombrar, limitar y tipificar nuestra forma de ver el mundo. No creo que se puedan contar la de guerras, conflictos, discusiones, reconciliaciones, parlamentos y paces que ha provocado, a veces, una sola palabra. Y los siguen provocando: matrimonio, libertad, creencia, respeto, cultura, identidad...
No conozco el motivo por el que hemos decidido dejar de cuidar nuestro lenguaje, librarnos de un plumazo de la necesidad de pensar al escribir y convertir el acto de la literatura en simple inercia. Nos molestan, las tildes. Nos hacen perder tiempo, no tienen uso real, da igual si se te olvidan. Son estorbos que seguro, te apuesto lo que quieras, han impuesto los profesores para jodernos la vida. Si me vas a entender de todos modos. Da lo mismo si las pongo o no, pero ojo, no te relajes, que mi mensaje es profundo, guay, e incluso a veces me las doy de escritor. Aunque se me olviden las tildes. Luego voy a ver si me libro de las haches, de la diferencia entre 'g' y 'j', de las ces y las cus, de los signos de puntuar y hasta de escribir las capitales. Total, para interrogar y exclamar ya uso un signo al final y me olvido del primero...

A lo mejor este descuido voluntario, esta escapada a las reglas que no es nada rebelde sino que expresa vagancia, se debe a que tampoco nos importa tanto lo que escribimos. No le dedicamos unos minutos. Escribimos y punto. Y si a los otros no les gusta, es porque se creen muy listos, o no lo son lo suficiente. Al fin y al cabo, nos tienen envidia, eso lo saben hasta en China. Y si en fanfiction, en el wow, en clase del insti (por los dioses, hasta en la universidad) nos intentan sacar los colores por el hecho de que escribimos con tanta falta de tildes que muchas veces nuestro texto es incomprensible, es porque nos tienen entre ceja y ceja y no nos quieren dejar en paz.

Lo que quisiera saber es si acaso no hemos pensado que la lengua, poderoso ave con las alas desplegadas, ha volado a lo largo de la historia sin tener que posarse nunca, y nos ha brindado los cuentos de los que hoy disfrutamos. Nos ha cantado en nuestra primera noche en la cuna, nos ha guiñado el ojo en la montaña de libros en los que nos sumergimos, compungidos, emocionados, latentes. Nos saluda por la mañana en el tubo de pasta de dientes, y nos despide por la noche en las teclas del despertador. Con ella expresamos enfado, amor, desespero, gracia, optimismo, pesadumbre, ira, tranquilidad. Hemos recibido cartas. Hemos apretado el carboncillo en el parvulario hasta formar una oronda y aceptable vocal para ver la sonrisa de la seño. Hemos escrito dedicatorias en las carpetas de nuestros amigos, mensajes en los celulares, e-mails, estados de facebook, pillidos en twitter. Trabajamos con ella, ella nos arrulla en las canciones de la radio incluso cuando estamos en silencio.


Por favor. Evitad maltratarla, disolverla, privarla de sus cejas y sus acentos, de sus coletillas traviesas sobre las vocales. Dadle jolgorio, hacedle caso y, sobre todo, respetadla.

Es el instrumento que nos acompaña de la cuna a la tumba, toda nuestra vida. Incluso cuando estamos solos. Tomad un milisegundo para escribir una tilde.

Findûriel

PD: creo que no he podido engañaros. Este texto no tiene una sola falta. Y no, tampoco tiene una sola tilde.
Posted by Findûriel in , , | 3.2.11 7 comments
Es de noche. El soldado se siente solo en su hueco, así que se pone en pie y camina por el foso. Los pies se le hunden en el barro pero el soldado no resbala. Sus manos tiernas sujetan dos manuales y un cuaderno, con las tapas oscuras y algo manchado en barro.
Para distraer el ánimo, oscurecido por la noche y el olor, rememora palabras. Palabras sueltas, derivadas, claves, sonido de morse. Entre los sacos de arena hay una tronera, usada para apoyar las armas más pesadas y apuntar. A través de ella, se ve una porción de suelo iluminada por alguna luz remota. Así que el joven soldado se asoma, buscando luz.
Alambradas, estacas y jirones son el bosque terrible que espera más allá. El olor, de nuevo, le azota los pordentros. Barro, pólvora, sangre, terror y obediencia le inundan las fosas y le atan un nudo prieto en los pulmones, haciéndolo toser levemente. Varios de estos trapos, que se intuyen verdes a pesar del lodo seco, ondean como banderas de horror en los alambres puntiagudos. Su crujido no se parece en nada al hermoso rumor de las ramas. Entre ellas, el aroma es diferente. A tierra mojada, musgo, leña dulce, lirios y cicuta.

Y en sus pupilas, en lo profundo de su pensamiento, se dibuja un vestido estampado que susurra contra el aire cuando su dueña, toda carne, perfume, cabello y medias, gira en la fronda y se ríe. Los tejados quedan lejos, y el soldado se recuerda dando palmas y riéndose de la niña loca que le hace caso.
Otro aliento le trae el olor acre, ácido, quemado, podrido de la realidad, arrancándolo con brusquedad al parto doloroso de la guerra. Los campos huelen a muerte.

Se concede sentarse bajo una lámpara que pende de las lonas, dejando los manuales a un lado. Un compañero ronca suavemente en un jergón, los fusiles se apilan enhiestos al alcance de la mano. Como las hogueras indias, esas que él soñaba prender de niño con su hermano. Estas también escupen fuego, pero el soldado no tiene deseos de encenderlo.
Mira a los lados, calculando el tiempo y la posición. Hay tensa calma. Saca del bolsillo un lapicero, y echa de menos las plumas a las que su mano está tan acostumbrada. Apoya el cuaderno en la rodilla y lo abre, empujando los papeles sueltos que encajó entre las hojas usadas, garabateados hasta los márgenes, dentro de los límites de las páginas.

Nombres, volando entre las cuartillas, en alas de grafito gris. Como las fotos que sus compañeros guardan en el bolsillo del pecho de sus uniformes. Como sus manos en la instantánea que mandó a su amada desde el frente. Como los rostros de los que no vuelven, a los que hacen volver en volandas. Como el lodo en una noche de luna llena. Como el resplandor de las pálidas estrellas cuando está nueva. Grises y quietas, como las miradas de quienes saben que son los siguientes. Detenidas en el tiempo y muertas, hojas grises en una tierra que no es sacudida por el viento, con los ríos helados en escarcha gris, y los plumones grises de los pichones que no arrancaron a volar.

Grises como las membranas de las brillantes libélulas, que dejan secar al sol las perlas de rocío antes de despegar hacia el cielo del verano. Grises como la nieve bajo las lámparas de gas de la avenida de su residencia universitaria. Como el humo que se desprende, perezoso y lento, de las chimeneas donde se reúnen a sentirse héroes cuando están en el hogar. Ese es el gris correcto, se dice cuando logra releerlas al escaso brillo de la lámpara, pues cada una le trae el sonido de una campana diferente, de un clamor distinto, cuyos ecos intenta atrapar como un niño que trata de asir una pompa de jabón.

Y comienza a cazar, incansable, rasgueando con entusiasmo la hoja. Son suyos los pasos que corren tras el destello, sonríe cuando rodea con premura la historia, cuando le lanza dardos certeros y logra que se esté quieta, como una extraña bestia a la que busca dibujar. Son trazos torpes, de infante que balbucea, pero cada vez horadan más cerca del corazón de la brillante bestia, sonriente en enigma como una esfinge.
Saca de entre las hojas alguna de las notas sueltas. La lee, la descifra, pronuncia sus palabras en voz baja. La blande como si fuera una extraña pieza de puzzle cuyas compañeras aún se esconden en bolsillos que no ha abierto, en su mente, en su corazón, en sus tripas, en su aliento. Los bordes dentados le ayudan a imaginarse qué forma tendrá la pieza adyacente, qué líneas de la principal prolongará, si los colores serán los mismos o habrá algún elemento nuevo que, a la vez, precise de más piezas propias para poder completarse. Suspira, escribe en silencio una palabra, se detiene, tacha la frase anterior. Se llama torpe, trata de escucharse, y de acallar el resto de voces del corazón que quieren hacerse oír. Una madeja de lana en manos de un gato travieso. Busca la hebra dorada, y la ve brillar a la luz de la lámpara de campaña.

Alarga la mano y la toca. Está fría, y su contacto le provoca cosquillas y calambres. Tira, primero con suavidad, después con pasión. Enrosca el hilo en su mano para ayudarse, y el color se escurre por la punta de su lapicero, haciendo brillar la página mientras se convierte en un río aúreo de palabras.

Ya no hay lodo, ni olor a muerte, ni fotografías desvaídas, ni alas grises de lavandera invernal. Sólo existe el escritor, su lámpara, su cuaderno y su rasgueo... y el río, derramándose en el frío de la trinchera como un prodigioso milagro.









Francia, 1916.
Posted by Findûriel in , , | 2.2.11 4 comments
Llevo unos meses escribiendo artículos breves para la Agenda Cultural de Segovia, y el que corresponde a febrero también quiero compartirlo con vosotros. Podéis descargarla aquí, aunque encontraréis que el artículo no está acreditado a mi persona (debido, de nuevo, a un error en la maquetación... ejem). Este texto, como todos los producidos por mi pluma y tecleo, están protegidas por la Creative Commons que tenéis a la derecha.

Pedro González de Velasco

El Doctor Velasco fue notable hijo segoviano, y una eminencia reconocida nacionalmente en el estudio de la anatomía y la antropología. Aun hoy, su legado puede disfrutarse por todo el que se acerque al Museo Nacional de Antropología de Madrid que él fundó, u hojee muchos de sus tratados sobre la materia. Pero mejor comencemos por el principio.

Pedro González de Velasco nace un 23 de octubre del año 1815 en el pueblo segoviano de Valseca, que por aquel entonces ostentaba el nombre de ‘Valseca de Boones’, hijo de una humilde familia de labradores. Brillante desde el punto de vista intelectual, su familia se decide a proporcionarle un buen futuro. Pronto viaja a Segovia, donde accede al ejército y comienza su estudio en diversas disciplinas, comenzando por el latín.

Cuando sus padres fallecen, decide dar el siguiente paso y trasladarse a Madrid, dedicándose a la medicina y mostrando tal talento que pronto logra ascender del puesto de practicante al de cirujano. Mientras estudiaba, trabajaba en muy diversas labores por toda la ciudad para mantenerse y seguir dedicando fondos a su cultivo intelectual.

Este afán de nunca dejar de trabajar, junto con el valor que el Doctor Velasco dio siempre al trabajo humilde y constante de sus padres labradores, hizo que se convirtiera en un hombre incansable y altruista. Así, mientras a su consulta acudían personas de renombre y muy acaudaladas, Pedro González de Velasco siempre dedicaba tiempo y esfuerzo a tratar a personas de escasos recursos o de vidas económicamente apuradas. Podría decirse que cumplía el juramento hipocrático en toda su extensión.

Su primera disciplina de estudio fue la Arquitectura Anatómica, sobre la cual publicó artículos en revistas de toda Europa. Fue Doctor en el antiguo Hospital Clínico San Carlos (edificio ocupado hoy en día por el Museo Reina Sofía) mientras ostentaba su Cátedra de Operaciones en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, donde aún se conservan originales y objetos de su instrumental. Era un gran amante de los viajes, y gracias a ellos pudo cultivar su pasión por la disciplina de la Antropología.

Comenzó a traer consigo especímenes para su gran proyecto: un Museo Anatómico en el que se pudiera tanto estudiar como enseñar acerca de esa ciencia. Encargó la edificación de un gran edificio neoclásico al Marqués de Cubas muy cerca de la zona de Atocha, que se convertiría en su vivienda y donde iría colocando las piezas de su colección, entre las cuales ya contaba con varias momias precolombinas. Finalmente, el 29 de abril de 1875 Alfonso XII inauguraría el museo. A la pregunta del Rey sobre qué deseaba para sus futuras ampliaciones, Velasco le contestó ‘¡Concédanme cadáveres para enseñar a los vivos!’. Hoy en día, el museo pertenece al estado.

Sus últimos años estuvieron teñidos de desgracia, debido a la muerte de su hija Conchita por tisis, a la que no pudo salvar y de cuya muerte siempre se culpó, pidiendo permiso para embalsamarla. Su figura entonces se cubrió con un velo de misterio e incluso de leyenda urbana, que el escritor Ramón J. Sender se encargó de fomentar con uno de sus cuentos. Pero todo ello no debe eclipsar el gran médico, antropólogo y generoso filántropo que fue Pedro González de Velasco.

Bookmark Us

Facebook Favorites Twitter